lunes, 19 de septiembre de 2016

Uno, dos, tres: ¡A dormir!

La Princesa siempre ha sido una marmotilla. Desde bien pequeñita, y digo semanas, se podía pasar hasta 4 y 5 horas durmiendo de un tirón. Y todos me insistían que debía comer al menos cada 3 horas. Mi madre siempre me decía que no la despertase porque el sueño también alimenta. Y en parte no le faltaba razón.Y es que el sueño proporciona unos beneficios cognitivos, físicos y emocionales fundamentales para el desarrollo feliz y saludable del bebé. A nivel físico el sueño impacta en el sistema inmunológico y es fundamental para el control de peso. En lo que se refiere a la parte emocional, el sueño está asociado a mejores habilidades sociales y a una mejor interacción entre la madre/padre y el bebé. Y por la parte cognitiva, ayuda a construir la memoria y a mejorar el aprendizaje. Resumiendo, el sueño es esencial para el desarrollo de su cerebro y su cuerpo.
Ya, dirás, eso está muy bien pero mi bebé pertenece al 25% de los bebés que tienen algún problema para dormir .  Es verdad que si el niño no quiere dormir, no duerme pero es nuestra labor establecer unas condiciones y unas rutinas que faciliten dormir al bebé. Según los expertos, las rutinas diarias conducen a entornos más predecibles y menos estresantes para los niños pequeños , lo que fomenta la capacidad del bebé para conciliar y mantener el sueño de forma autónoma.
Johnson’s®, preocupado por los temas de la infancia, ha probado clínicamente una rutina de sueño que ayuda a los bebés a dormir más rápido y durante más tiempo a partir de la primera semana.
Lo primer que debemos hacer es crear el ambiente idóneo teniendo en cuenta tres aspectos fundamentales: 
• Temperatura: Ni mucho frío ni mucho calor
• Luz: siempre con las luces apagadas
• Superficie: una superficie firme y plana, sin acolchados o almohadas.
Y con estos parámetros solo hay que poner en práctica la Rutina del Sueño de Johnson’s®:
BAÑO TEMPLADO
 La rutina del sueño comienza con el baño. Con este momento el bebé comienza a comprender que ha llegado el momento de dormir. Utilizar los productos adecuados en este paso ayuda a la relajación del bebé y facilita las noches de descanso.  Los bebés que toman un baño con un producto perfumado antes de acostarse, lloran un 25% menos que los que lo hacen con jabones sin aromas. 
Para este paso  Johnson’s®: recomienda su gel Johnson’s® Dulces Sueños Baño para bebéy y Johnson’s® Dulces Sueños Champú para bebé, con aromas de lavanda y camomila.

MASAJE SUAVE
Tras el baño, realizar suaves masajes al bebé le proporciona una mayor relajación y bienestar. Para llevarlos a cabo es igualmente importante seleccionar productos con fragancias conocidas y agradables. Este paso es una ocasión para compartir con él un momento de relajación y, además, sirve para mejorar los patrones del sueño y mejorar su humor, haciendo que se calme y pueda descansar correctamente.

MOMENTO TRANQUILO
Las actividades tranquilas como leer, cantar o escuchar música, antes de acostar al bebé, son fundamentales para terminar de ayudar a que se relaje. Cantarle o hablarle en voz baja le ayudará a desarrollar su capacidad de auto relajarse. Así, cuando se despierte por la noche, sabrá tranquilizarse y volver a dormirse él solito. Y es que, con tan solo dos meses, los bebés pueden reconocer y distinguir las melodías, por lo que la música se convierte en un aliado perfecto para estos momentos de calma.


¡¡¡FELIZ LUNES!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...