martes, 14 de agosto de 2012

La Quinta de San Amaro

Cuando estás pasando unas vacaciones estupendas y como despedida te llevan a cenar a un sitio como la Quinta de San Amaro, el broche no puede ser mejor. Lo que más me puede gustar todo concentrado en un sitio: buen gusto, detalles cuidados al máximo y comida excelente.
La Quinta de San Amaro es un hotel con encanto que, además, dispone de un restaurante. Para empezar, el sitio es precioso. Nada más llegar nos encontramos un horreo acristalado en el que puedes tomarte una copa disfrutando del valle del Salnés.
Una vez dentro del restaurante me encantó la decoración, el menaje, la atención de los camareros: todo. La carta no es excesivamente extensa pero complicada a la hora de elegir porque cada plato es más apetecible que el anterior. Una vez que nos decidimos nos ofrecieron un aperitivo: un vasito de vichyssoise y una cuchara de mejillón, parecía en escabeche. Exquisitas las dos cosas. El camarero que nos atendió se percató de que uno de nosotros advirtió que no toleraba el vinagre y le trajo un mejillón a parte sin vinagre. Ya eso, para mi, le dio mil puntos. Escogimos como entrantes un pulpo a la brasa (sin palabras) y micuit de pato.


Luego vinieron los segundos: confit de pato para mi (no puedo evitar probar el pato siempre que está en la carta), entrecot de ternera gallega para Mi Santo, brochetas de rape... ¡Cómo disfrutamos de la comida!
Y para terminar optamos por un sorbete de cítricos inmejorable y siguiendo con las brochetas, una de frutas.

Sin duda, un sitio para repetir una y mil veces.


Calle San Mauro, 6  
36968 Meaño
Pontevedra
986 74 89 38
www.quintadesanamaro.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...