viernes, 9 de noviembre de 2012

Se me ha caído un mito

Curiosamente  el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define mito, entre otras acepciones como:
3. m. Persona o cosa rodeada de extraordinaria estima.
4. m. Persona o cosa a las que se atribuyen cualidades o excelencias que no tienen, o bien una realidad de la que carecen.
Hasta hace un momento pensaba que, de un tiempo a esta parte, se me habían caído muchos mitos. Pero no, no se han caído. Siguen ahí, pero como la cuarta definición del diccionario que, sinceramente, desconocía. 
Será porque estoy aquejada por el síndrome de Estocolmo. Siempre tiendo a confiar en la gente y a valorar mucho su trabajo. Y así los batacazos que me pego. Estoy cansada de creer en la gente y en cuanto rascas un poquito encontrarte con lo de siempre! Ojo, que yo no estoy exenta de lo mismo. Estoy convencida de que he decepcionado a mucha gente. Pero no soy consciente de dar una cara diferente de lo que realmente soy. Creo que es una extraordinaria habilidad y tienes que estar hecha de una pasta especial. Pero hay gente que lo consigue y muy bien. 
Menos mal que en el lado opuesto encuentras a personas que poco a poco y con mucha discreción se convierten en pilares fundamentales de tu vida. Pilares fuertes, de hormigón armado de los de verdad. Mitos, de los de la tercera definición, que nunca caen. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...