viernes, 5 de septiembre de 2014

La Receta: aquí huele a pegado


Una de las muchísimas cosas que tiene el verano es que puedo disfrutar de la comida de mi madre. Aunque es un tópico, porque la mayoría pensamos que nuestra madre es de las mejores cocineras que hay, en mi caso es que es verdad. A mi madre le gusta la cocina y eso se nota. Y entre las cosas que borda y yo no soy capaz de conseguir, ni acercarme de lejos, están los filetes en salsa o "carne plof" como de siempre los hemos llamado para diferenciarlos de la carne asada que esa es "carne plif". 
Pero hacer "carne plof" en el Lugar siempre tiene su riesgo porque el menaje está compuesto de enseres que están viviendo una segunda oportunidad. Fueron estrellas de primera división cuando estuvieron en cada una de nuestras casas y ahora, a la vejez, juegan en segunda división. Es lo bueno de caer en nuestras casas, que antes de ser tirado a la basura, pasas primero por la sierra. 
A lo que iba, que me pierdo. El riesgo de esta receta allí es la olla, que a la primera de turno te puede jugar una de las suyas y pegarse la comida. Y eso es lo que pasó la última vez que mi Santa hizo su afamada "carne plof". Aunque estuvo adorando a la olla mientras se hacían los filetes, a última hora se pegaron y podríamos mentir pero sabían a agarrado que tiraban para atrás. Así que busqué receta de la abuela y... ¡¡salvados!! 
La cuestión es simple. Cuando se te agarre la comida solo hay que echar un poco de agua, echar una patata cortada en trozos y unas hojas de lechuga. Pones todo a fuego bajo para que de un hervor unos cinco minutos, retiras la patata y la lechuga y el guiso vuelve a estar en su punto. 

¡¡¡FELIZ VIERNES!!!

3 comentarios:

  1. que buen remedio!! Esas ollas las tenemos todas en casa...
    Un beso

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...