miércoles, 8 de julio de 2015

Calle del que venga

Parece ser que la nueva alcaldesa de Madrid viene con la idea de cambiar el nombre de algunas calles de la capital. No es nada nuevo. Ya en el año 34, mi bisabuelo bautizó a la plaza donde se desarrolla la zarzuela "La del manojo de rosas" (de quien es autor) plaza del que venga. Así , a bote pronto, pienso en la calle Príncipe de Vergara, antes General Mola, antes Príncipe de Vergara. Y como esa muchas más. No estoy ni a favor ni en contra, es lo que toca y lo que ha tocado desde hace casi un siglo.
Lo que ya no estoy tan de acuerdo es con el criterio con el que van a elegir las calles a cambiar. Por lo visto, Manuela Carmena quiere tomar como referencia el censo de calles con simbología franquista, elaborado por el historiador Antonio Ortiz y respaldado por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica. Así las cosas, calles como la de Santiago Bernabéu, Eduardo Jardiel Poncela, Rafael de León o la plaza de Salvador Dalí podrían estar en el punto de mira de la alcaldesa. El cambio del nombre de algunas calles, como la de "caídos de la división azul" lo puedo entender. Al fin y al cabo fue una unidad a fin al ejército de Hitler. Pero meter en el saco a artistas, escritores y otras personalidades ajenas a lo que es la contienda pura y dura me parece que sacar los pies del tiesto. A Salvador Dalí se le conoce mundialmente por sus obras y no por ser afín a José Antonio Primo de Rivera. Si ese fuera el criterio, que vayan apuntando en la lista la calle de Antonio Gades o de Rafael Alberti por su afinidad al partido comunista. Porque la guerra civil destrozó a muchas familias, de un bando y de otro. Y si nos ponemos tan puntillosos, tan absurdo puede ser quitar la calle a un gran dramaturgo por ser afín a un partido político como quitarle la plaza a otro por ser del partido contrario. Señores, que lo de la memoria histórica está muy bien, pero no hay que pasarse. Si que es que ya lo dice mi madre: entre Juanín y Juanón está Juan.

¡¡FELIZ MIÉRCOLES!!

3 comentarios:

  1. Hola. creo que es absurdo querer borrar el pasado cambiando el nombre de las calles con el gasto que supone en nuevas señales, mapas, planos y demás... si se dedicaran a los temas importantes mejor nos iría a todos. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
  2. yo estoy totalmente en contra con cambiar el nombre ¿se consigue algo? no, solo gastar dinero y crear problemas a la gente que vive o trabaja en esas calles. Hay que llamar a bancos, amigos, telefónica, ... para darles tu nueva dirección.
    Es ganar de gastar más dinero y llamar la atención. Que el nombre no hace daño ni beneficia a nadie!

    ResponderEliminar
  3. Con la que está cayendo todavía en España que destinen el dinero que va a costar el cambio a cosas importantes, comedores sociales, ayuda a los parados de larga duración, ... si a un padre que lleva años en paro le dan a elegir seguro que no lo duda, comida y educación para su casa.

    No creo que el hecho de que una calle se llame como se llame haga tanto daño.

    Vicky

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...