martes, 29 de septiembre de 2015

Uno al mes: A correr


Este verano he descubierto a Alma Obregón. Como repostera la conocía hace tiempo, hemos visto muchos de sus programas (a la Princesa le encantan y eso que no le gustan los cupcakes) y desde hace tiempo la sigo en redes sociales. Y ha sido precisamente ahí donde he descubierto a esa Alma valiente y luchadora. El 22 de agosto corrió la "Leadville 100" una carrera de 160 kilómetros a mayor altitud de Estados Unidos y cuando subió el vídeo de la experiencia, me animé con su libro. Desde la terminé la primera página no puede dejar de leer esa historia de superación personal que tan pronto te arranca una sonrisa como unas lagrimillas.
En su primer libro no de recetas (aunque incluye alguna) Alma se desnuda y cuenta desde sus problemas con la báscula y el espejo, que es lo que le llevó a correr, hasta sus amores, sus retos, sus sentimientos, sus lesiones... Nunca mejor dicho es un libro del alma de Alma, salpicado de consejos, recetas y planes de entrenamiento. Un libro que me ha encantado, una historia bonita de superación y, sin duda, una guía para conseguir el reto que te propongas. Muy recomendable.
De verdad de todo corazón, te animo a leerlo. Puedes adquirirlo en la Casa del Libro, por 15.90 € en tapa blanda y por 8.99 € en formato e-book.

lunes, 28 de septiembre de 2015

Como niña con gafas nuevas

Estoy como niña con zapatos nuevos porque he estrenado gafas de ver. Cuando entras en la década de los 40 quien más quien menos se tiene que poner gafas. Y es que por muy estupendos que estemos, los años no pasan en balde. Y yo no iba a ser menos, partiendo de la base que desde hace muchos años las uso. No soy miope pero de siempre he tenido la vista cansada. Poco cansada, pero cansada. Siempre lo he achacado al ordenador porque en verano no las necesito y en mis cuatro meses de maternidad tuve una vista de lince. A pesar de usar las gafas cuando trabajo, siempre se me cansa mucho la vista y después de un día intenso dándole a la tecla, lo que más me apetece es cerrar los ojos para descansar la vista. 

Por eso cuando descubrí que Alain Afflelou había lanzado sus gafas BlueBlock no me lo pensé un minuto y allá que me fui a por ellas. Lo que hace diferentes a estas gafas es que incorporan un tratamiento especial en sus cristales para proteger los ojos del azul de las pantallas, evitando la fatiga ocular. Y desde que las tengo, ¡vaya que lo he notado! Lo bueno es que se pueden adquirir sin graduación o con la graduación de cerca que tú tengas. La verdad es que todo un invento. Yo me las he graduado y estoy muy contenta.
La montura es de pasta y hay 10 colores para elegir, desde los más clásicos como el carey o el negro hasta los más atrevidos para gafas como el azul eléctrico. Mis últimas gafas fueron verdes muy discretas, así que me he decantado por unas blancas, que así me van con todo. 

¡¡FELIZ LUNES!!

domingo, 27 de septiembre de 2015

Post Escoba 2015: semana 39


El lunes empezamos la semana con la nueva campaña de salud visual contra el fracaso escolar. El martes fue día de fiesta porque fue el cumple de la Princesa que os lo conté el miércoles. El jueves reflexionamos sobre lo urgente y lo importante y el viernes despedimos la semana como a mi me gusta, con un bizcocho. 

¡¡¡Y MAÑANA MÁS Y MEJOR!!

viernes, 25 de septiembre de 2015

La Receta: bizcocho de zanahoria express light

Esta semana ha sido fantástica. Ha sido el cumple de la Princesa; me he dado cuenta de lo mucho que me gusta lo que hago; lo que pensé que era una avería gorda del coche se ha quedado en una simple batería... Y ayer pensé, ¿y por qué no lo celebro? Y que mejor manera que haciendo un bizcocho de zanahoria, que tanto me gusta. El que traigo hoy es express y os prometo que no tardé ni 15 minutos en hacerlo. Además, cambié el azúcar de la receta original por sacarina, así que encima es light. Espero que os guste tanto como a mi.

INGREDIENTES
  • 175 grs. de zanahoria
  • 150 gr de azúcar (15 gr. de edulcorante en polvo)
  • 2 huevos 
  • 50 ml de aceite de oliva virgen extra 
  • 1 cucharadita de canela molida 
  • 90 gr de harina 
  • 10 gr de levadura química 
PREPARACIÓN

Yo he usado la Thermomix para hacerlo, pero puede usar cualquier batidora o picadora. En el vaso coloca las zanahorias y el azúcar (o edulcorante) y tritura hasta que quede como una pasta. Incorpora los huevos y el aceite y sigue triturando. Incorpora la harina, la levadura y la canela y mezcla todo. 
Coge un molde apto para microondas, lo engrasas y echas la mezcla que debe de estar muy líquida. Lo cubres con papel film (acuérdate de que el bizcocho sube) y lo metes en el microondas durante 7 minutos a máxima potencia.
Cuando termine, lo destapas, deja que repose durante 5 minutos y lo desmoldas. Ya solo queda adornarlo con azúcar glass, por ejemplo.

¡¡FELIZ VIERNES!!

jueves, 24 de septiembre de 2015

Importante y no urgente


Ayer me volví a encontrar con una frase que siempre que la escucho me hace pensar: "no dejes que lo urgente reste tiempo a lo importante". ¡Qué razón! Cada día vamos corriendo sin zapatillas, intentando llegar pronto a no sé bien donde. Vamos sin mirar a nuestro alrededor no vaya a ser que nos despistemos y no lleguemos. Y toca levantarse, poner en marcha la casa, levantar a los peques, ir al cole, trabajar, trabajar, trabajar y salir corriendo a por los peques, y llegar a casa, y hacer las tareas, y poner lavadoras, y el lavavajillas, y tratar de que se entretengan los peques para tú seguir haciendo, y haciendo. Y llega la hora de la cena, y de acostar a los niños, y de preparar las mochilas... Y así un día, y otro, y otro... Y de pronto te das cuenta de que tu hijo ya no va a la guarde, ya casi está en la ESO y tú casi no te has dado cuenta. Y entonces recuerdas que no te paraste aquel día de primavera en el que el pequeño, de camino al cole, intentó coger una flor para regalártela; y aquella reunión que te impidió ir al festival de Navidad del colegio y encima el proyecto no salió. Y de aquel partido que ganaron a los mayores pero que tu hijo no pudo festejar porque había que irse corriendo... Y no puede ser. Porque ya está bien de ceder por lo urgente y no por lo realmente importante. Yo hoy lo tengo claro: vivir feliz es mi proyecto y no habrá nada ni nadie que me impida conseguirlo. 

¡¡FELIZ JUEVES!!

miércoles, 23 de septiembre de 2015

7 años


Ayer hizo 7 años que parecía que el cielo de Madrid se iba a caer. Era como si anunciara su llegada con fuegos artificiales. Desde entonces han pasado 7 años en los que he sacado lo mejor y lo peor de mi. 7 años en los que no me han faltado risas, abrazos, ternura, felicidad. 7 años en los que he comprobado mi capacidad de dar y, sobre todo, de recibir. 7 años en los que he aprendido a escuchar, a empatizar, a sufrir sin volverme loca y  a amar sin mesura.  7 años en los que, aunque llueva como aquel día, para mi siempre sale el sol. Desde ayer, llevo 7 años tocando la felicidad con la yema de mis dedos. 

¡¡FELIZ MIÉRCOLES!!

lunes, 21 de septiembre de 2015

A ver bien


Qué importante es ver bien. Parece una obviedad, pero yo que siempre he tenido una vista de lince y ahora empiezo a necesitar un gachetobrazo para leer determinadas cosas, lo valoro aún más. No sabéis que rabia me da cuando, por ejemplo, utilizo un producto nuevo de cocina y tengo que irme a la luz o ponerme las gafas de vista cansada (me hago viejuna) para saber si hay que echar el producto antes o después de que hierva el agua. La Fundación Alain Afflelou es consciente de la frustración que puede causar la mala visión en los niños y ha puesto en marcha una nueva Campaña de Salud Visual Contra el Fracaso Escolar. Y con esta ya van 16. El objetivo es la detección precoz de los problemas visuales en la infancia. La campaña ya está en marcha y seguirá activa hasta el 31 de octubre de 2015. Durante ese periodo, en todos los centros de España y Andorra revisarán la vista gratuitamente a todos los niños cuya edad esté comprendida entre los 5 y 7 años. Si en el transcurso de la revisión se les detecta algún problema visual se les regala un par de gafas graduadas adaptado a su vista (gafa completa: montura + cristales orgánicos monofocales blancos, sin tratamiento). Igualmente, se hace entrega a los padres de un carné de salud visual para el seguimiento y debido cumplimiento de las revisiones marcadas. Los únicos requisitos para poder participar en esta campaña son: pedir cita en la óptica y presentar el DNI del niño, libro de familia o cualquier otro documento acreditativo de la edad del niño. 
Más facilidades imposible. En este enlace puedes buscar tu óptica más cercana, Pero si lo prefieres, puedes ponerte en contacto con la fundaciónn a través de su correo electrónico (fundacion@afflelou.es) o en el teléfono de atención de la Fundación: 900 81 11 70.

¡¡FELIZ LUNES!!

domingo, 20 de septiembre de 2015

Post Escoba 2015: semana 38

Empezamos la semana hablando de un sin sentido. El martes os recomendé una crema antiestrías. El miércoles fue el turno de un remedio para que nos se caigan los botones del uniforme el cole. El jueves tocó una crema de manos y terminamos la semana con unas ricas filloas para mitigar la morriña. 

¡¡¡Y MAÑANA MÁS Y MEJOR!!

viernes, 18 de septiembre de 2015

La Receta: Filloas



Este verano la Princesa ha descubierto en Galicia las filloas. Y es curioso, no le gustan los crepes pero si las filloas. Le pasaba lo mismo con las judías verdes, que no le gustaban, pero las green beans si.
Desde que regresamos de vacaciones y supo que podíamos hacerlas en casa, no paró de pedírmelas hasta que el domingo pasado sucumbí y allá que nos pusimos.
Sé que hay miles de recetas en la red pero tampoco quise complicarme mucho y opté por una de Pequerecetas. No sé si son las auténticas, aunque distan mucho de las que comimos este verano que estaban para llorar. Pero a la Princesa le convencieron y, lo que es más importante, pasamos un rato estupendo las dos juntas preparando el desayuno.
Aquí va la receta:

INGREDIENTES
  • 500 ml de leche 
  • 3 huevos 
  • 200 gr de harina 
  • 1 cucharada de azúcar 
  • Una pizca de sal
  • Mantequilla
PREPARACIÓN
Para empezar os diré que las hicimos en la Thermomix, pero se pueden hacer con cualquier batidora. Comenzamos incorporando todos los ingredientes, menos la mantequilla, en el vaso y mezclamos bien hasta que se quedaron todos los ingredientes mezclados. Después, aprovechamos para ducharnos mientras se enfriaba la masa en la nevera. Pasada una media hora, aproximadamente, preparamos las filloas. Nos hicimos con la sartén más antiadherente que tengo, la untamos con un poquito de mantequilla y vertimos un cucharón de la masa, moviendo la sartén en círculos para que quedara bien extendida la masa. Cuando vimos que ya estaba hecha por un lado, la di la vuelta con los dedos y la dejamos que se hiciera por el otro lado. Y así una tras otra. La decoración fue cosa de la Princesa. Se empeñó en comerlas con chocolate y virutas de colores. Poco ortodoxo, pero espero que la sepan perdonala los gallegos. 

¡¡¡FELIZ VIERNES!!

jueves, 17 de septiembre de 2015

Flor de cerezo para las manos

La flor del cerezo japonés va a ser tendencia para crema de manos. No es que lo diga yo, pero lo presiento. Cuando una marca como L'occitane saca una crema de manos de flor de cerezo y le sigue The Body Shop y también Equivalenza, entre otros, os digo yo que algo se está cociendo. Y ya la última pista de todas me la ha dado Mercadona. No es que sea un referente en alta cosmética, pero en productos low cost si lo es. Y sino, que le digan cuanta crema anticelulítica efecto frío ha vendido a la lo largo de su existencia o crema de aceite de oliva. A mi, esta última, me la llegó hasta recomendar el pediatra de la Princesa. 
Por lo que cuentan, el extracto de flor de cerezo ha sido utilizado de siempre en la medicina tradicional asiática, por sus propiedades emolientes y reparadoras, por la alta concentración de flavonoides y taninos que tiene.
¿Y por qué os cuento todo ésto? Porque ayer el Santo vino de la compra con la nueva crema de manos "herbologist" Flor de Japón con almendra y vainilla de Mercadona,  y me ha encantado. Su envase, en forma y color, se parece misteriosamente al de
L´occitane que os comentaba, aunque no sé si en el precio también se parecen. La de Mercadona cuesta 1€ . Me ha gustado de ella su olor, que se absorbe muy bien y, por supuesto, el resultado. La verdad es que ha sido un gran acierto esta compra.

¡¡¡FELIZ JUEVES!!!

miércoles, 16 de septiembre de 2015

Los remedios de la abuela: botones en su sitio

Yo no sé que narices hace la Princesa con los botones del babi del cole, pero hasta hace bien poco no había semana que no tuviera que reponer algún botón. Si que es cierto que los botones de algunas prendas recién estrenadas se caen como fruta madura porque están fatal cosidos. Pero aún repasándolos, que no es el caso, se caen. Así que a grandes males, grandes remedios. Solo he necesitado un esmalte de uñas transparente y "pintar" el hilo del botón. Así se han quedado bien sujetos y, de momento, no se han caído. Soy consciente de que es una solución bastante chapuza y que en una camisa de vestir no lo haría. Pero no sabéis lo bien que queda en la ropa del cole.

¡¡FELIZ MIÉRCOLES!! 

martes, 15 de septiembre de 2015

Estrías: tarde, tarde...


Es muy probable que tal día como hoy hace un año pesara al menos 15 kilos más. Y no es que estuviera embarazada. Simplemente era obesa. El estrés laboral, circunstancias personales adversas, simplemente la vorágine del día a día me hacían comer como si no hubiera un mañana. Y cada día engordaba un poquito más hasta que un día dije basta y comenzó mi transformación de lo que yo he llamado de la 46 a la 38 y os he ido contando fase a fase hasta llegar a mi objetivo. El cambio ha sido notable, tanto por dentro como por fuera. Más seguridad en mi misma, más alegría, más ganas de arreglarme han sido algunas de las variaciones internas. En cuanto a las externas: menos volumen, mejor tipo, mejor movilidad,  nuevas tallas y colgajos y estrias, sobre todo en la parte de los brazos. Todo no iba a ser bonito. Por eso cuando desde Madresfera nos animaron a probar la crema Velastisa Antiestrías Potenciador de elasticidad no me lo pensé un momento. 
Las estrías aparecen debido a alteraciones rápidas de volumen y peso. Y en mi caso, que me quité 22 kilos en 6 meses, era más que probable que aparecieran, como así fue, aunque suelen asociarse al embarazo -la desarrollan entre el 60 y el 90% de las embarazadas.
Para prevenir su aparición debemos aportar a la piel flexibilidad y resistencia y ese es el objetivo de Velastisa Antiestrías. 
Es un producto que ha sido probado por más de 500 embarazadas y se ha demostrado que su uso, como mínimo hasta la semana 20 de embarazo, reduce en un 65% el agravamiento de las estrías. Utilizado durante todo el embarazo, revierte e una menor incidencia de estrías y mejora la calidad de la piel. En mi caso, llegó tarde. Mis kilos de más llegaron a mi cuerpo rápidamente sin más cuidado de la piel que una crema hidratante cuando me acordaba, Pero ahora ya lo sé. La hidratación de la piel es fundamental tanto cuando se está engordando como cuando se está adelgazando para luego no acordarme de Santa Bárbara cuando truene.
Yo, de momento, aunque no pienso ni engordar ni adelgazar más, he hecho de Velastisa Antiestrías Potenciador de elasticidad una de mis cremas de cabecera. Me encanta su perfume, su textura y su rápida absorción. Y, aunque para mis estrías ya es tarde, si que me proporciona una elasticidad en la piel que me agrada mucho. Esta es mi calificación:

  •  Formato: 8
  •  Aroma: 8
  •  Textura: 9
  •  Absorción: 9
  •  Eficacia: 8  
Así que amigas embarazadas y amigos que estáis engordando o adelgazado. Avisados estáis. Luego no quiero lloros. 

¡¡¡FELIZ MARTES!!

lunes, 14 de septiembre de 2015

El rábano por las hojas


Estamos locos. No cabe duda. Cuando nos da por algo, somos extremistas hasta el límite. ¡Qué idiotez! ¿No se ha cuestionado la celebración de la Carrera de la Mujer de A Coruña porque las participantes visten de rosa y se les regala una revista del corazón y productos cosméticos? Por lo visto la concejalía de Igualdade del gobierno de la Marea Atlántica (el nombre también se las trae) ha puesto numerosos "peros" a la organización por el color de la camiseta y por los regalos del welcome pack. Según ellos, son símbolos machistas y tópicos que no ofrecen una visión de la mujer como la que propugna el consistorio. Joder Jope, no puedo decir otra cosa. El carácter solidario de la prueba y la aportación económica que destina la organización a la Asociación Española de Lucha Contra el Cáncer parece que queda en un segundo plano. 
Llevo varias ediciones participando en la edición de Madrid y estoy segura de que si la titular de la concejalía,  Rocío Fraga, se animara a calzarse unas zapatillas y por unas horas cambiara la Marea Atlántica por la Marea Rosa, le importaba un pito el color de la camiseta, la revista del corazón y los cosméticos. Ese subidón de ver a tantas mujeres empatizando y apoyando a otras mujeres enfermas de cáncer de mama, sabiendo que cada paso que das es por esa prima, esa amiga, esa hermana enferma. Ver como mujeres que han superado la enfermedad entran exultantes con su camiseta rosa... De verdad, ¡cuánta tontería! A mi como si la camiseta es negra, me dan una revista de coches y me regalan un kit de herramientas. 
De momento, la cita se celebrará sin que el Ayuntamiento ponga un céntimo (solo apoyo logístico), sin que figure su logotipo en sus vallas, y sin que haya responsables municipales durante la entrega de premios al finalizar la carrera. ¡Ah! y no está claro si el próximo año volverá a la ciudad. Lo que os digo, un ejemplo más de coger el rábano por las hojas.  
Esta claro que así nos luce el pelo. No tendrán otras cosas en las que ocuparse como para discutir por el color de una camiseta. Pues a las 6.000 participantes inscritas a la prueba poco le importa el tema. 
Espero que la tontería no se propague y el próximo año pueda volver a vestir mi camiseta rosa, color que desde 1990 se asocia en todo el mundo contra la lucha de la enfermedad.

¡¡¡FELIZ LUNES!!
(Más rosa que nunca)

jueves, 10 de septiembre de 2015

¿Dónde está el límite?


En el año 1997,  un 31 de agosto, en el puente del Alma en París, perdían la vida Diana Spencer (Lady Di) y su entonces pareja Dodi Al-Fayed en un aparatoso accidente de coche ocurrido mientras huían de los paparazzi. Ríos de tinta corrieron entonces sobre la actuación de la prensa llegando, incluso, a acusarles de su muerte. Y se criticó la sangre fría de los periodistas presentes que, aún viendo el alcance del siniestro, tomaron la fotografía del coche (que por cierto podría ser el de Lady Di en París o el de Perico el de los Palotes en la M-30 de Madrid). Yo, por aquel entonces, era una periodista recién sacada del horno y no lo vi tan escandaloso.  Yo también hubiera hecho esa foto. Otra cosa era el acoso mediático al que estaban sometidos (y aún lo están) determinados personajes públicos. Pero ese era, y es, otro discurso.
Pasaron los años, 18 para ser exactos, y este pasado 2 de septiembre nos despertábamos con la impactante imagen de un niño sirio, Aylan, muerto en la orilla de la playa. La autora de la foto es Nilüfer Demir, una fotógrafa reportera de 29 años que lleva 12 cubriendo noticias para la agencia turca Dogan. Lo poco que he leído de ella me ha transmitido una sensación de querer justificar en todo momento su impulso de hacer esa fotografía demoledora. Y no veo la necesidad de hacerlo. Porque yo también la hubiera hecho, aún moviendo el cuerpo como dicen por ahí que hicieron para que quedara más dramática. En cualquier caso ha servido para remover conciencias, entre ellas la mía. 
Y días más tarde nos encontramos con la vergonzosa "hazaña"de una periodista que en la frontera húngara con Serbia,  no duda en poner la zancadilla a un refugiado, que lleva a un niño en brazos, para obtener la imagen que ella quería. Una vergüenza para la profesión y, sobre todo, para la humanidad. ¿Hasta donde somos capaces de llegar? ¿No hay suficiente dramatismo en las miradas perdidas de esa pobre gente exhausta y agotada de tanto huir de su realidad? El comportamiento de esa mujer, ¿es fruto de una sociedad que cada vez demanda más información sin tener límite? ¿qué será lo próximo? En alguna ocasión escuché aquello de que "no dejes que la realidad te estropee una buena noticia". Pensé que era sacado de un guión cinematográfico, pero va a ser que no. ¡Qué pena!

¡FELIZ JUEVES! 
(A pesar de la deshumanización de la humanidad)

miércoles, 9 de septiembre de 2015

Adiós a los piojos

No llevamos ni dos días de colegio y ya he escuchado la palabra piojos en varias ocasiones y en diferentes entornos. Siempre me ha parecido de argumento de peli mala eso de que las plagas las provocan los propios laboratorios para vender más productos. Pero ahora, como se ve de todo, no sé si empezar a creerlo.
Por suerte, la Princesa nunca ha tenido piojos y menos mal, porque me imagino que buscar liendres en un pelo rubio no debe ser tarea fácil. Puede que el hecho de que una vez a la semana le eche unas gotitas de esencia de árbol de te en el champú tenga algo que ver con la ausencia de los bichos.
En cualquier caso, no está de más estar al día de lo que se cuece en la lucha contra estos bichos. Y lo que está causando furor entre mis allegados es el peine eléctrico.
Su funcionamiento es bien sencillo. Se trata de una lendrera que según va pasando por el cabello realiza rápidas descargas imperceptibles e inofensivas para el ser humano pero que matan a los piojos y liedres al entran las puas en contacto con ellos. No tiene efectos secundarios y no emplea productos químicos. Así que adiós a los piojos y a castigar el pelo con productos agresivos y malolientes.
Y en cuanto al precio, tampoco es tan caro. Lo puedes encontrar nuevo en eBay en torno a los 30 €.

¡¡FELIZ MIÉRCOLES!!

martes, 8 de septiembre de 2015

El pendiente

Ayer la Princesa perdió un pendiente. Creo que hace el número cinco de los pendientes perdidos. Y como la Princesa es muy Princesa, solo puede usar los de oro. Y como es Princesa low cost, su joyero es limitado y ya había terminado con su arsenal de joyas y el que perdió era mío. No lo tenía mucho cariño, pero me gustaba. 
Lo eché en falta cuando salió del baño. Lo pudo perder en el cole (aunque ella asegura que lo llevaba a la salida); en dos o tres sitios en los que estuvimos haciendo recados, en el parque, en la bañera... No importa, ya no está. Y para sorpresa de la Princesa, a pesar de ser el quinto, no me enfadé como en las veces anteriores. Y ¿por qué? ¿Por qué en la pérdida de los otros me puse como una energúmena y en esa ocasión no? Porque solo es un pendiente. De oro y con una perlita, pero sigue siendo un pendiente. Un pendiente como los anteriores. Pero este es un pendiente perdido después de conocer que unos niños del cole han perdido a su padre. Un pendiente perdido después de saber que unos amigos no lo están pasando bien. Un pendiente perdido después de que miles de personas hayan perdido su hogar. Un pendiente perdido después de ver a un niño perdido en la orilla del mar. Así que este pendiente, el quinto, es un pendiente perdido sin más. Y espero que este pendiente perdido me recuerde no perder la razón ante absurdas pérdidas, como la del pendiente, que simplemente son eso: una pérdida más. 

¡¡FELIZ MARTES!!

lunes, 7 de septiembre de 2015

Un año más...


Y ya van cinco. Hoy la Princesa empieza el que será su sexto año en el colegio: uno en guardería, tres en infantil y uno en primaria. Poco a poco se hace mayor y las paredes beiges y naranjas del cole están siendo testigo de ello. Hoy las risas que inundaban el patio hace tan solo tres meses se tiñen de lágrimas y alegrías por partes iguales. Las primeras de los más pequeños (y sus padres) que empiezan una nueva etapa en su vida. Entran en un lugar extraño que nunca han visto, con adultos extraños y otros niños que lloran como ellos o incluso más. Alegrías del resto que se reencuentran con sus compañeros, sus amigos, sus profesores y con su querido colegio que, en definitiva, es su segundo hogar  porque allí pasarán más tiempo casi que en su propia casa.
¡Qué sentimientos más encontrados! Los padres veteranos contentos de que, por fin, empiecen las clases y los novatos con el corazón en un puño, culpables de "abandonar" a sus pequeños. 
La vida sigue y la rutina empieza. Feliz curso a todos. 

¡¡FELIZ LUNES!!

domingo, 6 de septiembre de 2015

Post Escoba 2015: Semana 36

¡Y volví! El lunes fue el turno de #UnoAlMes con el libro de Isabel Fuentes. El martes tocó reivindicar las racionalización de los horarios; el miércoles hablamos de eso; el jueves... casi mejor no hablar y el viernes despedimos la semana con frutas y verduras de temporada. 

¡¡Y MAÑANA MÁS Y MEJOR!!

viernes, 4 de septiembre de 2015

Frutas y verduras de temporada

Una de las peores cosas de pasar las vacaciones en Galicia es que, cuando vuelvo a Madrid, toda la fruta y sobre todo la verdura, me sabe a plástico. Al igual que dicen que el mejor puerto de mar estaá en Madrid (cosa en la que discrepo a no ser que seas rico) con el tema de las frutas y verduras pinchamos. En estos días ha tocado llenar la nevera (porque daba más pena que frío) y a la hora de escoger la verdura me las he visto y me las he deseado. Ahí me tenías plantada frente a los tomates viendo cual me parecía menos plasticoso. Y oye, ninguno. 
Así que para paliar un poco el shock voy a tratar de comprar fruta y verdura de temporada en la frutería de la esquina mientras me busco una cooperativa o empresa de esas que cultivan como antes y, aunque me salga algo más caro, por lo menos sabrá a algo. 
Así que en este mes de septiembre en cuanto a verduras nos toca comer:
  • Acelgas
  • Berenjenas
  • Calabazas
  • Calabacín
  • Judía verde
  • Lechuga
  • Pepino
  • Pimiento verde
  • Pimiento rojo
  • Puerro
  • Remolacha
  • Tomate
  • Zanahoria
  • Aguacate


En cuanto a las frutas se va notando que el verano se acaba. Pero todavía quedan ricas: 

  • Ciruela
  • Higo
  • Kiwi
  • Limón
  • Manzana
  • Melocotón
  • Melón 
  • Naranja
  • Pera amarilla
  • Piña
  • Plátano
  • Pomelo
  • Uvas
¡FELIZ VIERNES!

jueves, 3 de septiembre de 2015

Un animal salvaje llamado hombre


Hablamos de animales salvajes al referirnos a los leones, los tigres, las gacelas... Y observamos atónitos las estampidas de los ñus, emigrando buscando la lluvia, aunque deban cruzar zonas hostiles llenas de depredadores siempre al acecho. Y cuando uno se despista es presa de leopardos o hienas. ¿Quién no ha visto alguna vez ese documental? Lo vemos como algo salvaje, lejos de nuestro entorno civilizado. Sin embargo está más cerca de lo que nosotros creemos. El mundo salvaje está aquí. 
En el Bronx de Nueva York pude sentir un miedo irracional ante una mirada de un chaval de no más de 18 años. Yo iba en el autobús y él miraba desafiante desde la calle. Creo que no he vuelto a sentir esa sensación así ante nadie ni ante nada. Ese miedo atroz de que me pudiera pasar algo. Pero lo curioso del tema, y que entonces me hizo reflexionar, es que esa mirada no procedía de un animal salvaje o un ser irracional. Procedía de un ser humano, como yo o como el señor que iba delante en el autobús, que también miraba con recelo a ese ser que teníamos debajo. Esa persona, en un momento de su vida, había sido un inocente niño y, seguramente, de haberle visto entonces me habría provocado ternura y no miedo. Pero es probable que el entorno en el que vivió y muchas circunstancias hostiles le hicieran convertirse en una persona peligrosa. Como peligrosos son los delincuentes de Venezuela, los maridos locos de celos que no dudan en pegar a su mujer, los padres psicóticos y vengativos que matan a sus hijos con una sierra eléctrica o el chaval que mata a un chico de su pueblo por la razón que sea. Peligrosos son los hombres que entran en guerra con sus vecinos por poder y que provocan estampidas, como la de los ñus en el Serengeti, pero de hombres y mujeres que, como los animales, tratan de que sus crías no se queden atrás para no ser devorados. Peligrosos son los hombres que miran hacia otro lado para no ver la barbarie y para que no les quiten su pasto. 
Si amigos, vivimos en un mundo salvaje en el que el peor enemigo del hombre es el hombre. No sé lo que podemos hacer pero hagamos algo. Pese a todo...

FELIZ JUEVES

miércoles, 2 de septiembre de 2015

Hablemos de eso

Creo que ya he expuesto en más de una ocasión mi incertidumbre si hablar o no de sexo con la Princesa y, en caso de animarnos,  a qué edad. La verdad es que en mi casa nunca nos sentaron para hablar del tema y que yo recuerde tampoco pregunté. Me imagino que eran otros tiempos, una época en la que no se trataba el asunto tan explícitamente. Si que recuerdo un anuncio de Pedro Ruiz que entraba en una farmacia y sin ningún pudor pedía una caja de profilácticos, que a mi me sonaba a profiteroles. Pero eso fue en el año 85 y yo por aquel entonces ya tenía 13 años y seguro que en el cole, por lo menos, habíamos estudiado la reproducción. Luego ya llegó la sexologa Elena Ochoa, con "Hablemos de sexo", un programa de televisión, dirigido por Narciso Ibáñez Serrador, en el, obviamente, se hablaba de sexo. Pero entonces yo ya tenía 18 años y sabía todo lo que tenía que saber. 
El caso es que ahora la madre soy yo y la curiosa es mi hija. ¿Y qué hacemos? Y me planteo esto porque ayer mismo estábamos comiendo con la tele puesta (mal hecho). Y como las noticias son abrumadoras y ya las vemos por la noche, decidimos poner algo que nos gustase a todos. Así que tocó Canal Cocina. Y en unos de sus cortes publicitarios anunciaron los nuevos lubricantes de sabores de Durex. Y como la Princesa va para publicista y/o publicitaria, porque le gustan a rabiar los anuncios, allá que puso la oreja. Pese a intentar distraerla, porque lo que menos nos apetecía a las 3 de la tarde de un martes regreso de vacaciones era hablar de sexo, ella se quedó con algo de información. Y entonces se mascó la tensión. Fueron segundos en el que el ambiente se enrareció y con más miedo que vergüenza el Santo y yo esperábamos el disparo en forma de pregunta comprometida de una niña de casi 7 años. Recuerdo el momento y me traslada a las escenas de pelis malas de acción donde se ralentiza la imagen para darle más dramatismo. Y veo a la Princesa girándose lentamente con los ojos de sorpresa y disparando:
- ¿Eso se come? (hay que leerlo enfatizando mucho la interrogación para calcular el grado de estupefacción de la Princesa)
Y entonces se oyeron los grillos en casa: cri, cri, cri...  No hubo respuesta, ni por el Santo ni por mi parte. Si hace dos días me preguntaba sobre el sabor de la semilla de papá que me comí para que naciera ella, ¿cómo nos íbamos a poner a explicarle que existen lubricantes que te hacen disfruta del sabor y aroma a fresas todo el año, y que es perfecto para disfrutar de una experiencia sexual más deliciosa (o eso dice la campaña)?
Pues eso, que no creo que sea el momento de hablar de sexo con ella. Lo mismo somos nosotros los que no estamos preparados. Bueno, ni ahora ni creo que nunca. ¿Nos sentaremos algún día? Pues nuevamente traigo a mi querida Escarlata O´Hara y os digo que ya lo lo pensaré mañana. Después de todo, mañana será otro día.

¡¡FELIZ MIÉRCOLES!!

martes, 1 de septiembre de 2015

El sushi y la racionalización de horarios

Ayer recibí el catálogo de Ikea. Por cierto, ¡qué bueno el anuncio! Tal y como os adelanté, la tendencia de Ikea para los próximos años va a girar en torno a "nada como el hogar para amueblarnos la cabeza. Y alrededor de la mesa más". Con este motivo, Ikea ha realizado la segunda edición del estudio “La vida en el hogar”, que identifica hábitos de comportamiento y consumo en los hogares de todo el mundo y que este año está centrado en el universo de la comida. A través de 8.000 encuestas en 8 ciudades de todo el mundo, Ikea ha querido saber cómo influye éste mundo en el día a día de las personas. España participa por primera vez en el estudio con la inclusión de Madrid en la encuesta, que también recoge datos de las ciudades de Estocolmo, Nueva York, Londres, Bombai, París, Berlín, Moscú y Shanghái, y desprende datos sumamente interesantes que me han hecho reflexionar. 
No es nada sorprendente el dato que al 78% de los españoles nos gusta comer, aunque si me ha llamado la atención que al 69% nos gusta probar nuevos tipos de comida. Y no lo digo por mi, que no le hago ascos a nada nuevo, pero me cuesta ver a los abuelos sin zapatillas saliendo de sus sabores tradicionales. Eso va a ser que los curiosos somos mayoría. 
Además, a un 60% le gusta cocinar y, aunque el 34% lo ve como una rutina, el 32% reconoce que es algo placentero y el 30% cree que es una actividad relajante. Quienes no cocinan, afirman no hacerlo por falta de tiempo (46%), porque es una tarea asignada a otra persona en el hogar (19%), por falta de aptitudes (15%), por falta de espacio (9%) o por desorden en la cocina (7%). De hecho, un 28% afirma sentir vergüenza de su cocina si alguien la ve, principalmente por ser pequeña y estar sobrecargada o desordenada. Yo no es que me avergüence de la mía, pero fea y pequeña es un rato. Pero oye, es la que venía de serie con la casa y no estábamos (y no estamos) como para tirarla y ponerla nueva, pero todo se andará. 
Por otro lado, nos gusta comer en compañía; de hecho, un 52% así lo afirma y un 34% desearía comer con mayor frecuencia con las personas con las que vive en casa. En este mismo sentido, el 30% de quienes viven solos reconoce que le gustaría comer con otras personas más a menudo. 


Y ahí es donde quería llegar yo. De entre quienes no comen juntos y les gustaría, 2 de cada 3 indican que la diferencia de horarios es la principal barrera que les impide hacerlo. Llevamos unos años reivindicando la conciliación, sobre todo para las mujeres. Pero, con todo mi cariño y mi respeto a la labor de todas esas personas que han alzado la voz y a las que reconozco su esfuerzo encomiable, creo que el concepto está equivocado. ¿Por qué hablamos de conciliación cuando deberíamos hablar de racionalización de horarios? En España nos hemos vuelto locos. Esas jornadas maratonianas de 9 de la mañana a 9 de la noche por sistema; esas reuniones absurdas a la hora del almuerzo que se prolongan con café y sobremesa; esas manías de tener que fichar para ver que todo el mundo cumple su horario, aunque no hagan ni el huevo, no nos hacen mejores profesionales. Si nos dejaran distribuir nuestro tiempo para poder comer en casa o comer rápido para salir antes, ¿no seríamos más felices? Y un trabajador feliz, ¿no es más productivo?
Me imagino que es cuestión de costumbres, como el de comer nuevos tipos de cocina. Con el tiempo, espero, que el tema de los horarios racionales sea como el sushi: antes algo extraño pero poco a poco cotidiano. Y ya que para nuestra generación es complicado invitar a nuestros padres a un restaurante de cocina fusión japonesa y peruana entre semana, por lo menos que sea nuestros hijos lo que lo puedan hacer. Seguiremos luchando por ello. 

¡¡FELIZ MARTES!!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...