jueves, 26 de mayo de 2016

Hoy toca médico: vómitos


En esta última semana han sido muchos los papás y mamás que me han contado que sus niños tienen vómitos. Debe de haber algún virus suelto. Así que creo que es el momento de que cuente algo sobre los vómitos.
No voy a explicar qué es el vómito porque, a estas alturas, todos los que somos padres ya hemos tenido que recoger alguno e incluso limpiar el asiento del coche o cambiar cunas/camas a altas horas de la madrugada. Pero sí quiero hacer una pequeña diferencia entre el vómito y la regurgitación. Algunos bebés recién nacidos, o lactantes de corta edad, tras la toma echan sin esfuerzo parte de la leche. Eso no se trata de un vómito sino de regurgitación, independientemente de la cantidad de leche que echen. La regurgitación es un fenómeno completamente normal, le ocurre a la mayoría de los bebes y  solo te debe preocupar si el niño baja de peso.
Aclarado esto, vamos a lo que nos ocupa. 

¿Por qué vomitan los peques? Pues aquí depende un poco de la edad del niño. En recién nacidos, las causas mas frecuentes suelen ser malformaciones digestivas, obstrucciones intestinales, enfermedades metabólicas e infecciones. Sin embargo, en lactantes son más frecuentes las infecciones (gastroenteritis, otitis, infecciones respiratorias, infecciones urinarias) seguidas del reflujo gastroesofágico,  errores dietéticos a la hora de preparar los biberones e intolerancia alimentaria, como a la lactosa. Y en niños más mayores las causas más frecuentes son las infecciones aunque también pueden vomitar por apendicitis, intoxicaciones o por causas psicológicas.
Cuando el niño vomita es importante que mires las características del vómito, porque a los médicos nos da mucha información para poder saber la causa. Así que deberás observar si es mucha o poca cantidad (los niños con vómitos muy abundantes tienen más riesgo de deshidratación), el color, sin tienen sangre roja o un color como los posos de café o si es verde. También es interesante que le cuentes al pediatra si hace esfuerzo al vomitar. Hay vómitos que se producen sin ningún tipo de esfuerzo, lo que indica que pueden ser regurgitaciones; otros con poco esfuerzo, en ese caso la causa puede ser un reflujo gastroesofágico;  o por el contrario vómitos que salen  como  un proyectil, sin nausea y con mucha fuerza. A ese tipo de vómitos, los médicos los llamamos vómitos en escopetazo.
¿Y cómo tratamos los vómitos? Lo primero, y mas importante, es ver el estado general del niño. Si el estado general es bueno y no tiene signos de deshidratación grave lo fundamental es mantener esa hidratación.
Se debe ofrecer pequeñas cantidades de líquidos, zumos, o sueros de rehidratación con una cuchara cada 5 minutos. Si el niño siguiera vomitando, se debe espera más tiempo para intentar de nuevo la tolerancia. Si el niño es mayor o  tiene muy buen estado general se puede esperar hasta una hora para volver a intentarlo. Si los líquidos son bien tolerados se puede aumentar la frecuencia y la cantidad y cuando haya tolerado los líquidos durante 2-3 horas se puede ofrecer pequeñas cantidades de algún alimento suave que le guste, evitando alimentos con mucha grasa o azúcar. Y siempre sin forzar.
Para hidratar al niño no se deben usar limonadas alcalinas caseras ( sí esa de agua, una puntita de bicarbonato, sal… ) ya que la cantidad de ingredientes no es exacta y se pueden cometer errores en la preparación, pudiendo tener consecuencias negativas para el niño. Y por supuesto no utilizar bebidas isotónicas para deportistas, sí esa que estás pensando. Son bebidas diseñadas para después de hacer deporte y no para tratar la deshidratación. Hay muchísima diferencia en la composición de las bebidas isotónicas y los sueros de rehidratación, empezando por la cantidad de colorante y glucosa.
Una vez tratada o prevenida la deshidratación debes valorar si hay alguna circunstancia que le puede estar ocasionando los vómitos, si hay fiebre, si has introducido un alimento nuevo, si has comenzado con lactancia con fórmula y, en la medida de lo posible, tratar esa causa.
Existen fármacos para cortar los vómitos, pero siempre deben ser prescritos por el pediatra debido a lo posibles efectos secundarios de estos fármacos.
¿Cuándo tengo que ir al pediatra o acudir a urgencias? En la  mayoría de los niños los vómitos se resuelven en 1 ó 2 días, así que no es necesario que lo valore el pediatra. 

Las ocasiones en las que se debe consultar con el pediatra o acudir a un servicio de urgencias son:

Si presenta signos de deshidratación: tiene mal estado general, esta muy irritable o está decaído, con mucho sueño, no juega, tiene mucha sed y orina poco, si tiene los ojos hundidos, lengua seca o llora sin lágrimas
Si es recién nacido y no tolera más de 2 tomas o tiene fiebre
Si el niño no tolera líquidos
Si son vómitos con sangre, o oscuros  como los posos del café o son de color verdoso.
Si son vómitos en escopetazo
Si se acompaña de dolor abdominal continuo e intenso y el abdomen está duro o hinchado.
Si las cacas tienen sangre roja o son negras
Si se acompaña de  dolor de cabeza importante, con fiebre alta y/o manchas rojas en la piel.
Si tiene un antecedente de traumatismo craneal y vómitos repetidos
Si ha ingerido algún tóxico o medicamento
Si hay una importante pérdida de peso

Estos son algunos consejos que os doy como médico de familia y como mamá, pero recordad que el mejor ojo clínico que hay es el de una madre. Y la mejor opinión, la del pediatra.


Doctora Sin Zapatillas
(Mi Otro Yo)

¡¡¡FELIZ JUEVES!!!



miércoles, 25 de mayo de 2016

Correr por una buena causa


Una de las cosas que más me gusta de tener un blog es poner mi granito de arena en proyectos que, de no escribir, ni siquiera conocería. Por eso es un placer echar una mano a esta iniciativa tan bonita que me ha hecho llegar una antigua compañera a la que tengo mucho aprecio.
Se trata de la VI Carrera Popular de Hortaleza (Madrid), que se celebrará el próximo 5 de junio y que este año lleva el sobrenombre de Trofeo Fundación Blas Méndez Ponce. Y es que, esta prueba solidaria tiene como objetivo recaudar fondos para los proyectos de la Fundación, sin dejar a un lado el deporte y el pasar un día inolvidable en familia.
Esta fundación trata de mejorar la calidad de vida de los niños oncológicos,  a través del ocio y el tiempo libre. Gracias a la labor encomiable de sus miembros (médicos, enfermeros, psicólogos, trabajadores sociales, auxiliares de enfermería, monitores de ocio y tiempo libre, educadores, padres y madres, y un extenso grupo de voluntarios, sin los cuales la actividad con los pacientes no sería posible)  se ha logrado que muchos niños y adolescentes con cáncer hayan accedido a un tipo de ocio que anteriormente les había sido negado por los cuidados específicos que necesitaban. Gracias a todos ellos, esos niños han logrado así mayores cotas de bienestar en sus vidas y dar un gran paso hacia su integración social.
Volvamos a la carrera. Está organizada por la Asociación Deportiva Hortaleza, una entidad formada por un grupo de deportistas aficionados, que tiene por objetivo unir la práctica del atletismo y otros deportes con la ayuda Asociaciones y Fundaciones de Ayuda a chavales con enfermedades.
El recorrido puede ser de 5 o de 10 kilómetros y puedes inscribirte hasta el Jueves 2 de Junio de 2016, o hasta agotar los 3.000 dorsales disponibles, por tan solo 10€. Si quieres más información la puedes encontrar aquí.
Pero si lo que realmente te apetece es ayudar a niños como Adrián, el super héroe del cartel de la carrera, lo puedes hacer a través de esta web.
Ojalá todos, de una manera u otra corramos por estos niños.

¡¡¡FELIZ MIÉRCOLES!!

martes, 24 de mayo de 2016

Gracias Miguel


Desde el viernes pasado soy un poco huérfana al igual que mis miles de hermanos que, como yo, tuvieron la suerte de participar en Aventura 92, hoy la Ruta Queztal. Y es que, Miguel de la Quadra, alma de todo esa aventura, ha emprendido en soledad ese viaje que, algún día, todos haremos. Eligió para marcharse la misma fecha en la que murió Cristobal Colón, un expedicionario como él que le inspiró para crear esa aventura que tanto nos ha marcado a muchos de aquellos que nos embarcamos en ella. 
Desde el viernes no he parado de leer todo lo que se ha escrito sobre su persona y, curiosamente, cada testimonio es igual que el anterior, signo inequívoco de que aquello que quiso transmitirnos nos dejó huella. 
Miguel era de la idea de que el mejor viaje que podíamos hacer era a nuestro interior para conocernos. Y gracias a esas expediciones que hicimos,  cada uno de nosotros pudimos emprender ese viaje tan fundamental a nuestro interior y sacar lo mejor de nosotros. Miguel me animó a creer en mi y en el año 1992, con tan solo 20 años, realicé mi primer evento. Fue un encuentro de expedicionarios en Madrid. Casi 100 personas que estuvimos todas las vacaciones de Semana Santa conociendo la Comunidad de Madrid. Era joven e inexperta, pero Miguel me había dado la mejor herramienta para conseguirlo: la confianza en mi misma. 
Son muchas las cosas que le debo: mi gran familia aventurera, millones de recuerdos que me arrancan una sonrisa, mi manera de ser, mi manera de bailar (mal) bachata, salsa y merengue, mi amor por todos los países iberoamericanos y viajar, siempre que puedo, a mi interior para conocerme un poco más. 
Durante casi 30 años no me cansé de agradecerle todo lo que hizo por mi. Ahora. como mis compañeros expedicionarios, me toca preservar su legado. Eso si, me quedo con la pena de que Miguel no fuera eterno para que mi hija, al igual que los hijos de mis compañeros, pudiera vivir la misma experiencia que nosotros. Estoy segura de que la aventura continuará impregnada de su espíritu. Pero faltará esa espontaneidad de Miguel que, sin miedo a nada, conseguía lograr cosas casi imposibles en momentos y situaciones impensables, solo porque algo le había inspirado para hacerlo. De él aprendí que los trenes pasan una vez en la vida y que siempre hay que cogerlos.  
Gracias Miguel por dejarme subir a ese tren contigo y vivir mi vida de una manera diferente. DEP

¡¡FELIZ MARTES!!

viernes, 20 de mayo de 2016

Ensalada de espinacas y champiñón

Si algo me gusta del buen tiempo es que se inaugura la temporada de ensaladas. Y no es que en pleno enero no se puedan comer, pero ¿a quién la apetece una ensalada fresquita cuando hay 2 grados en la calle?
El mundo de la ensalada ha evolucionado mucho de un tiempo a esta parte. Cuando yo era niña la ensalada era básicamente de lechuga, tomate, atún y los más osados le echaban aceitunas. Ahora, sin embargo, no tenemos límites. Todo vale para hacer una ensalada.
Hoy os traigo una de mis preferidas que por cierto, en esta ocasión una vez más, es de Mi Otro Yo. Espero que os guste.

INGREDIENTES

  • Espinacas frescas
  • Champiñones frescos laminados
  • Tiras de bacon frito
  • Frutos secos
  • Aceite de oliva virgen
  • Crema de vinagre balsámico de Módena (yo lo encuentro en Mercadona)
  • Sal


PREPARACIÓN

El secreto de la receta de hoy no se basa tanto en la elaboración como en la elección de un buen producto. La preparación es tan fácil como lavar bien las espinacas y el champiñón  y mientras se seca, freír las tiras de bacon en unas gotitas de aceite de oliva. A continuación, montar el plato poniendo las espinacas, el champiñón, las tiras de bacon frito y los frutos secos (pipas de girasol ó calabaza, nueces...). Y después aliñar. Él dulzor de la crema del vinagre balsámico le va fenomenal con el amargor de las espinacas. Si no tienes, puedes aliñarla con vinagre normal o de Módena sin más y a la hora de freír el bacon, echar una cucharadita de azúcar para que se caramelice un poco. Sencilla, ¿verdad? Tan sencilla como rica.

¡¡¡¡FELIZ VIERNES!!! 

jueves, 19 de mayo de 2016

Hoy toca médico: mi peque tiene tos


Hoy hablamos de la tos. La tos es un motivo recurrente de consulta, tanto en adultos como en niños. Si piensas que te voy a dar el remedio infalible para la tos, me temo que este no es el post que estás buscando. La tos, en principio, no hay que tratarla. Yo entiendo que ver sufrir a tu hijo y no pegar ojo ni tú ni él es duro. Yo tampoco duermo cuando mis hijos tienen tos, y en este caso no por preocupación sino por lo molesto que es.
Y te preguntarás, ¿por qué los médicos no queremos tratar la tos, con lo bien que dormiríamos si lo hiciésemos? Porque la tos es un mecanismo de defensa que tiene el organismo para expulsar flemas y para mantener la vía aérea despejada. Por lo tanto, si quitamos la tos, muchas veces en vez de favorecer la curación, complicamos más los cuadros. Ese moco que no es expulsado por la tos, se puede acumular en el oído (y terminar produciendo una otitis e, incluso, una perforación del tímpano) o en el pulmón y, si se mantiene el moco, se puede sobreinfectar.
Todas las toses no son iguales y varían dependiendo de donde se originen. Si el niño tiene una tos seca, irritativa, generalmente procederá de una infección respiratoria de vías altas, vamos de un catarro. Pero si esa tos aparece de repente, acompañada de nerviosismo y llanto acompañado de un sonido, lo mas probable es que el niño tenga una laringitis o un crup, que son palabra mayores.
Hay veces que esa tos se acompaña de un silbido o “pitos” lo que nos hace pensar que se trata de un asma o que el niño haya aspirado un cuerpo extraño. Y, también, tenemos una tos blanda con mucha flema y mocos, que suele ser la evolución de un catarro y se suele producir por una infección de vías respiratorias bajas
¿Y cuál es la causa más frecuente de la tos? Sí, has acertado: los virus. De nuevo aquí los dichosos virus. Pero también hay otras causas de tos, como las infecciones bacterianas, la hiperreactividad bronquial, el asma, el reflujo gastroesofagico, la aspiración de cuerpos extraños y muchas causas menos frecuentes y más graves, que no vienen al caso.
Y entonces ¿qué debemos hacer si el niño tiene tos? Pues lo primero es mantenerlo bien hidratado, no hay mayor mucolítico demostrado que el agua. Y cuando digo agua también valen zumos, leche o cualquier líquido. También están  recomendados los lavados nasales con suero o con preparados de agua salina. Y mantener la estancia donde esté el niño con un ambiente húmedo, con humidificadores o incluso con paños húmedos en los radiadores 
¿Y qué pasa con los jarabes antitusigenos? No hay estudios concluyentes, a día de hoy, que demuestren su eficacia. Y es más, la Agencia Española del Medicamento (AEMPS), recomienda no utilizar codeína (Codeisan, Toseina, Algidol, Bisoltus) en menores de 12 años ni en la lactancia debido a los efectos secundarios que originan en niños
¿Y hay qué dar antibióticos? Si no los prescribe el pediatra, rotundamente no. No por dar antibióticos la tos va a durar menos. solo se dará antibióticos si la causa de la tos es bacteriana y el pediatra así lo decide.
¿Y cuándo se debe consultar con el pediatra? Cuando hay dificultad respiratoria (se marcan las costillas, se hunde el esternón, hay pitos, reparación rápida) . También si se acompaña de fiebre alta. Cuando hay dolor de oídos o supura el oído. Cuando la tos y los mocos se alargan más de 15 días seguidos o cuando aparece esa tos “perruna” que nos hace sospechar de una laringitis.
Estos son algunos consejos que os doy como médico de familia y como mamá, pero recordad que el mejor ojo clínico que hay es el de una madre. Y la mejor opinión, la del pediatra.
Doctora Sin Zapatillas
(Mi Otro Yo)

martes, 17 de mayo de 2016

No me gusta el anuncio de Campofrío


Así, sin más rodeos. Ya lo he dicho. Me imagino que no debo ser la única, aunque si de las pocas que lo reconoce ¿ o no? Porque, no nos engañemos, lo que se lleva ahora es el rol de madre desbordada, nopuedoconlavida. Pues yo no. Y tampoco soy de las que disfruta, como si no hubiera un mañana, de las tardes de cumples o en el parque. Tampoco colecho y solo di el pecho a mi hija hasta los cuatro meses. Lo aclaro por si, quien no me conoce, me quiere tachar de madre entregada y abnegada. Nada más lejos. Pero estoy cansada de estereotipos y etiquetas. Soy madre, sin más, por expreso deseo. Siempre quise ser madre, y el Santo padre -pero padre de la Princesa no Papa :)- y la maternidad para mi no ha sido, ni será, un sacrificio sino un cambio de prioridades. Soy madre pero también soy mujer, hija, hermana y amiga y todo se puede compatibilizar sin gritarlo a los cuatro vientos y sin tener que hacer encaje de bolillos. 
Por eso no me gusta el anuncio de Campofrío. Sí, me siento estresada al igual que el 66% de las mujeres españolas y, seguramente, el mismo número de hombres (si los hubieran preguntado). Y no voy al gimnasio (desde hace más de 15 años) ni salgo a correr y no pasa nada. Y si no llego a recoger a mi hija al cole,  tampoco pasa nada porque para eso está su padre o, en su defecto, alguna madre amiga (hoy por ti y mañana por mi). Y tengo pareja estable desde hace muchos años pero si no la tuviera, ¿a quién narices le importaría? Y tengo patas de gallo (voy camino de los 44 años) y canas y michelines y ni me importa ni me importará un pimiento, señal de que estoy viva y soy 100% natural. 
Son muchas las noches que no hago la cena a la niña, porque es el Santo quien se ocupa, como otras veces soy yo la que lo hago. 
Y mientras nos sigamos regodeando en el "ya está bien de que me pregunten cuándo me caso, cuándo voy a tener un hijo o para cuándo la parejita" seguiremos fomentando esa innata curiosidad y cotilleo entre los que nos reodean, esa presión social de la que habla el anuncio.
Pues sí, tenemos complicado lo de llegar a cargos de responsabilidad en la empresa si queremos conciliar. Pero igual que lo tienen los padres de nuestras criaturas. Entonces, no nos flagelemos solo las mujeres, hagamos un alzamiento de voz común, que la unión hace la fuerza. 
Y por todo eso, y porque ya me aburre ese feminismo maternal en el que nos hemos subido desde hace unos años, no me gusta el anuncio de Campofrío que todo el mundo comparte y comenta. Bueno, y porque yo más que de pavo soy de jamón (y si es 5Jotas, más)
Os dejo el anuncio por si no lo habéis visto (que mira que me extraña) y para que veáis que está muy bien hecho. Porque lo cortés, no quita lo valiente:



¡¡FELIZ MARTES!!  

viernes, 13 de mayo de 2016

La Receta: Solomillo de cerdo con salsa de manzana


Yo no soy de hacer la carne en el horno. Siempre tiro de olla. Pero luego Mi Otro Yo me pasa recetas como éstas y veo que hago el "canelo". Mucho más rápido, más limpio y encima está delicioso. Así que desde ya, esta receta se convierte en un imprescindible. Es del libro Los Fogones de José Andrés. Espero que te guste:

INGREDIENTES
  • 1solomillo de cerdo 
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 2 cucharadas de aceite d oliva virgen extra
  • 1 manzana Golden pelada y cortada a octavos
  • 1 cebollas pelada cortada en rodajas tipo juliana
  • Orégano fresco o romero o tomillo lo que tengamos.
  • Sal, pimienta negra
  • 2 cucharadas de coñac
  • ½ taza de de caldo de pollo 
PREPARACIÓN 

Lo primero de todo, ponemos el horno a 120 grados y mientras alcanza la temperatura, hacemos el resto. 
En una sartén, y a fuego medio, ponemos a calentar la mantequilla junto al aceite de oliva. Después, pelamos  la manzana, la cortamos en 8 trozos y la incorporamos al aceite cuando esté caliente. La debemos cocinar ahí durante 10 minutos. Cuando esté hecha, la reservamos. Mientras, vamos pelando la cebolla en aros finos y la doramos. En una fuente para horno, colocamos la cebolla, la manzana y espolvoreamos orégano al gusto por encima.
Ahora vamos con el solomillo. Le quitamos la grasa sobrante, lo salpimentamos y lo colocamos sobre la cama de cebolla y manzana y lo regamos con un poco de la mezcla de aceite y mantequilla en la que hemos cocinado la manzana y la cebolla.
Horneamos el solomillo durante 25 minutos a 120 grados. A los 10 minutos debemos darle  la vuelta para que se dore por todas las partes igual. Cuando pase el tiempo,  debemos sacarlo del horno y lo reservamos envuelto en papel Albal para que no pierda calor.
Ya por último terminamos de hacer la salsa. Ponemos la misma sartén a fuego medio, añadimos el coñac y dejamos que se reduzca el alcohol. Después añadimos el caldo de pollo y la manzana, la cebolla y los jugos que haya soltado el solomillo al hornearse. Lo dejamos unos dos minutos al fuego y ya está.  
Ya solo queda cortar el solomillo y servirlo con la manzana y la cebolla en trozos y los jugos por encima o con la salsa pasada por la batidora. En casa somos más de esta segunda opción.  Rico, ¿verdad? 

¡¡FELIZ VIERNES!!

jueves, 12 de mayo de 2016

Hoy toca médico: ¿vacuno a mi hijo?


¡Sin duda! No es la opinión experta de Mi Otro Yo (que también la comparte) sino de la Doctora Amalia Arce (Diario de una mamá pediatra) y la Dra. María Garcés Sánchez, pediatra y miembro del Área de Investigación en Vacunas del Centro Superior de Investigación en Salud Pública (CSISP) de Valencia. Hoy son mis invitadas, gracias a Sanofi Pasteur MSD. Y es que los miembros de la comunidad de Madresfera pudimos disfrutar de los consejos de estas dos grandes profesionales, quienes me resolvieron muchas dudas.
El tema vacunas es controvertido, pero hay una realidad por encima de cualquier campaña de desprestigio: la vacunación y la higiene de manos son las medidas preventivas "más eficaces" de la historia de la Medicina. En cuanto a la seguridad, las vacunas son los medicamentos más seguros en control producción y hasta que llegan a comercializarse pasan numerosos controles durante un periodo no inferior a 12 años.
La Princesa, hasta la fecha, ha seguido a rajatabla todo el calendario de vacunación. Pero ahora me surgían dudas en torno a dos: la vacuna del meningococo B y la vacuna contra el virus del papiloma humano. 
En cuanto a la primera, me he enterado de que es la única manera de hacer frente a la enfermedad. Y si bien la incidencia es baja (1 caso por millón y en bebés 1 por 100.000) la sepsis meningocócica es la enfermedad que más preocupa a los pediatras. La vacuna se pondrá a la venta en junio, así que ya sé lo que tengo que hacer. Y como, por lo que tengo entendido, no entra en el calendario vacunal de mi comunidad autónoma, se lo preguntaré a mi pediatra que será quien mejor me asesore de cómo y cuándo debo administrársela. Nadie mejor que él conoce la salud de mi hija.
En cuanto al recelo que me producía la segunda, por una mala prensa a veces sin fundamento, ya se han aclarado mis dudas.  Por supuesto que se la voy a poner porque si lo hago no va a pasar nada y si no lo hago puede que exponga a mi hija a un cáncer de cuello de útero o a verrugas genitales, que son benignas, pero molestas y frecuentes. Mucho se ha escrito sobre los efectos adversos de esta vacuna y poco, por ejemplo, de los resultados de las autopsias practicadas a las fallecidas, supuestamente, por causa de la vacuna. Si es que ¡¡cuánto vende lo amarillo!!
Así que, aclarados mis interrogantes, cada vez tengo mas claro que las vacunas salvan vidas y no seré yo quien me oponga a ellas. Y tú, ¿qué opinas sobre las vacunas?

¡¡¡FELIZ JUEVES!!!

miércoles, 11 de mayo de 2016

¿Debemos consumir marca blanca?


Siempre he sido consumidora de marca de distribución, o también llamada marca blanca. Hay cosas que creo que están muy conseguidas (como las pizzas, el tomate frito o la leche). Pero otras están a años luz de otras marcas como el jabón de la lavadora (donde esté Ariel que se quite cualquier otro).. 
Con la Princesa, cuando era bebé, siempre usé  marcas como Mustela o Lutsine para el aseo y Hero y Blevit para la comida. Sin embargo en cuestión de pañales me equivoqué y aunque en sus primeras semanas de vida usé Dodot luego me pasé a marca blanca, ¡¡Pero qué hice!! ¡¡Qué error!!
En las últimas semanas hemos visto por diferentes medios cómo Dodot ha invertido en investigación y ha conseguido que su pañal ahora no cuelgue. Parece una tontería, pero no lo es. Nos ocupamos de que nuestro bebé esté lo más cómodo posible, con ropa de algodón, que no le apriete, que traspire, que no pase frío ni calor, que esté bien aseado... y no caemos en algo tan básico como es el pañal. Efectivamente la marca blanca hace muy dignamente su función de que el niño no vaya con la ropa mojada,  pero nada más. 
En estos días he visto claro dónde van a parar esos euros de más que pagamos cuando compramos un artículo de marca. Sin duda, gran parte de ese dinero se emplea en investigación para lograr avances como los incorporados en los nuevos Dodot Activity que incluye una tercera capa de protección y microperlas, que absorben y encapsulan la humedad, a la vez que los Tubos Ultra-Absorbentes ayudan a distribuirla y mantenerla apartada de la piel del bebé. La verdad es que, ahora que lo pienso, con los pañales de marca blanca, de celulosa y con un núcleo sin estructura, la humedad se acumulaba en el centro dando la sensación de que la peque siempre estaba con el culito mojado. Sin lugar a dudas hoy optaría por los pañales Dodot.
Y en cuestión de otros artículos, aunque he de reconocer que algunas marcas blancas me convencen bastante, si que voy a tratar de combinarlas con otras "marcas verdaderas" para que esa investigación, que en definitiva nos beneficia a todos, continúe. Y tú ¿eres de comprar marca blanca?

¡¡¡FELIZ MIÉRCOLES!!

lunes, 9 de mayo de 2016

Mi mejor carrera con zapatillas

Foto: Carrera de la mujer
Domingo, 8 de mayo de 2016. La primavera quiso que ese ese día el cielo de Madrid se desplomase. Pero no pasaba nada. Solo era lluvia. Con más pereza que ganas preparé un macuto con ropa seca porque vaticinaba una buena caladura. Me subí el coche y fui a por ella. . Allí estaba preparada, en su salsa: zapatillas nuevas, medias de compresión, uniforme de Corre Con Nosotros y su gorra. Llegamos pronto y nos dio tiempo a desayunar. Solo por ese rato ya mereció la pena el madrugón.
Faltaban 5 minutos para que diera comienzo la carrera. 3, 2, 1 y ¡adelante! Como pudimos nos fuimos abriendo paso entre la gente que se resguardaba bajo los paraguas. Y trotando, porque mi forma física y las condiciones no permitían más, fuimos quemando etapas. El primer kilómetro, la cuesta de Gran Vía, el repecho de Alcalá, la Puerta de Sol, la calle Mayor, Bailén... Un paso detrás de otro y ella siempre a mi lado: ¡cuidado con las rejillas que resbalan! ¡socavón de la derecha! Voy yo a por el agua, apretamos un ratito?... Y así llegamos a la calle Ferraz que tanto me aterra. Y siguiendo sus consejos coroné la cuesta. La carrera ya estaba hecha. No quedaba nada. Entonces me alentó, ¿ahora? Ahora!! Y corrí con todas mis ganas hasta llegar a la meta. Y entonces, el tiempo se paró mientras nos fundimos en un abrazo interminable y las lágrimas brotaron de mis ojos. Una vez más, gracias a ella, lo había conseguido.

Si ella pudo, ¿por qué yo no voy a poder con todo lo que me proponga? Porque ella es mi guía, mi consuelo, mi motor, mi inspiración. Ella es Mi Otro Yo.
Sin duda, la mejor la carrera de mi vida porque, un año más, corrimos juntas su carrera: la carrera de la mujer.

¡¡¡FELIZ MARTES!!!


viernes, 6 de mayo de 2016

Frutas y verduras de temporada: Mayo

Este tiempo loco, loco es señal inequívoca de primavera!! Aunque bueno, está loco de atar. El miércoles, a las 5 de la tarde vi un termómetro a pleno sol que marcaba ya los 40º y ayer ese mismo termómetro, y a la misma hora, marcaba 17º. El caso es que la primavera ya está aquí y no hay quien la pare. Y con ella, la aparición de nuevas frutas y verduras en la nevera. ¿Hacemos repaso?

Acelga
Alcachofa
Apio 
Berenjena (nueva)
Calabaza
Calabacín (nuevo)
Cebolla
Cebolleta
Espárragos
Trigueros
Espinacas
Guisantes
Habas
Judías verdes
Lechuga
Nabo
Pimiento verde
Puerro
Remolacha
Setas (nuevas)
Tomate
Zanahoria

Y en cuanto a las frutas:

Aguacate 
Albaricoque (nuevo)
Breva (nueva)
Cereza (nueva)
Ciruela (nueva)
Grosella (nueva)
Frambuesa (nueva)
Fresas
Fresones
Limón
Kiwi
Manzana
Melocotón (nuevo)
Naranja 
Níspero (nuevo)
Pera amarilla 
Pera de agua 
Piña 
Pomelo 
Sandía (nueva)



¡¡¡FELIZ VIERNES!!!

jueves, 5 de mayo de 2016

Hoy toca médico: ¡fiebre!


Para quien no lo sepa, Mi Otro Yo, o lo que es lo mismo mi hermana (gemela), es médico de familia y madre lo que le convierte en un pozo sin fondo de sabiduría en temas de medicina pediátrica (aunque ella me reitere una y otra vez que ella no ve a niños). Por eso llevo años detrás de ella para que me escribiera este post que a mi, particularmente, me va a venir de perlas. Y cuál es mi sorpresa que no solo me lo ha escrito sino que encima me ha propuesto escribir todos los jueves. Vamos, que estoy que no me lo creo. Así que los jueves toca médico. Si tenéis alguna sugerencia sobre algún tema en concreto, no tenéis más que decírmelo. Y aquí va su primera entrada, que no la última.

Me imagino que pensaréis que es una ventaja ser médico cuando tienes niños. Pues nada más lejos de la realidad. La primera vez que la Princesa Mayor/ Principesa (mi hija)  tuvo fiebre me pasé la noche en vela a la vera de su cuna. Anécdotas a parte y exageraciones de madre primeriza, entiendo que la fiebre puede angustiar.
En medicina llamamos fiebre a la temperatura corporal por encima de 38º y febrícula, lo que todos conocemos por décimas, a la temperatura entre 37.5 a 37.9. Lo demás no es fiebre, independiente de la temperatura basal de cada uno.
¿Y como sabemos si el niño tiene fiebre? Pues poniéndole el termómetro. Ya sé que suena a perogrullo, pero no sabes las veces que me encuentro a pacientes que me dicen: “tenía como 38,3". Y tú preguntas “¿Dónde le puso el termómetro?” y te contestan “no, si no tengo termómetro". Eso no es fiebre. Es verdad que hay síntomas que nos pueden hacer sospechar que el niño tiene fiebre, como taquicardia, la respiración rápida, le brillan los ojos, se le encienden las mejillas, vamos que parecen adolescentes en su primera cita, o, como le pasa a la Princesa, que habla por los codos. Pero recuerda: si no hay termómetro no hay fiebre.
La fiebre no es una enfermedad, tan solo es la respuesta que da nuestro cuerpo para luchar, generalmente, a infecciones víricas o bacterianas. Sí, los virus también dan fiebre y pueden dar fiebre muy alta.
¿Y hay que hay que hacer cuando el niño tiene fiebre? Lo primero es ver como está. Hay niños con cerca de 39 º que están fenomenal e, incluso con una verborrea y una vitalidad impresionante, y otros que con  38º pelados  están tirados en la cama sin ganas de nada. Por lo tanto no nos debe asustar tanto por la cifra sino el estado general
Al niño con fiebre no hay que abrigarle mucho, debemos tenerle con ropa cómoda. Si le abrigamos mucho porque nos dice que tiene frío no dejaremos que baje la fiebre. Pero tampoco es cuestión de dejarle en body. Lo mejor, algo liviano, porque entre  Juanín y Juanón está Juan. 
Y ¿cuándo hay que tratar la fiebre? Los pediatras recomiendan solo  tratar la fiebre si el niño está incómodo y/o la fiebre es muy alta. Yo os confieso que la trato cuando veo al niño que se queja y por la noche la trato siempre.
Y ahora viene la pregunta del millón ¿Con Dalsy o Apiretal? que es lo mismo que decir ¿con ibuprofeno o paracetamol? Pues realmente no hay nada establecido. Las dos medicinas son analgésicas y antipiréticas, es decir que bajan la fiebre por igual. Pero cada una tiene sus particularidades. Si el motivo de la  fiebre es una diarrea, o se queja del estómago o ha vomitado sin duda es mejor el paracetamol (Apiretal). Si por el contrario tiene dolor de garganta, o de cabeza o se ha dado un golpe, mejor el ibuprofeno (Dalsy o Junifen). Pero nunca hay que dar aspirina. Ya, ya se que nosotros hemos tomado millones de aspirinas, pero hay una complicación relacionada con la aspirina en niños, llamado Síndrome de Reye, que es muy grave, pero muy raro. Pero mejor,  para evitarlo, nunca dar aspirina.
¿Y podemos alternar paracetamol e ibuprofeno? No tiene mucho sentido. La dosis ideal es dar uno u otro cada 6 u 8 horas. El que el niño no aguante 6 u 8 horas sin fiebre no es síntoma de gravedad, así que no es tan importante bajarle la fiebre como sea. 
¿Y cuándo nos debe preocupar la fiebre y acudir al pediatra sin demora? Cuando la fiebre es mayor de 40º,  o 39º en los lactantes;  cuando la fiebre dura mas de 2 días; cuando el niño está muy quejoso o irritable y, siempre, cuando tenga manchas en la piel o el cuello rígido. ¿Y a urgencias? Cuando el bebé tenga menos de 3 meses, y si es mayor si convulsiona, tiene dificultad para respirar o síntomas de deshidratación como lengua seca, ausencia de saliva o la orina es muy oscura.
Estos son algunos consejos que os doy como médico de familia y como mamá, pero recordad que el mejor ojo clínico que hay es  el de una madre. Y la mejor opinión la del pediatra.

¡¡FELIZ JUEVES!!

miércoles, 4 de mayo de 2016

De blogger a globber



Hay veces en la vida que te sientes pequeña e insignificante. Y de repente pasa un tren al que te subes y empiezas a crecer y llegas hasta lo más alto que nunca imaginaste, con el mundo a tus pies. 
Va a hacer 5 años que empecé a escribir este blog y cuando publiqué la primera entrada nunca me imaginé todo lo bueno que me iba a suceder gracias a esa decisión. Son muchas las cosas que tengo gracias a este blog pero, fundamentalmente, las agruparía en tres bloques que en definitiva son algunos pilares, que no todos, de una vida satisfactoria: amigos, trabajo y experiencias. Y de pronto pasa un globo en tu vida al que te subes y en el aire te das cuenta de que estás disfrutando de todo eso que tanto te gusta: amigos, trabajo y,  por supuesto, vivir una experiencia.
Mi amiga Mónica, porque en esta ocasión yo iba en calidad de amiga, me invitó a a tomar un café en el aire gracias a Markus, el nuevo café en cápsulas de Supermercados Aldi, Fueron 24 horas inolvidables en la que, por primera vez en una acción tan importante, yo estaba al otro lado disfrutando del evento. Y gracias al enorme trabajo de Mireia y Anna me sentí en las nubes.


Un desayuno especial a los pies de Segovia presagiaba unas horas muy divertidas, pero nunca pensé que tanto y. sobre todo, que me fueran a llegar tan hondo. 

Ya con ese café en ese escenario y con esa puesta en escena me hubiera dado por satisfecha, pero lo bueno estaba por llegar: el globo.


Lo que era una lona en el suelo se convirtió en un enorme globo que nos pondría el mundo a nuestros pies. Y así fue. Nos subimos y poco a poco nos fuimos elevando hasta tener una vista privilegiada de Segovia. Y allí arriba, con un café en las manos, al lado de una amiga con la que comparto confidencias, trabajo y pasión por la vida me di cuenta de lo privilegiada que soy por tenerlo todo.


Pero el viaje terminó y volvimos a poner los pies en la tierra. De vuelta a la rutina, a las prisas, al trabajo pero con un chute de energía máximo que solo te lo puede dar un viaje en globo. Yo al plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro añadiría el viajar en globo.
Si quieres vivir esta experiencia, puedes participar en el sorteo de un fin de semana en Segovia y un viaje en globo para dos que ha organizado Aldi con motivo de la presentación de su café Markus. Solo tienes que apuntarte aqui e ir pensando con quién tienes pendiente ese café.  Tienes hasta el 8 de mayo para apuntarte. 
Yo me quedaré con todos los recuerdos, que no se han quedado en el aire, y con el agradable aroma del café Markus que siempre me evocará el día en el que tuve el mundo a mis pies. 



¡¡FELIZ MIÉRCOLES!!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...