lunes, 11 de marzo de 2013

El monumento megalítico

Estoy convencida de que cuando estaba en el cole y estudié los monumento megalíticos o hice alguna figura de pasta de papel pensé "¿para que hay que estudiar o hacer esto sin nunca más en la vida lo voy a volver a ver?". En el primer caso, es obvio, que estudias para adquirir una cultura básica, que no es poco, y en el segundo porque si vas a ser profe o madre seguro que vuelves a hacer pasta de papel en más de una ocasión. Y sino, a los hechos me remito.
Mi sobrino, Diegote el pragmático, vino hace uno días con la tarea de hacer un monumento megalítico. Si el encargo se lo haces a un adolescente, es más que probable que lo haga él. Pero si se lo mandas a un niño de 6, los deberes son para los padres. Así que Mi Otro Yo se puso manos a la obra. 
De esto no he hablado con ella, pero estoy segura de que acudió a San Google a refrescar la memoria y ver algún que otro monumento, no fuera que metiese la pata. Con las ideas claras, se puso a buscar cajas de medicamentos e hizo el armazón del monumento.Como a perfeccionista no le gana nadie, cuidó de que las cajas que hacían las veces de pilares fueran de diferente altura, como en el original. 
Una vez que se secó bien el pegamento, procedió a cubrirlo de pasta de papel haciendo la textura de la piedra. Para los más olvidadizos os recuerdo que la pasta se hace con cola blanca, agua y papel de periódico o de cocina. 

Después fue el momento de pintarlo de gris, con diferentes tonalidades, mezclando témperas de color blanco y negro (también lo aprendió en el cole). Y por último colocarlo sobre un cartón, pintado de verde:
 
 
 
 

A mi me ha encantado y, aún conociendo el nivelón de las manualidades de los compañeros de Diegote, estoy convencida de que su monumento magalítico fue de los mejores. 
Por cierto, habreís notado que he optado por la externalización de la manualidades del blog, ahora que es la práctica habitual. No es que quiera ahorra costes, sino tiempo. Y ya que Mi Otro Yo me cede sus creaciones, no seré yo quien diga que no. Eso si, con la externalización no hago daño a terceros.


¡¡¡¡FELIZ SEMANA!!!

No digo nada del invierno por no ser cansina. Pero ya sabéis lo que pienso, ¿no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...