martes, 16 de septiembre de 2014

Modelo de vida parque de atracciones

Esta semana me había propuesto terminarla sin bajarme del mundo, pero creo que hoy me bajo. Soy muy débil. Debe de ser que estoy cansada porque me levanto a las 6.30 de la mañana y, ya sabéis, me pongo a correr sin zapatillas hasta las 10 de la noche. Ni Chema Martínez corre tanto como yo. Y eso que solo tengo una niña. Pero desayuna, come, cena, va al cole, al parque, necesita ropa limpia, planchada, necesita material escolar, ropa y calzado nuevo (esta niña crece por segundos), libros... Y para eso yo necesito trabajar, trabajar y trabajar. Trabajo siete horas al día (en eso no me quejo) por un sueldo correcto que me da para cubrir las necesidades de mi familia. Bueno, junto con el del Santo porque sino, no llegaba ni a la vuelta de la esquina. Pero para llegar hasta aquí, en lo laboral me refiero, estudié una licenciatura superior de cinco años,  lo complementé con algunos años de prácticas en los que no cobraba más que un seguro de accidente en algún caso y unas Panama Jack en otros; hice cursos;  fui a conferencias;  conocí a gente... y todo me ha permitido ser una mujer de provecho. Pero no soy la única. Como yo, casi toda la gente. Me juego mi mano derecha que el 99.9% de las personas que leerán esta entrada se verán reflejadas con este modelo de vida. 
Pero hay otro estilo. El modelo parque de atracciones, en el que desde que naces tu vida es un parque temático. Todo es diferente. El nacimiento, el primer día de cole, el primer novio... y como buen parque de atracciones, también hay un speedy pass que permite saltarte la fila y ponerte primero. No importa que haya gente que haya estado esperando para montar, tú puedes pagarlo y ahí estás.
Ayer, a falta de una, dos. Rocío Carrasco e Isabel Pantoja, las dos nuevas estrellas de la televisión mano a mano. Dos usuarias de los speedy pass de la vida. Evidentemente, no lo vi. Más que nada porque a esas horas ya estoy en el séptimo sueño. Madrugo porque ningún coche de producción me viene a buscar y no tengo a nadie que me hago las cosas en casa. Pero aunque hubiera podido, no lo hubiera hecho porque me hubiera ido calentita a al cama. ¡Qué injusta es la vida a veces! Pero a pesar de todo, me siento afortunada porque lo que soy y lo que tengo me lo he ganado yo solita con la ayuda de mis padres que me dieron una educación y unos estudios y  no un speedy pass.

¡¡FELIZ MARTES, a pesar de los speedy pass!!

3 comentarios:

  1. Cuanta razón Rocío!!! creo que no hace falta aclarar mas....totalmente de acuerdo con tus palabras....un poco injusto todo..no?
    besos

    Gri

    ResponderEliminar
  2. porque estas niñas no aprovechan la "posición" de sus padres y hacen una buena carrera?? Pueden viajar, estudiar, salir, sin problemas de dinero y sin embargo no han tomado un libro ni por equivocación! Q horror!! Q lastima! Y q país de pandereta!

    ResponderEliminar
  3. Lo peor de todo es la audiencia que tienen estos programas... así nos va

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...