martes, 13 de enero de 2015

Premios y castigos


Club de Malasmadres
Hace una semana que pasaron los Reyes Magos por las casas de nuestros hijos Y ahora, ¿qué hacemos? ¿Con qué amenazamos a nuestros hijos para que se porten bien? Esa amenaza es tan antigua como la propia existencia de los Reyes y más falsa aún. ¿Qué niño se ha quedado sin Reyes por ser malo? Y encima una incongruencia porque los niños pobres, ¿son malos? Esa es una pregunta típica de mi sobrina Paloma que si no la ha hecho ya, la hará en breve (le preguntaré a Mi Otro Yo si ya lo ha hecho). Y reflexionando sobre este tema he estado pensando en el tema de los premios a los niños. 
La Princesa, en la primera evaluación de su vida, ha sacado unas notas imponentes que yo creo que jamás saqué en mi expediente, ni siquiera a su edad. Y no es que su colegio sea un coladero, sino todo lo contrario.Y creo (no lo recuerdo) que además de ser felicitada enemil veces (de eso si me acuerdo) no le hemos regalado nada. Y desde mi más absoluta ignorancia educativa, no sé si está bien o está mal. En esto, como en todo, me imagino que habrá dos tenencias bien argumentadas. La mía, bien pensado, creo que es la de no premiar a los niños/jóvenes por realizar sus obligaciones cotidianas. Considero que también hay que enseñar que la propia satisfacción por el trabajo bien hecho ya de por si es un premio. Aunque por otro lado, si soy de la opinión de castigar cuando no se cumplen las tareas exigidas. No sé si es una contradicción o no. ¿Debería ser más coherente en este sentido? ¿Logro=premio, fracaso=castigo? Ojo, fracaso siempre que detras haya un pasotismo y una dejadez demostrada porque el esfuerzo siempre es aplaudible. Pues no lo sé, sinceramente.
Y vosotros, ¿qué opináis?

¡¡¡FELIZ MARTES (y por cierto 13)!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...