miércoles, 7 de noviembre de 2012

Los niños y la religión

Soy creyente y creo que alguna vez lo he mencionado aquí. No ve avergüenza decir que creo en Dios y que de un tiempo a esta parte me he vuelto a reconciliar con la Iglesia y la Princesa y yo vamos a misa todos los domingos y fiestas de guardar. Sobre todo porque si quiero ser coherente, debo cumplir con los preceptos que a la Princesa le marcan en el cole. Evidentemente, el cole es religioso.  La Princesa está aprendiendo los fundamentos de la religión cristiana en el cole. Y como viene del cole ella lo cree a pies juntillas. Y gracias a Dios, y nunca mejor dicho, que es así. Porque mis sobrinos van a un colegio laico y Mi Otro Yo está tratando de que sus hijos crean y le está costando. Más que nada porque, no sé si por tema de genes (del Doctor Anónimo) o por su condición de niños, son muy pragmáticos. Y en esta labor de evangelización ha surgido "perlas" muy divertidas:

Uno de los primeros días que fuimos a nuestra parroquia (que hoy por hoy es la capilla del cole de la Princesa) al ver que una chica entraba en el confesionario la Princesa me preguntó:  ¿por qué la gente sale y entra en el armario? Buff, difícil respuesta.

Antes del día de todos los Santos, en el cole le estuvieron explicando el sentido de esta fiesta. Cuando nos despertamos el día 1 y le dije que había misa y su padre apostilló que era de los Santos, ella afirmó muy segura: ¡ah, entonces si es de los Santos,  es en el cielo no aquí!  

Las Navidades pasadas poniendo el Belén, cuando nos disponíamos a poner al Niño en la cuna la Princesa se paró en seco y me preguntó: Jesusito no puede estar en el cielo. Atónita le pregunté el por qué y su respuesta fue contundente: no tiene alas.

Y ya para terminar, la de este último domingo. Mi Otro Yo, junto a mis sobrinos y Mi Santa Madre vinieron a mi parroquia. Diegote (5 años y clon del Doctor Anónimo) atendió poco a la misa. Pero justo cuando el sacerdote pronunció las palabras "Cordero de Dios tú que quitas el pecado del mundo..." estaba atento. Y con cara de alucinado le preguntó a su madre: "Mami, ¿por qué Dios le quita el pescado al mundo? Jajaj

Y en esa estamos. Difícil labor. Me imagino que lo de la fe vendrá después y todo será más fácil.

¡¡Feliz miércoles!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...