martes, 13 de diciembre de 2011

Nunca corro sola

Como los corredores de fondo, desde que nací siempre he tenido una liebre que me ha impuesto un ritmo para terminar la carrera en buen lugar. Ahora que la carrera es más de velocidad que de fondo, sigo corriendo acompañada. Formamos un equipo de relevos. Competimos los días que tengo conferencia o voy a la tele. Ella corre primero y llega cuando aún no ha amanecido. Entonces recoge el relevo y se convierte en mi. Levanta a la Princesa, le da el desayuno y la lleva al colegio. La Princesa sabe que no es mamá, sino su otra mamá. Pero nadie más se da cuenta del relevo. Y yo mientras sigo corriendo para llegar a tiempo. Sin ella nada sería posible. Gracias hermana por correr conmigo.

2 comentarios:

  1. De nada hermana es un Placer correr contigo y de vez en cuando ser la otra mama de la Princesa. Y recuerda " gracias por estar ahí cuando mas lo necesito"

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...