martes, 28 de abril de 2015

Blanda e hipócrita

Pues si. Esa es mi visión de la sociedad española hoy en día: blanda e hipócrita. Y me he levantado así de peleona porque anoche no daba crédito de lo que estaban leyendo. Jordi Cruz, chef y parte del jurado del concurso de cocina de TVE Masterchef, ha tenido que pedir disculpas "de corazón" a todos los espectadores que se pudieron "ofender" con la actitud de los jueces durante la expulsión de Alberto, uno de los concursantes, por su plato "León come gamba". Para los que no veis el programa o no vivís en España os diré que era el plato que presentó uno de los concursantes de este talent show culinario. Consistía en una patata cocida (encima estaba cruda) unos pimientos a modo de pelo y un gazpacho de fresa, si mal no recuerdo. La receta en si era mala y el emplatado, un chiste.
Los jueces, pese a la juventud del aspirante a chef, no fueron benévolos. Los tres miembros del jurado se ensañaron con el concursante haciéndole ver que esta profesión, detrás de la parte lúdica y divertida que enseña, esconde una parte de sacrificio muy dura. Y no tuvieron piedad. Como yo tampoco la tendría con el que me dijera que hacer un programa de radio es tan fácil como ponerse delante de un micrófono y hablar sin parar.  15.000 candidatos se presentaron al casting de esta tercera edición del concurso y me imagino a muchos de ellos en sus casas revolviéndose ante semejante burla. Lo que me sorprende es esa actitud pusilánime del público que se enternece ante un hombre de 18 años que llora desconsoladamente ante unas críticas, bien traídas desde mi punto de vista. De ahí mi visión de una sociedad blanda.
El "león come gamba" ha recibido muchísimas críticas, al igual que alabanzas. Y lo de las criticas me sorprende porque estoy cansada de ver en las redes sociales platos como éstos

 ¿Quién no ha visto en Facebook alguna vez el osito de arroz tapado con su manta de tortilla? Y con 157.021 likes, retuits y otros tantos favoritos.
Y entiendo que estos platos están sacados de contexto, porque por lo general son platos para niños. Si el concursante hubiera presentado el plato como una versión infantil de un plato de verduras para que los niños se familiarizasen con los vegetales, ¿habría recibido tantas críticas por la sociedad o a más de uno de esos críticos gastronómicos de sofá se les hubiera escapado un ¡oh!, que mono? Pues seguramente. De ahí mi visión hipócrita. Muchas veces, dependiendo de la presentación y de la opinión de los demás, emitimos juicios a tontas y a locas. 
Y esa es mi reflexión peleona (que no leona) de hoy martes, con sabor a miércoles. 

¡¡¡FELIZ DÍA!!

3 comentarios:

  1. nunca lo habia pensado de esa forma.

    De todas formas creo que criticaron las formas de los 3 chefs, perdieron los modales. No hace falta gritar ni menospreciar

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Yo tengo otra visión sobre el tema. Me temo que los que hicieron el casting de 15000 personas para la edición de MasterChef no buscaban talento culinario. Hubiesen ido a unas cuantas sociedades gastronómicas vascas y ya estaba (curioso, nunca hay vascos en MasterChef). Lo que se busca en estos castings es uno muy malo para echarlo el primer programa, otro para el segundo y así sucesivamente.Es un puro show de televisión, lo malo viene de que en la tele de todos (TVE) se haga espectáculo del escarnio público a personas que nunca debieron estar seleccionadas. En cuanto al modelo pedagógico de humillar a alguien, apaga y vámonos. Yo ya no lo veo.
    Yo también escribí sobre este bochorno televisibo.http://educandounleon.blogspot.com.es/2015/04/leon-come-gamba-y-el-bulling.html
    Un abrazo
    P.D. Tienes un premio en mi blog

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...