jueves, 7 de marzo de 2013

Ni fui ni seré. Soy.

Hace dos días estábamos con los turrones y ya estamos pensando en torrijas. Y en esta ocasión no es que hayamos sido tempraneros. Ya estamos casi en la mitad de la cuaresma.  Y no hay más que ver a los peques. En casa aún hay cosas de bebé y la Princesa ya tiene casi 5 años. Lo que me lleva a reflexionar, una vez más, que la vida pasa rápido. Hay que disfrutarla día a día. Y para ello he aprendido dos máximas imprescindibles. La primera es que no hay que vivir del pasado. El yo fui, cuando yo estuve, lo que yo conseguí... no te lleva a ninguna parte. Evidentemente son experiencias que te han curtido y está muy bien recordarlas pero hay que saber vivir con lo que uno es, está o ha conseguido actualmente. Y más ahora que, como me decía un compañero, hace unos años parecía que todos éramos ricos y ahora somos todos pobres. No vale lamentarse. Ya lo dicen por ahí, cualquier tiempo pasado fue mejor. Pero si Cenicienta hubiera echado la vista atrás para recoger el zapato, nunca hubiera conocido al príncipe.
Luego está el tema del futuro. Te construyes una vida provisional pensando en el futuro, pasan los años y los planes no salen y en definitiva has vivido una vida provisional. En este sentido siempre me acuerdo de mi abuela. No sé con qué ocasión le regalamos una bata muy bonita. Sé que le encantó. Tanto le gustó que siempre la guardó para una ocasión especial. Ninguna era tan especial como para estrenar la bata y creo murió sin haberla estrenado.
Y después de todo esto creo que el secreto para sacar todo el jugo a la vida es saber disfrutar el día a día, sin ayer ni mañana. Solo vale el hoy.

¡¡¡FELIZ JUEVES Y A DISFRUTAR DEL DÍA, PASE LO QUE PASE!!!

¡¡¡¡¡¡¡INVIERNO VETE YA. NO TE QUEREMOS MÁS!!!!!!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...