lunes, 3 de octubre de 2016

Maternidad arrepentida


En estos días he descubierto atónita la existencia de la socióloga israelí Orna Donath, la persona que ha dado voz a aquellas mujeres que, aun siendo madres reniegan de la maternidad. Donath es la autora de "Madres arrepentidas' (Reservoir Books), un ensayo que trata, según su autora «de derribar uno de los tabúes más inamovibles: que todas las mujeres han venido al mundo para ser madres y disfrutar con la maternidad».
En el polémico libro se recogen testimonios tan desgarradores como que el de una de esas madres arrepentidas que asegura que quiere mucho a sus hijos pero "si murieran sería un alivio".
Para escribir el libro, Donaht habló con 23 madres y abuelas israelíes -entre los 26 y los 73 años y de todas las clases sociales y creencias -que culpan a sus hijos de haberles robado la vida, su libertad y tachan la maternidad como una forma de esclavitud.
Lo que viene a denunciar la autora es ese rol de madre que parece que se nos impone a las mujeres. Efectivamente, si que existe cierta presión social. En cuanto vives en pareja surge la temida pregunta de "¿y los niños para cuando?" o la despreciable "se te va a pasar el arroz". Pero creo que, por lo menos en España, las mujeres tenemos la suficiente libertad para no tener hijos, si es que el camino de la maternidad no nos llama. 
Ahora bien, una vez que lo somos es cierto que la maternidad nos cambia. Dormimos menos, pensamos más en los demás, no somos dueñas de nuestro tiempo... pero, ¿qué es lo que recibimos a cambio? Mucho amor. Un amor infinito. Y eso, por lo menos para mi, lo compensa todo. 
No me puedo creer que existan madres así. Yo por mi hija daría la vida y si, ir a buscarla al cole a las 5 de la tarde me parece soporífero, por no hablar de las tardes de parque, los cumpleaños en piscinas de bolas o las pelis infantiles los viernes por la noche en lugar de los planes de pareja. 
La maternidad dista mucho de lo que nos "venden" en Instagram o Pinterest. Pero a pesar de ello, nadie nos engañó. 
No puedo jugar a esas madres porque ni me he leído el libro, ni me he puesto en sus zapatos. Pero me parece tan increíble...

¡¡¡FELIZ LUNES!!

1 comentario:

  1. Yo tampoco me he leído el libro y ni lo pienso hacer. Para mí la maternidad lo ha supuesto todo en mi vida. Disfruto haciendo cualquier cosa con mis hijos. Yo sí nací para ser madre y lo digo con mucho orgullo y doy gracias a Dios todos los Días por haber hecho realidad el milagro. Porque me sigue pareciendo un milagro.
    Un besito

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...