lunes, 27 de octubre de 2014

¿Culpable de qué?


No sé si es el otoño o el veroño pero tengo una sensación continua de culpabilidad que me está volviendo loca. Y ni yo misma me aclaro. Por una parte, hace un mes aproximadamente gritaba a los cuatro vientos que quería una infancia mágica para mi hija. Pero eso conlleva una dedicación y un tiempo que muchas veces no tenemos o que robamos de otras parcelas como la personal o la de pareja. Entonces llega mi propósito de decir más que no para poder llegar sin la lengua fuera a todos los charcos en los que me meto o aquello de no partirme en pedazos para que los demás estén completos. Y en esas estamos. Este fin de semana he intentando compaginar mi faceta personal (durmiendo, escribiendo y queriéndome un poco), con la maternal (el viernes nos quedamos en el parque hasta las 9 de la noche y el sábado fuimos a Madrid Río) y la de mis obligaciones (mi casa está bastante decente y con la plancha al día). Entonces, ¿de qué me siento culpable? Pues quizá de no disponer de más tiempo para disfrutar más de la Princesa; de poder ir a la calle todo el tiempo que ella quisiera; además de atender mi casa y no olvidarme tanto de mi. Tengo un cerro de cosas pendientes (un curso que me gustaría hacer; contestar e-mails; ordenar e imprimir fotos...); otras tantas chapuzas y rincones en casa y miles de planes esperando para disfrutar con la Princesa. Pero sé que llegar a todo eso es imposible porque solo el dinero puede comprar el tiempo y, precisamente en eso, rica no soy. De momento toca compaginar y no sentirme culpable. 

¡¡FELIZ LUNES!! 

4 comentarios:

  1. Parece que a todas las madres nos han programado para sentir las mismas cosas. Cuándo me dedico tiempo a mi misma para ir a la peluquería o a tomar un café me siento un poco "culpable" de no estar con mi hijo aunque se que está bien porque está con su padre. debe ser la educacion que hemos recibido y el subconsciente colectivo... (se llama así?
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe de ser eso. Pero algo tiene que cambiar en nuestro interior. Porque entonces, ¿cuál es nuetro destino? ¿El de ser siempre madres? ¿Y mujeres? ¿Y personas? Yo lo necesito.

      Gracias una vez más por comentar y hacer el blog más vivo.

      Un abrazo,

      Rocío

      Eliminar
  2. Jo no sabes como te entiendo!! Yo llevo con esa sensación estos días por culpa del ajetreo del trabajo pero el tiempo que paso con elos me parece poco aunque trato que sea de calidad. Intentamos ser súper woman aunque luchemos contra ello. En fin Ro que eres una madre genial y seguro que tu hija está encantada aunque tu te sientas fatal.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gema, pero no soy una madre genial. Soy una madre y punto. Oye, ¡¡y ya es bastante!!

      Gracias por ser mi seguidora incondicional y por tus comentarios.

      Un beso para ti,

      Rocíio

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...