lunes, 8 de abril de 2013

A mal tiempo, buena cara

Tengo un sobrino adolescente, 15 años, que me vuelve loca. Primero porque es muy listo pero muy vago. Y las cosas no le van todo lo bien que debieran por su tontería. Y luego porque es un amor de chico, además de guapo, el condenado. Ya se lo he dicho mil veces, sino fuera porque le veo con ojos de tía, casi le triplico la edad y estoy casada con su tío, sería de las muchas que babean a su alrededor.  El muy zalamero se dedica a colgar en Twitter frase lapidarias que enamoran a sus seguidoras y que, a veces, hacen que pensar a los adultos. Según me ha contado, algunas son de cosecha propia y otras son fragmentos de canciones. Sea como fuere, me divierte mucho leer su Twitter. Y ayer mismo, haciendo repaso de la difícil semana que empieza, leí uno de sus pensamientos que me ha permitido dormir como un bebé: "La vida me enseñó que siempre hay que buscar el lado positivo a las cosas y que todo pasa por algo y que siempe hay algo por lo que sonreir". ¡Qué sabio mi sobrino! (porque él me dirá que es de cosecha propia). Esta semana se terminará de perfilar el segundo ERE en mi empresa, en menos de 9 meses. Me vaya o me quede voy a decir adiós a muchos compañeros, pero seguro que será para mejor. Y pese a la pena de hacerlo, seguiré sonriendo porque mi querido sobrino adolescente se encargará de que así sea. Él, y el Santo, y la Princesa, y mis padres, y Mi Otro Yo, y el Doctor Anónimo, y mis otros sobrinos, y mis cuñados, y suegros, y amigos... Porque todos ellos hacen que la vida sea maravillosa. A mal tiempo buena cara porque nunca pasa nada. Y si pasa, se le saluda.

¡¡¡FELIZ LUNES!!!

(Del tiempo no digo nada porque no merece que gaste una sola línea de este blog en mencionar algo tan peñazo -por no decir co...-, aburrida, petarda, cansina e incómoda como la lluvia) 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...