lunes, 31 de agosto de 2015

Uno al mes: Un gen fuera de la ley

In extremis, pero vuelvo a cumplir con el reto de uno al mes. A decir verdad, me lo he leído en menos de una semana. Es lo que tiene no tener muy claro qué leer. Primero me decanté por "Suite Francesa" de Irène Némirovsky, con cierta cautela porque a mi madre le encantó y en gustos literarios no solemos coincidir. Encima Mamá Gnomo no me animó mucho al reconocerme que no le hizo mucha gracia por lo lento que es. El caso es que no sé si consciente o inconscientemente me fui de vacaciones y me olvidé el libro en casa. Así que cogí otro, cortito, para que me diera tiempo a leerlo sin agobios: "La lluvia amarilla" de Julio Llamazares. No llevaba leídas ni 10 páginas cuando Mi Otro Yo me dijo que era muy duro. Y como para durezas ya están las de mis pies, no dude en aparcarlo y no cumplir con el reto este mes. Pero la Abuela sin Zapatillas me salvó al terminarse "Un gen fuera de la ley" de Isabel Fuentes. No es que en casa haya pocos libros, es que estábamos de vacaciones en una casa alquilada con poca literatura en sus estanterías (algún libro de chistes y poco más). Con esta elección volvía a enfrentarme a uno de mis miedos. Conozco a la autora y miedo me daba escuchar su voz en off según iba leyendo. Pero en ningún momento me pasó y me enganché desde la primera página.
"Un gen fuera de la ley" es una novela policíaca en la que la genética, la mafia y el amor son los protagonistas. Escrita en tono de humor, con mucha frescura e ironía, y con la oxitocina como base, la novela pone encima de la mesa el dilema entre la legalidad y la moralidad de nuestras acciones. También denuncia las dificultades que muchos investigadores tienen en España para llevar a cabo su trabajo. Sin duda, y por desgracia, dos temas de máxima actualidad.
Celia Fernández es una bióloga decidida a proseguir sus trabajos de investigación en genética contra viento y marea, y para ello no duda en ponerse en situaciones comprometidas e incluso peligrosas, con frecuencia absurdas y a menudo hilarantes.
"Un gen fuera de la ley", es la primera novela de Isabel Fuentes, licenciada en biología y doctora en museología de ciencias naturales y humanas. Actualmente es la directora de Caixa Forum Madrid y madre de un precioso niño de 2 años.
Es la lectura perfecta para el verano (aún queda) o para el que quiera pasar un buen rato. Si te apetece leerlo, puedes adquirirlo en la Casa del Libro por 19.90 € en tapa blanda.

¡¡FELIZ LUNES!!

miércoles, 26 de agosto de 2015

En busca del tesoro

Los que tenemos la suerte de pasar las vacaciones en el paraíso  (léase Galicia) sabemos que con el tiempo nos la jugamos.  Tan pronto puedes tener un día de playa de morirse,  Como al día siguiente amanecer lloviendo como si no hubiera un mañana.  Así que es bueno siempre tener planes alternativos a la playa.  Y este año hemos descubierto el Geocaching para esos días en los que hacer excursiones o salir a pasear son las únicas alternativas al plan de quedarse en casa con pelis o juegos de mesa.
¿Y qué es eso? Es una divertidísima app que te ayuda a encontrar tesoros (cachés)  que otras personas han escondido.  Es tan sencillo como descargarse la aplicación,  darse de alta y ver si a tu alrededor hay algún caché escondido.  La misma aplicación te va guiando mediante un mapa y cuando quedan menos de 9 m puedes orientarte mediante las coordenadas y la brújula que te proporciona la app.  Nuestra primera búsqueda fue en la playa y nos dimos por vencidos por estar escondido en una zona rocosa con peligro de caernos.  Sin embargo el segundo que buscamos fue cerca de casa,  aprovechando que la lluvia nos dio un tregua.  Y ese si lo encontramos, firmamos en la hoja de registro y aprovechamos a seguir paseando por estos montes maravillosos. ¡Es como jugar a Pekín express! Además, así los niños estuvieron caminando un bien rato sin protestar, cosa que no está en su lista de cosas apetecibles.
¿Os animáis? Seguro que a vuestro alrededor hay caches esperando a ser descubiertos. ¡Anímate a probarlo!

¡Feliz miércoles!

viernes, 21 de agosto de 2015

Los remedios de la abuela: el pegar se va a acabar

Una de las cosas buenas (entre miles de ellas) de pasar las vacaciones con la Abuela sin Zapatillas es que siempre aprendes algún truco nuevo. En esta ocasión viene relacionado con la cocina, donde mi madre es una gran experta. Hay cacerolas, sobre todo la olla rápida, que tienen la negra. Por mucho cuidado que pongas, siempre se agarra la comida. De ahí mi truco de hace algún tiempo. Pues bien, el pegar se va a acabar. Simplemente frotando un buen puñado de sal en el fondo de la olla antes del último aclarado, hace que los alimentos no se peguen. Tan sencillo como efectivo, ¡pruébalo!

 ¡FELIZ VIERNES!

jueves, 20 de agosto de 2015

Perlas principescas: la depuradora

Vuelvo después de más de una semana de silencio. Y es que este verano está siendo, sin duda, el más intenso de mis últimos años. Desde que os dejé, hemos estado en Disney, en el Lugar (de celebraciones varias) y desde el lunes estamos en Galicia. Aquí estoy de madre de familia numerosa, ayudada, eso si por el Doctor Anónimo, el Santo y la Abuela sin zapatillas. Falta Mi Otro Yo que se ha quedado curando a los cuatro sin vacaciones que están en Madrid. Pero bueno, el viernes ya está aquí. Y aunque somos 4 adultos para 3 niños, no paro. Eso, unido al estado vegetativo de mi neurona tras el viaje a Disney, ha provocado un parón en el blog que no me gusta y espero que no se repita. Sobre Disney estoy preparando dos post, prometo que ni uno más, aunque podrían ser innumerables. Pero ya se sabe que lo poco gusta y lo mucho cansa. Pero eso será en unos días. 
Ahora os cuento mi faceta de madre de familia numerosa, ¡¡un altar pondría a la madres de más de dos!!! ¡¡Qué agotamiento!! Mis vástagos ahora tienen 10, 8 y casi 7 años. Adorables si obviamos los celos, la preadolescencia de la mayor, el "para" constante del mediano cuando las otras dos hacen algo que no es de su agrado, las riñas, los gritos en la piscina, las chanclas tiradas en cualquier lado... Exageraciones a parte (o no) estoy disfrutando mucho de estos días. Sus risas, sus inventos, sus canciones, sus ocurrencias... Ayer estaban los pequeños en la piscina dilucidando si los Playmobil flotan o no. Era fácil salir de dudas. Se tiraban a la piscina y se comprobaba. Pero la Princesa tenía miedo que se los comiese la incubadora, ¿incubadora? Incubadora no. Para el Princeso la incineradora ¿incineradora? ¿No será depuradora? ¡¡Eso, depuradora!!!

¡¡FELIZ JUEVES!!!

martes, 11 de agosto de 2015

Organizando maletas

Me siento una persona afortunada al poder decir que mis pies han pisado el suelo de tres continentes: Europa, África y América. En España he visitado todas las comunidades autónomas (que no provincias) menos las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Me gusta viajar y he viajado. Pero hoy emprendo uno de los viajes más soñados desde hace 23 años. Y lo voy a hacer como siempre quise hacerlo: con mi familia. Hoy la Familia sin Zapatillas está rumbo a Disneyland Paris. Muchos años pensando que ese sería el año y por fin ha llegado. Desde que tomamos la decisión de ir, he tratado de no ver demasiada información para que la espera no se hiciera interminable. Pero desde hace dos días no hago más que leer opiniones de la gente, el tiempo, los horarios de los espectáculos... ¡Qué ilusión!


Van a ser cuatro días intensos en los que pienso estar con los cinco sentidos a pleno rendimiento para empaparme de la magia Disney. Sé que es todo marketing y una fábrica de hacer dinero. Pero amigos, no nos engañemos, hemos nacido, crecido y educado en esta sociedad y no seré yo quien la cambie, sino quien la disfrute. 
Y  para estos cuatro días,  tres noches, no me he vuelto loca con el equipaje. Vamos a pasarlo bien y no a lucir palmito. Así que, siguiendo los pasos del espíritu práctico en los viajes de Mi Otro YO (que por supuesto también viene con su familia) hemos llevado dos maletas de cabina para los tres y así nos hemos evitado facturar. 
Ha sido una maleta difícil de hacer porque no ha habido lugar para los "por si acaso". Pero el Santo como me conoce, y encima últimamente se me olvida todo, me tenía preparado un organizador de maletas de Mr Wonderful que me ha encantado y me ha sido de mucha utilidad. Espero no llegar al hotel y decir aquello de ¡lo que se me ha olvidado! Si te vas de viaje y quieres tener el tuyo puedes descargártelo aquí.
Espero tomar muy buena nota de todo y a la vuelta contaros todo lo vivido en estos días. 

¡¡¡FELIZ MARTES!!
(El mío, os aseguro, que muy feliz)


lunes, 10 de agosto de 2015

Por una maternidad respetada

Hace un par de semanas vi por casualidad esta foto en el perfil de Instagram de Pastora Soler. Y cuando la vi pensé "pobre la que le ha caído".  Y, efectivamente, a día de hoy, ya son más de 200 personas las que le han aconsejado, recriminado, sugerido, aplaudido, recomendado, instado, comentado algo relativo al sueño de su próximo retoño. Sinceramente, creo que ésto se nos está yendo de las manos. Y es que los consejos son como el culo (si me permitís la expresión aunque sea muy burda). Todos tenemos uno. Y, de verdad, todos son válidos. Nadie tiene el verdadero manual de instrucciones de los niños. Y considero que todos los métodos son igual de buenos, o malos. Yo seguí, a mi manera, el método Estivill y mi hija es una niña feliz, contenta y duerme estupendamente. Igual que el niño de mis vecinos, que apuestan por el colecho, o el de mis amigos que son devotos del método del apego.
Pero yo hoy no quiero hablar de métodos para dormir a un bebé. Yo quiero hablar de una maternidad respetada. Al igual que ahora es posible elaborar un plan de parto para que sea respetado, de igual manera tendría que ser con el tema de la maternidad. Todos los padres tienen el derecho de elegir la hoja de ruta que seguirán en la educación y crianza de sus hijos sin que nadie les pueda cuestionar. 
De verdad, a mi me importa un bledo que tu hijo duerma contigo hasta que decida dormir con su novia, como tampoco me importa que pase de tu teta a las cañas con sus colegas. Es lo que tú has decidido y lo respeto. Así que respeta tú lo que quiera leer o hacer Pastora Soler para conseguir que su futuro hijo duerma. La maternidad es cuestión de instinto. Deja que cada madre siga el suyo, aunque se equivoque. 

¡¡FELIZ LUNES!!!

domingo, 9 de agosto de 2015

Post Escoba 2015: semana 32


Comenzamos la semana recordando que a contramarcha siempre es mejor. El martes aporté mi granito de arena para contribuir a la semana  internacional de la lactancia y a la campaña de acción contra el hambre. El miércoles os conté lo mucho que me gusta la estrategia de Ikea para  los próximos años y el jueves terminé la semana con unas risas y mi odisea con las cortinas del baño. Por cierto, hemos terminado de instalar la cocina y nada que ver con las dichosas cortinas. 

¡¡¡Y MAÑANA MÁS Y MEJOR!!!

jueves, 6 de agosto de 2015

Cuando no tienes el día...

Me considero una persona mañosa. No soy la reina de DIY (para quien no esté familiarizado con el palabro lo que viene a decir es Do It Yourself o hazlo tú mismo) pero puedo presumir de haber pintado el salón, puesto el zócalo de la habitación de la Princesa, colgado todas las lámparas de mi casa, las barras de los visillos, los estores... Vamos, que apañar me apaño muy dignamente en el arte del bricolaje y decoración. Pero ¡ay amigos! el día que se tuerce, se tuerce y ni san martillo pilón ni santa escarpia clavada pueden hacer nada por ti. Y eso es lo que os vengo a contar en este primer jueves de agosto, puramente veraniego y vacacional. 
Ni sé lo años que llevan puestas las cortinas de la bañera de la casa del Lugar. Yo soy más de mampara pero la leche de esa bañera es que está en medio del baño pegada a una pared. Eso supone tener que hacer una urna de tres lados para que haga las veces de mampara y, la verdad, no estamos por la labor porque, todavía, no somos ricos aunque todo se andará. Eso nos ha obligado a decantarnos por las cortinas y más concretamente por lo que llaman mecanismo de paraguas. Hasta hace dos días, una mierda maravilla, que impedía que se saliera el agua al ducharse (el mejor de los días). Durante años hemos estado luchando contra un mecanismo que evitaba salpicar, pero no de ser agredido por las varillas que se desprendían a la misma velocidad que caía el agua de la ducha. Y este verano dijimos basta: había que comprar otro. Y allí que fuimos. Ya con él en casa, Black&Decker en mano, Mi Otro Yo y una servidora nos pusimos manos a la obra. Agujero, taco, mecanismo... Todo encajaba. En 5 minutos nos veíamos tomando el aperitivo con nuestros costillos en el jardín. Pero al poner el invento, vimos que algo no encajaba. Las varillas, principalmente. Aprieta de aquí, tira de allá, esto se cae, espera...Voy mirar las instrucciones. Y ¡oh Dios mío! ¡¡¡Lo habíamos puesto al revés!! Pero lo peor de todo es que llevábamos más de 10 años con el mecanismo al revés. De ahí su poca efectividad y el lanzamiento repetitivo de varillas de los últimos tiempos. Os podéis imaginar el ataque de risa que nos dio. En nuestra defensa os enseñaré cómo venía la foto de las instrucciones de las primeras varillas.
¿Vosotros no las hubierais puesto de la misma manera? 

Calmado el ataque de risa, decidimos no cambiar el mecanismo. Si habíamos estado así 10 años, podríamos estar otros tantos igual. Así que procedimos a colgar las cortinas. Y ahí se presentó el segundo problema. Por aquello de economizar agujeros habíamos aprovechado uno de los antiguos y no habíamos medido las varillas. 

 Resultado: ¡tocaban el techo!

Yo confiaba en que bajaran un poco con el peso de las cortinas, pero no me daba cuenta de que eran de baño y no de terciopelo. Allí no se movió nada. Lejos de desesperarnos y con mucho humor decidimos empezar de nuevo porque lo que está bien hecho bien parece. Así que le dimos la vuelta al mecanismo, lo pusimos al revés y tratamos de aprovechar algún agujero. ¡¡No podíamos más!! No del esfuerzo, sino de la risa. Y allá que emprendimos de nuevo el camino, sin percatarnos de un detalle: el largo de las cortinas. Y claro, como es una casa antigua, los techos son bastante más altos que a los que nos tienen acostumbrados en las casas modernas y....

¡¡quedaban pesqueras!!

Pero es que la solución era complicadísima porque para bajarlo más teníamos que mover la sujeción de la ducha y veíamos que no era el día. Fundamentalmente por nuestro estado de empanamiento mental, nuestra flojera por culpa de la risa, por ser ya la hora de comer (adiós aperitivo) y porque si bajábamos más la ducha el Abuelo sin Zapatillas y el Santo se tendrían que duchar de rodillas para no darse. Así que optamos por poner unas anillas que han quedado de lo más monas. En definitiva, un cúmulo de despropósitos que nos amenizaron la mañana.
El resultado está lejos de ser un modelo pinterest, pero ya nos podemos duchar sin que se caiga una gota al suelo, que era el objetivo, y, lo que es más importante, sin ser agredidos por la varillas. 
Ahora estamos metidas en el montaje de una cocina ikeal (de las de Ikea). Todo marcha. Suspensas en "cortinaje" pero sobresaliente en "cocinería". 
¡Ay madre lo que valemos! (por lo menos para entretener a la familia)

¡¡FELIZ JUEVES!!

miércoles, 5 de agosto de 2015

Alrededor de la mesa

Me encanta el lema de la nueva campaña de IKEA España: "Nada como el hogar para amueblarnos la cabeza, y alrededor de la mesa aún más".¡Es tan nuestro! La campaña responde a la estrategia de la compañía sueca, basada en el mundo de “alrededor de la mesa” entendido como todo lo que sucede en torno al mundo de la comida en el hogar. Y es que es verdad, porque no sé lo que ocurrirá en el resto del mundo pero los españoles, o por lo menos mi familia, montamos una comida, merienda o cena en cuanto tenemos algo que celebrar. Por no hablar del roscón de reyes, las torrijas, las rosquillas de san Isidro, la rosca de la Almudena, la torta de san Marcos o cualquier otro dulce asociado a una festividad. Comida, comida y más comida, ¡somos tan de comer!. 
Y por si eso fuera poco, la crisis nos ha llevado a festejar más en casa y menos fuera y la proliferación de los programas culinarios (Top Chef, MasterChef, Cocineros al volante y hasta el mismísimo Canal Cocina) han hecho que saquemos el cocinero que todos llevamos dentro. ¿Y que significa todo esto?  Pues  que no solo nos gusta comer y  compartir con nuestros amigos y familiares lo que comemos, sino que ponemos especial atención por “comer bonito” presentando la mesa y los productos de un modo especial, haciendo del momento de la comida toda una experiencia.


Los niños también están presentes en el universo de la comida en los hogares. Cada vez quieren colaborar más, entienden de gastronomía más que nosotros a su edad  y para bien o para mal los estamos haciendo más gourmets, Y sino, que se lo pregunten a la Princesa, que ella quiere la carne al punto y así te lo dice con sus siete años.
¿Y cómo va a reflejar Ikea ese concepto  de "alrededor de la mesa"? Pues desde este mes y durante los próximos dos años, el cultivo de alimentos, almacenaje inteligente y reciclaje, planificación y preparación de la comida, y la forma de servir y comer en la mesas serán las cuatro historias en las que basará su estrategia, teniendo muy presente el ahorro de tiempo, calidad a un precio asequible, simplicidad y vida más sostenible. ¿Qué más puedo pedir? 
Y ya, para terminar, os dejo con el anuncio que han hecho para la campaña que, he de confesar, me emocionó la primera vez que lo vi. Me gusta tanto o más que la nueva estrategia, que sospecho que me va a hacer algún agujero en el bolsillo si no me contengo.  


¡¡FELIZ MIÉRCOLES!!



martes, 4 de agosto de 2015

Luchemos contra la desnutrición infantil

Con motivo de la Semana Internacional de la Lactancia, que empezó el sábado pasado y termina el próximo, Acción contra el Hambre y Madresfera han puesto en marcha el “Proyecto Kwashiorkor”, un maratón de posts sobre la lactancia materna que consiste en que nosotras, las madres blogueras, compartamos nuestras experiencias personales con la lactancia. El objetivo es concienciar al mundo sobre la importancia de la lactancia en la lucha contra el hambre y la desnutrición infantil. La ONG Acción contra el Hambre promueve la lactancia como la forma más eficaz de prevenir la desnutrición porque provee todos los nutrientes necesarios en esta etapa, protege con anticuerpos ante varias patologías y elude la posibilidad de contaminación externa del alimento al salir directamente del cuerpo de la madre. Pues aquí va mi historia:
Cuando me enteré de que la Princesa venía en camino no me planteé si le daría el pecho o o no. Era algo que tenía claro. Sí lo haría, siempre y cuando pudiera. No era un tema que me obsesionara. La Princesa nació por cesárea, la tuvieron un tiempo en la incubadora y en esas horas tampoco me preocupé de si le daban un biberón o no. Estaba tan agotada y con tantas ganas de verle la carita que era lo que menos me inquietaba. Cuando la tuve entre mis brazos la puse enseguida al pecho y lo cogió estupendamente. Desde ese momento se alimentó de leche materna, cada tres horas al principio, cuatro un poco más tarde, nada de a demanda,  y se crió sana, fuerte y grande. Su primer biberón se lo dio su padre a los 3 meses y fue de leche que me iba sacando. Pero llegaba la hora de mi incorporación y debía empezar con los biberones. No tenía ni tiempo ni leche como para dejar la cantidad de alimento que debía tomar durante mi ausencia y empecé con la lactancia mixta. Mi idea era que, por lo menos, la toma de la noche, se la diera yo. Pero no fue posible. El día que cumplía los 4 meses, a las 4 de la mañana, la Princesa me mandó al garete. Vamos, que me dijo aquello de adiós mamá. Ella lo que quería era un biberón. Se lo hice, se lo zampó y hasta hoy. Esa noche lloré muchísmo. Se acababa ese momento íntimo entre ella y yo. Ese olor permanente a yogur agrio, ese ratito que tanta paz me daba. Por mi, hubiera continuado, pero ella era la que mandaba.
Hoy, casi 7 años después, puedo decir que amamantar a la Princesa ha sido una de las mejores experiencias de mi vida. A parte del nivel afectivo, que está por encima de todo, me resultaba comodísimo no tener que estar pendiente de biberones, agua, leche en polvo..., por no hablar del ahorro que suponía. No entiendo, pero respeto, a las madres que deciden optar por la leche de fórmula sin intentar ni una sola vez lo que se experimenta al amamantar a tu hijo. Caso bien distinto es el que no se puede optar por la lactancia materna por enfermedad, por ausencia de leche o simplemente porque el niño no se coge por muchas veces que lo intentes.
Si hoy volviera a ser madre, no dudaría en volver a amamantar, siempre que pudiera. Y sino, no pasaría nada. Lo importante es que el niño tenga su ración de alimento necesario que llevarse a la boca para crecer sano y feliz.
Y esa es mi experiencia sobre la lactancia y mi granito en esta semana Internacional de la Lactancia. Si como yo también quieres contribuir, lo puedes hacer a través de campaña de donativos que ha puesto en marcha Acción contra el Hambre. El objetivo es recaudar fondos para continuar con sus proyectos de promoción de la lactancia tanto en países con altas tasas de desnutrición infantil como en situaciones post-traumáticas después de una catástrofe natural o de un conflicto. Cualquier ayuda es válida y puedes donar aquí.  La lactancia es la mejor estrategia para luchar contra la desnutrición infantil.
¡¡FELIZ MARTES!!

lunes, 3 de agosto de 2015

A contramarcha siempre es mejor

Primer fin de semana de agosto y, como cada año, con un balance desastroso de muertos por accidente de tráfico. Porque aunque solo haya habido uno, que no es el caso, ya es una desgracia enorme para la familia que le toque. Por eso debemos cumplir con todas las normas de seguridad establecidas. Y si nos toca viajar con niños, más todavía. Cualquier cuidado es poco.
Un Real Decreto, que entrará en vigor a partir del 1 de octubre, regulará todo lo relativo al uso obligatorio de cinturones de seguridad y dispositivos de retención para niños en los vehículos. Así las cosas, los menores que midan 1,35 metros, o menos, deberán viajar en los asientos traseros del vehículo, en su correspondiente sistema de retención Infantil (SRI). La norma establece la obligación de instalar las 'sillitas' conforme a las instrucciones facilitadas por el fabricante, dejando a los padres la decisión de escoger la silla orientada en el sentido de la marcha o en sentido contrario. ¡Qué enorme error! y ¿por qué? Porque se ha demostrado que por mucha seguridad que ofrezcan los modelos que se instalan de frente, no consiguen la misma eficacia que los instalados a contramarcha. Con lo cual, no se debería dar la opción de escoger. No por estar homologada significa que sea la más segura. Eso muy poca gente lo sabe o se está enterando ahora como es mi caso.
La Princesa en un año me alcanza en estatura (cosa que por otra parte tampoco es muy difícil) por lo que este descubrimiento me pilla un poco a destiempo, como tantos otros. Pero si se diera el caso de tener que compra hoy una silla, sin dudarlo sería a contramarcha,
Si vas a tener un bebé, solo te pido unos minutos para que veas este vídeo antes decidirte por la silla que le vas a comprar:
Si tienes más dudas, te invito a que visites la página A contramarcha, donde podrás resolver todas las dudas que te surjan.
¡¡FELIZ LUNES!!

domingo, 2 de agosto de 2015

Post Escoba 2015: semana 31

Esta semana, Corriendo sin Zapatillas ha estado a medio gas, por llamarlo de alguna manera. Un descanso que necesitaba para continuar con más fuerzas. Así que el lunes hablé de mi Princeso y el viernes cumplí con el reto #UnoAlMes.

¡¡¡Y MAÑANA MÁS Y MEJOR!!!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...