martes, 14 de febrero de 2012

Día de San Benigno


Ayer, día de San Benigno, el Santo me quiso sorprender y vaya si lo hizo. Porque le dio la gana, me envió a la oficina un ramo de astromelias, flores con las que me casé. Por fin se ha dado cuenta de que, a no ser que te regalen crisantemos, las flores no son solo para muertos. Para ello utilizó el servicio de Máxima Flores y no porque hubiera leído nada de este servicio. Simplemente porque eran los únicos que encontró en la red que tuvieran astromelias. Y fue todo un acierto. Las flores llegaron en una caja y aunque el envoltorio te hace presagiar lo que hay dentro, la emoción es aún mayor. Y como el Santo es muy apañado, le añadió un jarrón para que no me encontrara con en el problema de donde dejarlas en la oficina.  Han quedado tan bonitas allí que, después de consultarlo con él, he decidido dejarlas. Al fin y al cabo paso más tiempo despierta en la oficina que en mi casa. Como justa recompensa, y para celebrar la festividad de Benigno Santo, le preparé una cenita especial. Entre los entrantes incorporé uno nuevo: saquitos de chorizo. Le encantaron. Ya os contaré la receta el fin de semana.
Por cierto, hoy es el día de San Valentín. Para aquellos que lo celebren, ¡feliz día!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...