miércoles, 29 de agosto de 2012

Pena, rabia e indignación


Hoy vuelvo a escribir llena de pena, rabia y de indignación... No puedo soportar ver el monte arder. Esos árboles que año tras años, desde hace 40, veo al pasar camino de Las Navas. Ese paisaje que siempre he dicho que poco tenía que envidiar a Suiza, esa sierra noroeste de Madrid...
El viernes voy a por la Princesa y se me encoge el corazón al pensar que pasaré por allí y veré cenizas y oleré a quemado donde antes veía y olía  pinos y jaras.
Y me da mucha rabia pensar que todo ese horror ha sido provocado, o así parece, por un personaje o varios, porque no creo que lleguen a categoría de personas, que por antojo o por intereses creados no han tenido el más mínimo miramiento a la hora de acabar con 2.000 hectáreas de sierra.


Y, finalmente, me indigno más si cabe con los que hacen el chascarrillo de Valdequemada (¡¡¡es Valdemaqueda!!) y los que hacen leña del árbol caído, en este caso quemado, y aprovechan la ocasión para sus asuntos. Tomás Gómez aprovechó ayer para llamar "terroristas medioambientales", (mismo término que la consejera de Presidencia de la comunidad de Madrid  utilizó para dirigirse a los causantes del incendio) "al que se niega a tener los recursos suficientes para apagar los incendios". Un poquito de respeto y menos oportunismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...