miércoles, 12 de noviembre de 2014

Los remedios de la abuela: limpiar el horno


Si hay algo que me da pereza es limpiar el horno. No puedo con ello. Ya he decido que cuando sea rica me haré con uno pirolítico, autolimpiable y con todos los extras. La verdad es que si me lo propusiera y poquito a poquito me podría hacer con uno, pero sinceramente tengo muchísimas cosas antes en mi lista de deseos. Y mientras llega ese maravillosos horno, he descubiertos un truco para limpiarlo, que no está nada mal. Para ello vamos a necesitar:
  • 1/4 de taza de bicarbonato sódico
  • 250 ml de amoniaco
  • 1 litros de agua hirviendo
  • 2 recipientes aptos para horno
Comenzamos la limpieza con el interior del cristal. Para ello, mezclamos el bicarbonato con agua hasta conseguir una pasta espesa y una vez conseguida se lo aplicamos al cristal (siempre por dentro) La dejamos actuar durante media hora y lo retiramos con una bayeta húmeda. 
El resto lo haremos en dos días. Por la noche, precalentaremos el horno a 150 grados y lo apagamos. Inmediatemante después, introducimos un recipiente con 1 litro de agua hirviendo en la parte de abajo y otro con los 250 ml de amoniaco en la rejilla.
A la mañana siguiente solo falta pasar una bayeta impregnada en amoniaco con detergente y la grasa se despega en un santiamén.
Espero que esto os haga la vida un poco más fácil. 

¡¡¡FELIZ MIÉRCOLES!!!   

2 comentarios:

  1. El finde pasado tocó limpieza de horno... y también me da mucha pereza!. Pero me apunto este truco para la próxima....muy buen dato!

    Gri

    ResponderEliminar
  2. ¿Lo has probado? Es que si lo probaras dudo que lo recomendaras. Queda un pestazo a amoniaco que entra en la comida durante 15 días o más. Además de que el resultado no es el esperado, o quizás yo tuviera las expectativas muy altas.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...