martes, 8 de noviembre de 2016

Yo quiero deberes


No soy amiga de huelgas. Creo no es el método.Una huelga para mi es la puesta en práctica del "pues ahora me enfado y no respiro" o el célebre "para jorobar al capitán no como rancho" Pues allá tú, me sale decir.
Y si no creo que las huelgas, menos en la última que, por supuesto, no he secundado. Y no es otra que la de los deberes.  Por lo visto el mérito de organizar la primera huelga de deberes de la historia de España es de la Confederación Española de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (CEAPA). Pues muy bien, para ellos el logro.Pero no seré yo, al igual que muchos padres y madres, quien defienda su postura. Es más creo que los deberes no solo hay que hacerlos sino que pienso que son fundamentales.
He podido leer cantidad de opiniones en contra con argumentos como que los deberes son para los padres, que los niños después de una jornada laboral de 8 horas no pueden con esa carga de trabajo o que no les queda tiempo para jugar. Desde mi experiencia y opinión no creo que sea para tanto. Y si lo es, lo que falla es el método del colegio en cuestión y no de los deberes en si. 
Y ¿por qué defiendo los deberes? Porque creo que es fundamental para crear en los niños un hábito de estudio que será imprescindible para el día de mañana. Porque, lejos de ser tareas para los padres, si que considero que es un método muy eficaz para detectar carencias en el niño o conceptos mal aprendidos que al profesor se le ha podido pasar por alto y, por supuesto,  será él quien se lo vuelva a explicar hasta que sea necesario, y no los padres. Porque la idea no es que los niños lleven la tarea perfectamente hecha (por los padres) sino repasar lo aprendido o descubrir que no se ha aprendido nada. Porque los deberes pueden ser la excusa para sentar a padres e hijos en la misma mesa para hacer juntos una actividad (a ti esto te puede parecer algo de lo más normal, pero para muchos otros puede ser algo excepcional). 
Los deberes pueden llegar a ser divertidos y creativos. Aunque sean una suma o una resta de ti depende que se conviertan en parte del juego de la tarde. Sí, es tarea para los padres pero ¿nos estamos quejando de la carga de trabajo de los padres o de los niños? Señores, los deberes los tenemos los padres porque es a partir de las 5 de la tarde cuando empieza nuestra jornada laboral como educadores, a pesar de haber tenido un mal día. Porque no podemos dejar en manos de otros el enriquecimiento personal y la educación de nuestros hijos. Es más fácil que los pequeños se enchufen a la consola de turno, a la televisión o a los Playmobils, pero en eso no consiste la maternidad/paternidad responsable.
La tarde es larga y hay tiempo para jugar, hacer deberes y si me apuras hasta un bizcocho. Y el día que vea que no es así, hablaré con el profesor porque algo falla. Y lo mismo descubro que no es el sistema sino mi hija. Pero haré del tema un asunto personal y no una cruzada contra el mundo. Y tú, ¿qué opinas? ¿deberes si o deberes no?

¡¡¡FELIZ MARTES!! 


2 comentarios:

  1. Denotas una gran falta de conocimiento, para empezar la comparación en el post relativo a las "huelgas" es superfluo, ya que gracias a muchas de las huelgas, hoy en día puedes gozar de muchos privilegios y derechos, entre ellos la libertad de expresión.
    Por otro lado, en relación al fondo del post, creo que tampoco tiene fundamento tu comentario, ya que está comprobado que el éxito académico no depende de la realización de "deberes", sino de una serie de factores que nada o poco tienen que ver con la de hacer deberes fuera del horario escolar. Los países que han obtenido un alto rendimiento educativo son aquellos que no tienen deberes extra escolares, no lo digo yo, lo dicen las estadísticas mundiales de educación (profundiza en el tema, investiga). Por otro lado, no creo a nivel físico, hay estudios que remiten a la necesidad que tiene nuestro cerebro para "descansar", si tú cómo explicas en tu post, puedes hacer en un día todo lo que explicas "colegio, deberes, jugar y hasta hacer bizcochos", estás provocando una reacción hiperactiva, que lejos de provocar rendimiento y éxito, provocas ansiedad. Podría rebatirte cada palabra que has plasmado, pues creo que el sentido de "no hacer deberes", va más allá de que los niños se sienten frente a una consola, no puedes generalizar. Estudié sin necesidad de deberes, tengo un doctorado, 4 másters, y mi éxito académico no dependió de hacer deberes en casa, todo lo contrario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!
      Muchas gracias por comentar. No me voy a meter en si tengo o no conocimiento del poder de las huelgas, o en si el post tiene fundamento (solo se trata de un post, no de un tratado). Eso me lo quedo para mi. Lo que si te puedo decir es que yo que si tuve deberes en mi infancia (no muchos, pero los tuve) y me ayudaron a mis logros académicos y a conseguir un hábito de estudio que luego me fue muy práctico para cursar una carrera superior (no hablaré de éxitos porque yo solo tengo una licenciatura). Sé que hay países, sin deberes, con un sistema educativo excelente. Pero el secreto es ese, el sistema educativo. Aquí tenemos uno, bastante deficitario, y no creo que la mejor manera de cambiarlo sea desde la prohibición de los deberes.
      Desconozco si eres padre o madre. Pero te puedo asegurar que en el caso concreto de mi hija, como en el caso de muchos otros niños de mi alrededor, el hecho de hacer muchas cosas en una tarde no le provoca ansiedad sino una satisfacción enorme.
      ¡Ah, y te felicito por tu éxito académico!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...