martes, 28 de octubre de 2014

No me gusta Halloween

¡Qué pesadilla con lo de Halloween! Aún nos faltan 4 días para la dichosa noche y estoy de calabazas, zombies, dedos colgantes, ojos ensangrentados y otras vísceras tuneadas hasta más arriba del gorro. Y es que un año más vuelvo a reiterar mi animadversión por esta ¿fiesta? que no me gusta nada. Y no es por el tema del miedo. Por ahí  no van los tiros. Me revienta que un país con tantos años de historia y con tantísimas tradiciones tengamos que importar otras que se inventaron antes de ayer, como aquel que dice.
Que el día 1 de noviembre es el día de todos los Santos, es aquí y allí y me parece muy bien que cada uno honre, recuerde o festeje a sus difuntos como le venga en gana. Por eso, que los niños americanos se disfracen, decoren sus calabazas y vayan por la calles reivindicando su trick or treat, me parece genial. Son sus costumbres y sus tradiciones, las respeto y me gustan. Al igual que me llama muchísimo la atención el día de los muertos que se celebra en México. Pero todo allí. Aquí nos quedamos con las nuestras que quizá sean más aburridas, pero son nuestras. A cambio tenemos otras mucho más divertidas como las Fallas, las romerías o los sanfermines. Que por cierto, según me cuentan, en Seattle se han animado a montar sus propios sanfermines. Me imagino que será un día puntual y en una zona concreta de la ciudad. Pero nosotros, como todo lo hacemos a lo grande, tenemos el Halloween hasta en la sopa: disfraces, colegios, pasteles, decoración en los restaurantes... Solo faltan que nos engalanen las calles con calabazas, como si fuera Navidad. Pero espera que un proveedor ofrezca una suculenta comisión al alcalde corrupto de un municipio (que de esos también tenemos muchos) y tendremos calabazas hasta en la sopa (que por cierto, rn estos días también circulan muchas recetas de esas).
Como veis, con tanto chorizo y calabaza estoy contrariada. No es para menos.

¡¡FELIZ MARTES!!
(A pesar de todo)


2 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo. Aquí se le va un poco la mano a la gente adoptando fiestas. Incluso ya hay urbanizaciones en las que hacen lo de ir los niños disfrazados puerta por puerta a pedir chuches. A mí no me parece, la verdad.
    Bsitoss

    ResponderEliminar
  2. A mi me gusta disfrazar a mi hijo y el ambiente también me encanta. Lo que no me gusta tanto son algunos disfraces que me parecen un poco gore la verdad eso me parece un poco de mal gusto. Igual que el consumismo, pero al final he terminado por caer e iré a H&M a buscar un disfraz de Dracula :)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...