miércoles, 25 de marzo de 2015

¿Debemos mediar ante una pelea de niños?

Siempre he sido de la opinión de que las cosas de niños son de niños y lo deben resolver entre ellos. Pero cuando escribí esta entrada la Princesa era más pequeña y las riñas eran diferentes. Entonces afirmaba que si entre los niños regañaban, enfadaban, insultaban e, incluso pegaban, era cosa de ellos y entre ellos lo deberían solucionar. Ahora tengo dudas. Entramos en una edad, 7 años, en el que ya no todos son inocentes y tiernos niños y algunos tienen la mano más larga que otros (y la mala leche también). Y a parte de que me parece una pérdida de espacio poner eso de niños y niñas, en este caso digo niños porque por la experiencia que estoy viviendo, sé que con maldad y no como acto reflejo es a los niños a los que se les suelta antes la mano. Y ahora bien, ante esta situación en la que se empiezan a zurrar de verdad, ¿qué se hace? ¿cómo se ataja? ¿Le dices a tu hijo que jamás se debe pegar aunque te peguen o que nunca tome la iniciativa pero que si le dan que devuelva? ¿Deben decírselo a un mayor para que medie o así conviertes a tu hijo en un gallina chivato objetivo perfecto para más burlas y escarnios? Y en los centros escolares, ¿cómo debe actuar el profesorado? ¿Deben hacer la vista gorda para que los niños aprendan a resolver los conflictos entre ellos o intervenir y amonestar a los que dan? Pues la verdad, no lo sé. De momento, personalmente no me he tenido que enfrentar a esta situación. No se si es porque la Princesa es niña y muy princesa y porque también es hija única (a su edad entre Mi Otro Yo y Yo nos habíamos dado de lo lindo, hasta llegar a mordernos en la frente). El caso es que pienso que el problema, como siempre, es de base. Si tu hijo es de mano larga (y lo sabes, como sabes que es guapo o simpático) átale en corto desde bien pequeñito. Y si así lo hacemos todos, nadie empezará una pelea. Pero claro, eso es en un mundo ideal construido sobre unos valores firmes, que últimamente en la sociedad brillan por su ausencia. 
En fin, nadie dijo que fuera fácil. Si tienes tu propio método, opinión o conocimiento sobre el tema, me encantaría que lo dejaras en comentarios. 

¡¡¡FELIZ MIÉRCOLES!!

2 comentarios:

  1. Qué difícil situación Rocío, lo entiendo perfectamente. Mi madre me decía siempre de pequeña, "Tú no pegues, pero si te pegan, pega tú aún más fuerte" a eso se le llama defenderse, pero puede desembocar en una batalla campal.
    Ahora que mi hija tiene 3 años le educo para que no pegue y si le pegan que se enfade mucho y le diga al otro niño que eso está mal, pero me da mucha pena que ella se haya llevado el tortazo y el otro un sólo "eso está mal".
    Estoy 100% de acuerdo contigo en que si sabes que tu hijo pega, deberás ayudarle en solucionar ese problema y no dejarlo estar simplemente pensando en que pega porque es un niño, ya que podría enquistarse ese problema y además hay niños que no pegan.
    Un besote!

    ResponderEliminar
  2. hola,
    yo trabajo en un internado de chic@s entre 6 y 17 años, con dificultades sociales y familiares, y somos testigos frecuentes de riñas, peleas y conflictos. y siempre, siempre, intervenimos. aunque las circunstancias en casa sean diferentes que en nuestro centro, os cuento lo que hacemos por si os sirve, aunque sólo sea para reflexionar; separamos a los jóvenes, alejándolos físicamente del conflicto, durante un rato. aprovechamos para ayudarles a relajarse y "bajar el souflé", como se dice en francés, enseñándoles técnicas sencillas de relajación. les ayudamos a comprender que no tenemos ningún control sobre el mundo exterior ni sobre las reacciones y acciones de los demás, pero que sí podemos controlar nuestras emociones, reacciones y acciones. les ayudamos a comprender que la violencia sólo perjudica al que la infiere, llevándole a perder el control sobre sí mismo, y llenándose de rabia y furia.
    siempre es difícil y desagradable hacer de muro de contención, pero creo que tenemos una responsabilidad con nuestros jóvenes, porque lo fácil es decir "eso no se hace", lo difícil es proponer alternativas.
    creo tb que es responsabilidad de todos los adultos aportar y educar a todos los niñ@s, ya que si sólo les dejamos esa tarea a sus padres, su mundo se hará pequeñito y encorsetado. cuantas más opciones tengan, más capacidad de reflexión tendrán, y por ello serán más libres de elegir las que ellos consideren.
    gracias por plantearnos esta cuestión, que nos atañe a todos, como individuos y como sociedad, y nos ayuda tb a hacernos algunas preguntas de vez en cuando.
    feliz tarde.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...