martes, 31 de enero de 2017

Pero ¿de verdad la maternidad es tan mala?


Hoy retomo el blog después de un parón importante, provocado por un pico de trabajo, para hablar de mi libro, que es lo que se lleva ahora. No es que lo haya escrito (más quisiera) pero por si acaso voy haciendo promoción para cuando un día lo haga. Y es que todo vale para vender libros. Y sino que se lo digan a una conocida periodista, que voy a obviar su nombre porque he venido a hablar de mi libro y no del suyo, que me imagino que para promocionarlo ha lanzado el siguiente titular: "Tener hijos es perder calidad de vida". Pues si, colega mía. Si calidad de vida es dormir hasta las 12 sin que nadie te moleste, ir al baño a solas, poder leer un libro en silencio o poder viajar sin limitaciones, efectivamente has perdido calidad de vida. Otra de sus perlas: "Yo no soy más feliz ahora de lo que era antes". Pues qué pena, porque yo no puedo explicar la emoción y felicidad que siento cuando mi hija me abraza, me dice lo que me quiere o simplemente la veo dormir. Quizá es que necesito poco para ser feliz y con poco me conformo para tener calidad de vida.
La maternidad te llena todo lo que quieres que te llene y te hace más feliz si estás predispuesto a ello. Ella se ha subido al carro de contar la maternidad "de verdad", sin ocultar "la dureza, las dificultades extremas, los inconvenientes insoportables y el sacrificio estratosférico". Pero hija mía, ¿a ti quién te engañó? A mi nadie. Yo sabía que esto iba a ser igual de duro que  de satisfactorio. Recuerdo que mi madre la noche que nació mi hija me advirtió que nunca más en la vida volvería a dormir igual. Cólicos, tomas, fiebre, exámenes, problemas en el trabajo... cualquier cosa que le pase un hijo es causa de desvelo para los padres ¿y? Pues no pasa nada porque, como bien dice la reciente madre, hay momentos preciosos. Y en mi caso, esos momentos preciosos de la maternidad,  superan con creces a esos aspectos cargantes que tanto te agotan. 
Así que si me estás leyendo y aún no eres madre te aseguro que la maternidad es la más maravillosa carrera de obstáculos que vas a correr en tu vida. No esperes nada de ella y a cambio de lo dará todo. 

¡¡¡FELIZ MARTES!!
  

miércoles, 11 de enero de 2017

Harta de los "ismos"


Abandonismo, abismo, absentismo, absolutismo, abstencionismo, aforismo, agnosticismo, alcoholismo, americanismo, amoralismo, anabolismo, anacronismo, analfabetismo, anticlericalismo, anticomunismo, antifascismo, antifeminismo, antimilitarismo, antisemitismo,  asimismo, ateìsmo, autoritarismo, bandolerismo, barbarismo, belicismo, bolcheviquismo, caciquismo, canibalismo, capitalismo, cataclismo, catalanismo, caudillismo, centralismo, cinismo, conformismo, conservadurismo, convencionalismo,  curanderismo,  decadentismo, deìsmo,  derrotismo,  despotismo, doctrinarismo, dogmatismo, dramatismo,  egocentrismo, egoísmo, enchufismo,  esnobismo, esoterismo, estrabismo, exclusivismo, exorcismo, falangismo, fanatismo,  feminismo, formalismo, gigantismo, hedonismo,  idealismo, idiotismo, igualitarismo,  imperialismo, individualismo,laìsmo, leìsmo, liberalismo, librecambismo,  masoquismo,nazismo,  ocultismo,  ostracismo, partidismo, patetismo,  pedantismo, proteccionismo,  puritanismo,  racismo, radicalismo, raquitismo, salvajismo,  satanismo, sectarismo, seísmo, separatismo, servilismo,  tabaquismo,  terrorismo, traumatismo, vandalismo...
Muchos ismo que no soporto. A veces, hasta ni yo misma me aguanto.

¡¡¡FELIZ MIÉRCOLES!!


martes, 10 de enero de 2017

Hoy toca médico: El hígado no se depura


Feliz y saludable año! No cabe duda de que se ha acabado la Navidad. Hemos guardado el árbol, ya no suenan villancicos en Mercadona y ya han empezado los anuncios de fascículos y de clínicas de adelgazamiento que nos prometen cuerpos esculturales antes de primavera. Ademas, ha aumentado el tráfico de  "fabulosas" dietas depurativas para limpiar nuestro hígado maltratado en estas fiestas navideñas. Pues siento deciros que los fascículos salen muy caros y que el hígado no se depura. Y os voy a contar por qué.
El hígado está formado por unas células que se llaman hepatocitos. Los hepatocitos son los encargados de metabolizar  sustancias químicas y transformarlas en otras sustancias mas simples bien para eliminarlas, generalmente por la bilis, o para formar tejidos, como el tejido adiposo (el temido michelín), el tejido muscular o tejido conectivo. Pero los hepatocitos no se rellenan de sustancias tóxicas, no se intoxican.
¿Qué ocurre en Navidad? Pues que hacemos una dieta con exceso de calorías. Rica en grasas, proteínas de origen animal, con más azúcar, más hidratos de carbono y más alcohol. ¡Ahí es nada!
El hígado se encarga de transformar esa grasa en otro tipo de grasa  mas pequeño  que pasa a las arterias y llegan hasta el michelín. Las proteínas las transforma en músculo y en otros tejidos, y las que sobran se eliminan por la orina en forma de aminoácidos. El exceso de azúcar lo transforma en grasa y también va a parar a el michelín.
¿Y con el alcohol? Pues lo mismo, el hígado no es más que una planta de reciclaje. El hígado metaboliza el alcohol y lo transforma en otras sustancias para que así lo podamos eliminar de la sangre. Unas de esas sustancias se eliminarán por la orina y otras serán transformadas en grasa que también se depositarán en el michelín.
El hígado no es un filtro, como el de la lavadora que si se llena y no se limpia no funciona bien. Así que el hígado ¡no se depura!
Si queréis depuraros de los excesos navideños, menos plato y más zapato. Es decir 5 comidas al día, dieta variada y muchos kilómetros en en vuestros pies.
Doctora Sin Zapatillas

lunes, 9 de enero de 2017

¿Para qué sirven los medicamentos?


Hoy, con el permiso de la Doctora Sin Zapatillas, voy a hablar de medicamentos y niños. No es que te vaya a prescribir alguno, ¡no, eso nunca! Pero si que te voy a contar la importancia de que los niños conozcan de dónde procede cada uno de los que hay en el botiquín de casa y de cómo han llegado hasta allí.
Para ello la farmaceútica Pfizer ha publicado "El sueño mágico de Shamán", un cuento para que los niños conozcan el desarrollo de los medicamentos de una manera amena y divertida. Y es que, hasta el momento, era poca la información que teníamos sobre ellos y muchos de nosotros ni siquiera sabemos que se necesitan entre 10 y 15 años para que un fármaco llegue a nuestros hogares, tal y como nos comentó Beatriz Faro, directora general de Pzifer en la presentación que hicimos desde Madresfera
¿Pero es necesario que nos niños conozcan este proceso? Pues según el criterio del doctor Felipe González, pediatra adjunto de Hospitalización Pediátrica del Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid, no solo es que sea necesario que conozcan el efecto de los fármacos, sino que es fundamental que sean conscientes del largo proceso que hay detrás de los medicamentos.
¿Y qué pasa con la labor de los padres a la hora de transmitir a nuestros hijos la importancia de tomar un medicamento? Para Silvia Álava. psicóloga especialista en inteligencia emocional, cuentos como "El sueño mágico de Shamán" ayudan a que los niños entiendan cómo avanza la medicina y que, para curar determinadas enfermedades, es imprescindible el uso de medicamentos.
Así aconseja preguntar a los niños, cuando no estén enfermos, sobre lo que piensan de las medicinas y aclararles todas sus dudas al respecto porque de esta manera, cuando estén enfermos, les resultará más fácil entender por qué están tomando medicamentos.
Y ¿qué es lo que nunca debemos hacer? Primero mencionar que la medicina es un caramelo, ya que deben entender que los medicamentos solo los debe prescribir un médico, solo los pueden administrar los padres y que no se deben tomar a la ligera. 
Y por otra parte no debemos prometer nunca nada que no se pueda cumplir, porque entonces restará credibilidad. Por lo tanto no podemos decir que tomando el jarabe dejará de toser de inmediato, porque no es verdad, o que no le van a pinchar más cuando todavía le quedan unas cuantas vacunas por delante. 
Yo, la verdad, es que nunca me había parado a pensar en todo esto, pero la Princesa ya se ha leído el cuento, le ha encantado y le ha picado la curiosidad por todo lo que rodea a los fármacos.
Si estás interesado en hacerte con un ejemplar puedes hacerlo, de manera gratuita en WeebleBooks.

¡¡FELIZ LUNES!!!

martes, 3 de enero de 2017

Cómo cumplir los propositos


¡¡Feliz año!! Llevamos 3 días del año nuevo y yo, de momento, no he abandonado alguno de los propósitos que me he marcado. Parece exagerado pero ¡no! otros años a estas alturas habría tirado la toalla en el tema de la alimentación, por ejemplo.
Pero este año voy a por todas y me he estado informando sobre las medidas hay que poner para conseguir cumplir esos propósitos.
Y cómo será de importante el tema que hasta un grupo de expertos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland (EE UU) ha estudiado sobre el ello y estas son las pautas que aconsejan para lograr el objetivo:
1. Empezar cuanto antes. En mi casa, que somos muy refraneros, siempre decimos que la calle de después lleva a la plaza de nunca. Yo te diré que, aunque me quede todavía el roscón, ya me he puesto a dieta.
2. No te dejes hundir por los errores. Mónica, de Madresfera, en su despacho tiene una máxima: unas veces se gana y otras se aprende. ¡¡¡Y qué razón!! Hay que aprender de los errores
3. Nunca más hay que decir nunca más. Sobre todo hay que ser realista. El nunca más es imposible, así que  proponte simplemente reducir la frecuencia.
4. Cacarea a todo el mundo tus propósitos para que tu entorno te haga de Pepito Grilloy te ayude a tenerlos presentes. Los míos son perder peso, hacer más ejercicio, sacar más tiempo de calidad para los míos y ser más ordenada
5. Vete marcando metas pequeñas para conseguir tus objetivos. Paso a paso. Eso me sirvió mucho en la San Silvestre. Fui marcándome metas dentro de la carrera hasta llegar a la meta y me funcionó. Por ejemplo horas antes de la carrera conté el número de semáforos que hay en super cuesta de la Avenida de la Albufera, (hay 11 semáforos altos antes de llegar a la bajada) y superar cada uno de esos semáforos hizo que no me parase.
Y esos son los trucos que voy a poner en práctica este año. Y tú, ¿tienes algún propósito? Espero que te sirvan.

¡¡¡FELIZ AÑO Y FELIZ MARTES!!!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...