jueves, 10 de septiembre de 2015

¿Dónde está el límite?


En el año 1997,  un 31 de agosto, en el puente del Alma en París, perdían la vida Diana Spencer (Lady Di) y su entonces pareja Dodi Al-Fayed en un aparatoso accidente de coche ocurrido mientras huían de los paparazzi. Ríos de tinta corrieron entonces sobre la actuación de la prensa llegando, incluso, a acusarles de su muerte. Y se criticó la sangre fría de los periodistas presentes que, aún viendo el alcance del siniestro, tomaron la fotografía del coche (que por cierto podría ser el de Lady Di en París o el de Perico el de los Palotes en la M-30 de Madrid). Yo, por aquel entonces, era una periodista recién sacada del horno y no lo vi tan escandaloso.  Yo también hubiera hecho esa foto. Otra cosa era el acoso mediático al que estaban sometidos (y aún lo están) determinados personajes públicos. Pero ese era, y es, otro discurso.
Pasaron los años, 18 para ser exactos, y este pasado 2 de septiembre nos despertábamos con la impactante imagen de un niño sirio, Aylan, muerto en la orilla de la playa. La autora de la foto es Nilüfer Demir, una fotógrafa reportera de 29 años que lleva 12 cubriendo noticias para la agencia turca Dogan. Lo poco que he leído de ella me ha transmitido una sensación de querer justificar en todo momento su impulso de hacer esa fotografía demoledora. Y no veo la necesidad de hacerlo. Porque yo también la hubiera hecho, aún moviendo el cuerpo como dicen por ahí que hicieron para que quedara más dramática. En cualquier caso ha servido para remover conciencias, entre ellas la mía. 
Y días más tarde nos encontramos con la vergonzosa "hazaña"de una periodista que en la frontera húngara con Serbia,  no duda en poner la zancadilla a un refugiado, que lleva a un niño en brazos, para obtener la imagen que ella quería. Una vergüenza para la profesión y, sobre todo, para la humanidad. ¿Hasta donde somos capaces de llegar? ¿No hay suficiente dramatismo en las miradas perdidas de esa pobre gente exhausta y agotada de tanto huir de su realidad? El comportamiento de esa mujer, ¿es fruto de una sociedad que cada vez demanda más información sin tener límite? ¿qué será lo próximo? En alguna ocasión escuché aquello de que "no dejes que la realidad te estropee una buena noticia". Pensé que era sacado de un guión cinematográfico, pero va a ser que no. ¡Qué pena!

¡FELIZ JUEVES! 
(A pesar de la deshumanización de la humanidad)

4 comentarios:

  1. Hola. lo de la periodista no tiene calificativo... ya la echaron de su puesto de trabajo. Lo más duro es que haya gente de esa calaña que no tengan ni compasión, ni sentimientos hacia los que sufren... es bochornoso...

    ResponderEliminar
  2. Este mismo debate lo mantengo desde hace años con mi padre, periodista de profesión; él defiende que la prioridad es la información, que hay que mostrar para informar. Yo defiendo el derecho a la intimidad del que sufre, y el derecho a morir en intimidad. Hay mucha smaneras de informar.
    Por otro lado encuentro escalofriante que el reflejo de sacar una cámara se anteponga al reflejo de auxilio. ¿Qué te lleva a acercarte a un cuerpito inerte y sacarle una foto en vez de recogerlo del suelo mojado y darle un último abrazo de amor? ¿Qué te lleva a fotografiar el sufrimiento humano en vez de colgarte la cámara al hombro y usar ambas manos para paliarlo? ¿Cómo te sentirías tú si estás desesperad@ y ves cómo te sacan fotos?
    Es tan fácil hacer un mundo mejor, que es realmente difícil.
    Gracias por este espacio de reflexión.

    ResponderEliminar
  3. lo peor no es su acto, sino sus palabras. Ella sabia exactamente lo que hacia

    ResponderEliminar
  4. En primer lugar habria que ver que ha motivado a esa persona a hacer eso. Puedo imaginar perfectamente a sus jefes presionando para conseguir la foto mas impactante y luego despidiendola de cara a la galeria (esto sin saber que ha pasado realmente, por supuesto. Es solo que no puedo imaginar a alguien tan mezquino porque si). Eso por un lado.

    Por otro, si tan mal os parece... Por que retuiteais repetis, escribís sobre esas fotos tan escandalosamente sensacionalistas? Y tan faltas de ética... Yo, aunque había oído hablar de ella no había visto la foto del niño en la playa hasta ahora y, sinceramente, agradecería haberme ahorrado esa imagen que ahora se que no olvidare nunca.
    Por último, aunque prefería no haberla visto, seguro que la imagen del niño ha estremecido a mas de un corazón y habrá ayudado a dar visibilidad a la situación por la que esta pasando esa pobre gente y quizá les haya ayudado en alguna manera.... En fin...
    En resumen que mundo mas triste y complicado es este...
    En situaciones como esta siempre intento acordarme de las reacciones tras el 11s y el 11m la gente haciendo cola para donar sangre.... Me ayuda a no perder la esperanza

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...