jueves, 15 de enero de 2015

Sin enredos


Si tuviera que decidir a qué princesa Disney asocio a mi Princesa sería a Rapunzel. No por lo largo que tiene el pelo (que siempre va con media melena) sino por la cantidad. Cuando tiene el pelo más largo y le hago coleta, siempre me maravilla el pedazo coletón que le sale.  Eso es estupendo hasta que llega el momento de desenredarla, sobre todo después de la ducha. No había día que no terminase llorando (es verdad que tiene mucho pelo pero también es un poco la princesa del guisante, que todo le molesta) Pero desde la última vez que fui a la peluquería, la hora de desenredar ya no es una tragedia. Y todo gracias al cepillo Floppy que me compré allí, un cepillo curvilíneo, que gracias a sus 418 púas elásticas de diferentes alturas fabricadas con un material elastómero especial penetran en el cuero cabelludo desenredando el cabello con menos pasadas y con gran suavidad.

Lo bueno es que se adapta a ambas manos de una manera natural, incluso para personas zurdas cosa que el Santo lo agradece. La Princesa lo tiene como su tesoro y solo lo usa ella pero sirve tanto para hombre como para mujer, para pelo ondulado, rizado, seco, húmedo o mojado.
Se compra en centros especializados y en peluquerías.

¡¡FELIZ JUEVES!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...