jueves, 31 de marzo de 2016

Viajar en Iberia con niños es cosa de ricos

Pues si, como te lo cuento. O tienes mucha pasta o date por jodido  jorobado. A quien nos gusta viajar y somos padres, o tenemos un nivel adquisitivo medio/alto o no puedes hacer nada. Menos mal que las aerolíneas han sacado la versión low cost, que hacen este privilegio un poco más asequible. O no. Porque a esta paso, nos van a cobrar hasta el uso de las mascarillas en caso de despresurización de la cabina. Te pongo en situación:
Mi Otro Yo ahorra unas perrillas y en septiembre decide irse con la familia a París un fin de semana. La fecha escogida es abril y, aún sabiendo que desde septiembre a abril pueden pasar mil cosas, coge los billetes para que les salga más económico, como así ha sido. A Mi Otro Yo le aterra volar y a uno de mis sobrinos no es que le emocione, así que en cuanto ha podido han sacado su tarjeta de embarque para viajar todos juntos y el trago sea menor. ¿Y cuál ha sido su sorpresa? Que aun estando el avión vacío, le han puesto a cada uno en una punta del avión. ¿Y la respuesta de Iberia? Que si quieren ir juntos, que paguen. Así, tal cual. No importa que sean niños, que puedan pasar un mal rato yendo solos. Nada. Si quieren ir juntos, que paguen. Se lo han dejado meridianamente claro "su tarifa, al ser económica, no incluye elegir asientos y elegirlos conlleva un coste extra". Vamos, que pague. Y de ahí no se bajan. Por lo visto, ya en el avión si le pone a la azafata la cara del gato de Shrek es más que probable que le cambien el asiento. Pero ya molestando por lo menos a un par de viajeros que, amablemente, cedan su sitio. Y así, como siempre, los que quedamos mal somos los padres y, por su puesto, los niños. ¡Qué afán de ganar dinero a toda costa!
Pues avisado estás: Iberia low cost no es una aerolínea para viajar con niños (a no ser que pagues)



¡¡FELIZ JUEVES!!

miércoles, 30 de marzo de 2016

La fugacidad de la vida


Mis abuelos, por decisión propia, decidieron irse a vivir al campo. Y digo campo, y no pueblo, porque donde ellos vivieron los 50 últimos años de su vida  ni siquiera es un pueblo.  Allí fueron muy felices viviendo la vida como ellos escogieron: sin prisas, ni ruidos, ni casi gente, salvo los fines de semana que íbamos todos. Y cuando venían a Madrid a mi abuela le encantaba mirar por la ventana o irse a una terraza a ver pasar gente. Sin esperar nada interesante, simplemente dejaba pasar el tiempo disfrutando de la estampa. Parecía que el tiempo se detenía para ella. Su modo de vida es lo que me viene a la mente cuando pienso en lo que, de manera muy cursi o snob, llamamos slow time o vida slow. 
Hoy hemos vuelto a la rutina escolar. Prisas para despertarse, prisas para desayunar, vestirse, ir al cole, ir al trabajo, hacer compra. comida, casa, extrascolares... Aunque las tardes sean más largas se nos echará el tiempo encima y habrá que correr para que no se pase la hora de acostarse. Y así pasarán los meses, casi sin darnos cuenta porque la vida pasa rápido y llegarán las vacaciones. Y entonces volveremos a experimentar esa vida slow, que tanto disfrutaron mis abuelos durante décadas y que nosotros nos conformamos disfrutar 15 días al año. Y yo me pregunto, ¿saborearon ellos más que nosotros cada momento de su vida? ¿fueron más felices? ¿disfrutaron más de las cosas? Pues seguramente. Pero esta es la vida que nos ha tocado vivir o hemos elegido. Así que hay que apechugar con lo que tenemos. Y como todo pasa tan rápido, en un rato ya estamos de nuevo en vacaciones. Y sino, al tiempo.

¡¡¡FELIZ MIÉRCOLES!!!   

lunes, 28 de marzo de 2016

Francamente querido, me importa un bledo


La que se ha liado pollito con la entrevista a Cristina Pedroche. Menudo hervidero han sido las redes sociales tras publicar la Vanguardia una entrevista a la presentadora, en la que aseguraba que tendrá un hijo y le querrá mucho, pero no tanto como a su marido. Pues me parece muy bien. Es más, aplaudo su postura. Hay que ser muy valiente para declarar sus verdaderos sentimientos. El periodista le prevenía de la posibles criticas que iba a recibir por semejante afirmación, a lo que ella contestó que cada una tiene sus sentimientos y que acepta, y no juzga, que haya gente que piense lo contrario. Nuevamente se merece un aplauso por su respeto hacia los que no piensan como ella. 
Puedes estar de acuerdo, o no, con su postura, pero no puedes ni debes criticar sus sentimientos. Son suyos como tú tienes los tuyos. Puede estar, o no, equivocada, pero eso no da carta blanca a la gente para que la puedan llamar hasta gilipollas.
Luego hablaremos de parto respetado, maternidad respetada, educación respetada... pero si no nos respetamos los unos a los otros, mal vamos. 
Yo pienso que no es comparable el amor que tienes a un hijo por el que tienes a tu pareja. Son diferentes, ni más ni menos. No es cuestión de cantidad ni de calidad. Esto no es una competición. Sé que ambos reciben lo mejor de mi y ellos me aportan lo que necesito para ser feliz, y con eso me basta. Y lo que piense o sienta Cristina Pedroche, o el vecino del cuarto, francamente querido, me importa un bledo. 

domingo, 27 de marzo de 2016

Post Escoba 2016: Semana 12


Acabamos la Semana Santa no sin antes hacer un repaso de lo que nos han deparado estos días. El lunes te confesé que el Santo no ayuda en casa sino que comparte, que no es lo mismo. El martes, por ser el Día Mundial del Agua, te di algunos trucos para ahorrar ese bien tan preciado, y escaso en algunos lugares. El miércoles lloré por Bruselas y el sábado te dejé la receta del tradicional potaje de vigilia.

¡¡Y MAÑANA MÁS Y MEJOR!!!

sábado, 26 de marzo de 2016

La Receta: Potaje de vigilia

Ayer fue Viernes Santo, día de vigilia para los que vivimos el cristianismo de una manera activa. Y ayer, en mucho hogares, fue día de potaje. En el mío no. Y no lo es porque ni al Santo, ni a la Princesa, ni al Abuelos sin zapatillas (estamos con ellos) les gusta. Y hacerlo solo para mi y para la Abuela, no compesa. Lo bueno es que a mí tía le sale riquísimo y seguro que un me cae un tupper. Aquí va la receta por si os animáis a hacerlo:
INGREDIENTES
  • 300 grs de garbanzos
  • 200 grs de bacalao (para este plato es mejor la cola)
  • 200 grs. de espinacas (mejor frescas que estamos ya casi en temporada)
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • 2 rebanadas de pan
  • 1 cucharada de pimentón dulce
  • Aceite de oliva
  • Sal 
  • Agua
  • 2 huevos cocidos 
PREPARACIÓN
Este plato requiere de preparación previa, sobre todo por los garbanzos el y bacalao. 
En cuanto a los garbanzos, la noche anterior hay que ponerlos en agua templada con un puñado de sal. Deberán estar en remojo unas 12 horas.
Para desalar el bacalao habrá que tenerlo en agua fría, durante 24-30 horas, cambiando el agua cada 8  horas y siempre en la nevera.
Ya con todo listo, es el momento de ponerse manos a la obra. En una cacerola se añade un litro de agua y cuando esté tibia se añaden los garbanzos y se deja cocer. Mientras, en una sartén se echa aceite de oliva  y se fríen los ajos  y las rebanadas de pan. Se saca el pan y en el mortero se tritura y se reserva.
A continuación, cortamos la cebolla en juliana y se pocha en el aceite donde hemos frito el pan. Después se agrega el pimentón y se le da unas vueltas procurando que no se queme, y lo incorporamos a los garbanzos, junto al majado de pan frito y ajos que teníamos reservado. Cocemos hasta que los garbanzos estén tiernos (si es olla exprés 45 minutos y si es a fuego lento dos horas y media). Cuando estén tiernos se le añade el bacalao y las espinacas y se deja cocer una media hora más. El potaje se tiene que quedar con el caldo espeso. Se puede acompañar de huevo cocido troceado por encima del plato.
Este potaje está mejor de un día para otro. Así que si te pones a hacerlo hoy, mañana estará de toma pan y moja.

¡¡FELIZ SÁBADO!!!

miércoles, 23 de marzo de 2016

No quiero

Pertenezco a una generación en la que nuestra infancia y juventud estuvo marcada por el terror. Si no todos las semanas, si cada dos se hablaba de terrorismo. Cuando no era un tiro en la nuca, era un coche bomba o  un secuestro. Los funerales de estado se repetían en las pantallas de aquellos televisores grandotes y las manifestaciones para condenar esa barbarie se sucedían una detrás de otra. No sé si en algún momento pude sentir miedo, pero si pena y tristeza. Ya en mi adolescencia cada uno de esos muertos me dolieron de verdad. Recuerdo como si fuera ayer donde estaba cuando sucedió el atentado de Puente de Vallecas, con seis muertos, o el día que asesinaron a Francisco Tomás y Valiente o el que dejó sin vida a un militar en León, tres días antes de Navidad. No hace ni cinco años que por fin se ponía fin a este sinsentido y, tonta de mi, pensé que mi hija no iba a vivir lo mismo que viví y sentí yo. No está viviendo ese terrorismo cercano, sino otro más global como todo lo de ahora.
Llevamos un año en el que hablar de DAES, el IS, la inmolación o los refugiados es el pan nuestro de cada día. Y estoy, como me imagino que en su día estuvieron nuestros padres, confusa ante cómo explicarle que es lo que pasa. Porque ni yo misma lo entiendo. Porque no concibo nada en el mundo que justifique arrebatar la vida a alguien, lo más grande y preciado que tenemos.
Hoy estamos con Bruselas, como estuvimos con Paris, con Beirut y Bangkok y con Siria. ¿Y lo próximo?
Ni lo comprendo, ni lo quiero. Lo que deseo es un mundo en paz.

martes, 22 de marzo de 2016

Siete trucos para ahorrar agua


Hoy es el Día Mundial del Agua. Se celebra anualmente, desde 1993 y por iniciativa de la ONU, como un medio de llamar la atención sobre la importancia del agua dulce y la defensa de la gestión sostenible de los recursos de agua dulce.
Así que hoy me veo en la necesidad de recordar siete trucos caseros para ahorrar agua: 

1.- Uso responsable del váter: Parece una obviedad, pero no lo es. El inodoro no es una papelera y creo que los adultos lo tenemos superado pero, ¿y los pequeños? También debemos enseñarles que en los sanitarios modernos hay dos botones, uno de media carga y otro de carga completa y, en la medida de lo posible, siempre dar al pequeño. Y si es antiguo, colocar dos botellas llenas dentro de la cisterna y así se ahorra entre  2 y 4 litros de agua cada vez que la usemos.

2.- Coloca difusores y otros mecanismos de ahorro en los grifos. Los puedes encontrar económicos en Amazon y aprovecharás mejor el agua reduciendo su consumo

3.-  Riega tus plantas al anochecer. Además de evitar que las plantas se quemen por el efecto lupa del sol, evitarás pérdidas por evaporación 

4.- Cierra el grifo mientras te lavas los dientes. La teoría está clara pero a la hora de la verdad algo falla porque los españoles consumimos un 12 % de todos los recursos hídricos de nuestro país para el consumo y el aseo personal. ¿Tan limpios salimos de casa? A tenor de ciertos hedores en el metro a primera hora de la mañana, diría yo que no. 

5.- Lava los platos en el lavavajillas: Por raro que parezca, siempre que el electrodoméstico sea de bajo consumo energético (clase A) y lo pongamos lleno, lavar los platos en el lavavajillas puede resultar un 60 % más económico que lavar los platos a mano y con agua caliente

6.- No aclares los platos antes de introducirlos en el lavavajillas: Parece una guarrada, pero perfectamente se pueden limpiar con el mismo tenedor o, incluso, con alguna servilleta de papel que se haya utilizado.

7.- ¿Ducha o baño? Los entendidos siempre dicen que ducha pero como madre discrepo. En un baño con poca agua en la bañera creo que se gasta menos que en una ducha. Por lo menos en el caso de la Princesa que cuando le digo ducha rápida, se cree Anita Ekberg en la mítica escena de la Fontana di Trevi en la Dolce Vita.

Y tú, ¿tienes algún otro truco que quieras compartir?

¡¡¡FELIZ MARTES!!

lunes, 21 de marzo de 2016

El padre de la criatura no me ayuda



Este post lo tenía pensado para la semana pasada. Pero es lo que tiene ir como pollo sin cabeza o corriendo sin zapatillas. Que cuando te das cuenta son las 10 de la noche, no has escrito el post ni te quedan ganas para escribirlo. Así que como es un post reivindicativo, pues cualquier momento es bueno para publicarlo. 
Lo que te cuento. El Santo, el padre de la Princesa, no me ayuda en casa ni colabora con las tareas del hogar. Así como te lo cuento. Y esto es así desde el minuto 1 que invadí su casa y me fui a vivir con él. Desde ese mismo momento lo vi claro y pensé: este hombre no es de los que ayudan. Y así fue. Y con el nacimiento de la Princesa, más de lo mismo. Ni en su crianza, ni en su educación ayuda. Porque él, desde que le conozco,  ha sido de compartir y no de ayudar. Porque él come y ensucia como yo. Y la niña es tan suya como mía. Así que él limpia y cocina como yo. Y en cuanto a su hija, menos darle el pecho (que por razones obvias era yo la responsable) y las coletas, que se le resisten, ha hecho de todo con y por su hija. 
En casa tan pronto cocina él, como la hago yo. Y así pasa con la compra, la colada o con ir al pediatra o a por la peque al cole. ¿Y pasa algo? Nada. No pasa nada porque así debe ser. Y pobre del que se acerque a mi Princesa y no sea así. Porque en el siglo XXI los hombres están tan capacitados o más que las mujeres para cocinar, coser, limpiar, ejercer de padre... y ya está bien de los roles absurdos de que la que limpia es la mujer y el que lleva el coche al mecánico es el hombre. De la caña sin alcohol para ella y el botellín para él. La infusión para ella y el café solo para él... 
Y de nosotros depende de que esto sea erradicado y de que nuestro hijos aprendan a compartir y no solo ayudar.
Así que orgullosa puedo decir que en casa nadie ayuda, todo se comparte, ¿y en la tuya?

¡¡¡FELIZ LUNES!!!

miércoles, 16 de marzo de 2016

Perlas de la Princesa: El nuevo profesor

El tema del bilingüismo tiene sus "peros". Tal es así que a veces los niños tratan de traducir lo intraducible y sino, verás. 
La Princesa me cuenta muerta de risa que ha llegado un profesor nuevo al cole que se llama Coman y es inglés. Ella lo pronuncia con su inglés: se llama Couman. Cuando le pregunto que qué le hace tanta gracia me contesta que cuando se lo dijeron se imaginó a una super vaca como Superman: ¡¡¡Cowman=Vacaman= supervaca!!!  Jajajaj

¡¡¡FELIZ MIÉRCOLES!!!

lunes, 14 de marzo de 2016

Resiliencia



Llevo tiempo con ganas de escribir sobre este "palabro" que tan de moda se ha puesto de un tiempo a esta parte. Pero se ha puesto de moda lo que es el término, traído por cierto de la ingeniería aeronáutica referido a la resistencia de los materiales a al presión y los golpes,  porque lo que significa es tan antiguo como la propia humanidad. La definición más sencilla que he encontrado es la que dice que la resiliencia es la capacidad de un individuo para superar grandes dificultades y crecer en la vida a través de esas dificultades. Vamos, que si la vida te da limones, haz limonada o lo que viene a ser "reinvéntate si te vienen mal dadas". Y esto me viene a reafirmar la idea de que todos podemos ser felices, pase lo que nos pase. El secreto para lograr esa felicidad es ser resiliente. ¿Fácil? En absoluto ¿provechoso? sin duda. 
Y en esta idea estaba yo cuando escuché en la radio la historia real de un pianista que había dedicado toda su vida a ese instrumento pero que en un momento de su vida perdió la movilidad de una mano, lo que le impidió seguir tocando. Su vida entonces perdió sentido y le llevó a una profunda depresión. Hasta que por fin vio la luz y decidió volver a dar sentido a su vida, acercándose de nuevo a la música, ya no como pianista sino como director de orquesta, y volvió a ser feliz. 
También, al hilo de este término, escuché otra historia de un hombre que había estado en un campo de concentración, allí había muerto su mujer, una vez que salió del campo de concentración se exilió, se volvió a casar y su segunda mujer también falleció. Por si fuera poco, un hijo suyo se suicidó y, pese a todo, era feliz porque, según decía, todo lo que había tenido que soportar era pequeño frente a la grandeza de la vida. Fuerte, ¿no?
Pues te prometo que, desde que escuché a esta historia, no he vuelto a ser la misma. He sido mucho más feliz porque, efectivamente, la vida en definitiva me sonríe, tengo muchas cosas por las que vivir y mi vida tiene sentido, ¿Seré una mujer resiliente? Y tú, ¿eres resiliente? ¿eres feliz?

¡¡FELIZ LUNES!!
(porque la vida es maravillosa, a pesar de ser lunes)


viernes, 11 de marzo de 2016

La Receta: Torrijas


Con esto de que la Semana Santa cae tan pronto, en lo que menos te apetece pensar ahora es en torrijas cuando justo antes de ayer, como quien dice, nos comimos el último trozo de turrón. Pero la tradición manda y toca hacer torrijas. Para muchos os parecerá obvia esta receta, pero he comprobado que no todo el mundo las sabe hacer. Aquí va la mía, la que he aprendido de mi Santa Madre. Por eso, como buena receta pasada de madres a hijas, no tengo cantidades exactas.

INGREDIENTES
  • Pan (a poder ser especial para torrijas)
  • Leche
  • Canela en rama
  • Canela en polvo
  • Azúcar
  • Huevo
  • Aceite de oliva 
PREPARACIÓN

Se corta la barra de pan en rebanadas, como de dos dedos de grosor y se colocan en una bandeja honda. Mientras se pone a calentar la leche con la rama de canela y dos cucharadas colmadas de azúcar. Antes de que rompa a hervir, se retira la leche y se echa sobre el pan cortado. 
A continuación preparamos una mezcla de azúcar y canela y reservamos. Después batimos el huevo. Pasado un rato que se empape bien el pan en la leche, lo pasamos por el huevo batido y vamos friendo cada torrija en aceite buen caliente. Cuando estén fritas las rebozamos en la mezcla de canela y azúcar y las dejamos en una bandeja. Ellas solas, según se vayan enfriando, irán soltando el almíbar que tanto gusta en casa. 

¡¡FELIZ VIERNES!!

miércoles, 9 de marzo de 2016

No solo es cosa de niñas

¿Quién no recuerda haber tenido una diadema cuando era niña? Quien más quien menos tenía una, o dos o media docena. De rayas, de topos, anchas, estrechas, con lazo, sin ellos...  ¡Qué fácil era peinarse cuando tocaba diadema!  Una par de pasadas con el cepillo, diadema al canto y a correr. Desde luego, es el peinado más socorrido cuando le toca al Santo peinar a la Princesa aunque, me imagino que que cuando llegue a la adolescencia, sus diademas caerán en el olvido, por aquello de la falsa creencia de que solo son cosas de niñas.
¡Pues no! Ya es hora de olvidarse de eso y reivindicar el papel de las diademas, ¡porqué también son para nosotras! Y sino que se lo digan a la Reina Letizia cuando se plantó una de estrellitas.
¿Y como complemento en BBC (bodas, bautizos y comuniones)? Pues sin duda, perfecto y más si son tan bonitas como la colección de diademas hechas con flores naturales o
preservadas de mil colores, plumas, dalias de seda u hojas en porcelana que ha presentado Olivia & Cloe.

En Olivia & Cloe hacen las diademas a medida con los colores y los materiales más "retop” que mejor vayan con el look que buscamos.


¿Aun piensas que las diademas solamente son aptas para las pequeñas de la casa? Yo no y ya estoy pensando en la que me voy a poner en la boda que tengo en junio. ¿O me decantaré por una pamela? No sé, aun estoy indecisa. Si quieres conocer más de Olivia & Cloe, puedes seguirla en facebook, Twitter e Instagram.

¡FELIZ MIÉRCOLES!

domingo, 6 de marzo de 2016

Post Escoba 2016: Semana 9

Semana corta, pero intensa. El lunes fue el día de la enfermedades raras y con la inestimable colaboración de Mi Otro Yo, escribí sobre los niños sin sonrisa (en el rostro pero si en el corazón). El miércoles tomé prestada una perla a una amiga de la Princesa y el viernes cerramos la semana laboral con un pollo parmesano rico, fácil y saludable.

¡¡Y MAÑANA MÁS Y MEJOR!!

viernes, 4 de marzo de 2016

La Receta: Pollo Parmesano


Desde hace un mes estoy tratando de que en esta casa se coma de manera sana. No es que antes no fuese así (bueno, un poco si) pero en la medida de lo posible estoy tratando de que la Princesa y el Santo coman verdura todos los días. Y haciendo el pollo así, es una manera rica de comer berenjena. La receta es del libro Cocina Sana para disfrutar de Isasaweis. Si estáis interesados en comprarlo, merece la pena, lo podéis hacer aquí.
Vamos a por la receta:

INGREDIENTES

  • 4 filetes de pechuga de pollo
  • 1 berenjena mediana
  • 8 cucharadas de tomate frito 
  • 1 bola de queso mozzarella
  • queso parmesano rallado
  • orégano
  • sal
  • pimienta

PREPARACIÓN

Vamos a comenzar preparando todos los ingredientes. Por una parte, despojamos al pollo de la posible grasa que tenga adherida. Salpimentamos y reservamos.
A continuación, ayudándonos de un cuchillo bien afilado o de una mandolina, cortamos la berenjena en finas láminas y la mozarella en rodajas un poquito más gordas y reservamos.
Preparamos una fuente de horno, untándola con un poco de aceite para evitar que se peguen la berenjenas, y hacemos cuatro montaditos, con el siguiente orden:
- una capa de berenjena (se pueden poner dos solapándose un poco para que sea más consistente)
- una capa de tomate frito
-  Orégano espolvoreado
-  filete de pollo
- mozarella
- queso parmesano

Cuando tengamos las cuatro montañas listas, las metemos en el horno, precalentado a 180º, con calor arriba y abajo, durante 25 minutos y ¡¡a comer!!

¡¡FELIZ VIERNES!!

miércoles, 2 de marzo de 2016

Perlas de la Princesa: ¿palabros o pronombres?


La perla de hoy me la ha prestado una amiguita de la Princesa. Es una niña muy buena, estudiosa y se entusiasma cuando aprende algo nuevo. Como ahora, que está muy contenta porque les están enseñando los palabros y ya se los sabe: yo, tú, él...

¡¡¡FELIZ MIÉRCOLES!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...