martes, 26 de agosto de 2014

La Maruca, un rincón de Cantabria en Madrid

Últimamente estoy más perra que Rin Tin Tin con la actualización del blog. Y eso que tengo cosas que contar y tiempo para hacerlo. Y quizá por eso, porque tengo tiempo, lo voy dejando hasta que se acaba el día y me quiero ir a dormir o surge algún plan, porque el Santo y yo seguimos veraneando sin la Princesa. Así que la semana pasada, aprovechando que hacía 9 años que nuestras vidas se cruzaron, salimos a cenar. El sitio lo escogió el Santo y, una vez más, me tengo que rendir a sus pies porque como cicerone no tiene precio.
Después de varias opciones se decantó por La Maruca, uno de los locales de moda de la calle Velázquez de Madrid.  Cuando me dijo que pertenecía a los mismos dueños de Cañadío (Santander), ya fue una buena tarjeta de visita. A pesar de que hace muchos años que no voy por allí, hubo una época de mi vida en la que visitaba a menudo la capital cántabra y siempre pasaba por Cañadío. Y si soy sincera, no me acuerdo mucho del sitio, pero si lo mucho que me encantaba ir. Y esa sensación de ganas de más, es la que me ha dejado La Maruca.

El local está dividido en tres partes: la terraza situada en los bajos del edificio, por lo que no estás expuesto a las miradas de los viandantes; la parte de arriba que es la planta por la que se accede y en la que está la barra, y la parte de abajo algo más tranquila. Nosotros, pese a estar en la parte de arriba y el local estar lleno,  pudimos mantener una conversación agradable, que eso ya es un logro.
En cuanto a la comida, nos decidimos por un pica pica. Las mesas son pequeñas y al elegir tres platos nos los fueron sirviendo de uno a uno. El servicio es excepcional, así que un camarero estuvo pendiente de nosotros en cada momento y entre plato y plato no solo no tuvimos que esperar sino que también nos cambiaron los cubiertos. 
Para empezar pedimos una terrina de foie casero con sobao tostado, de las que te hacen saltar las lágrimas.
Continuamos con un plato de ensadilla rusa, recomendado en muchos foros, y terminamos como no podía ser menos en un lugar cántabro, con unas rabas. Y como colofón la tarta al limón 1981 considerada como una de las mejores que, por cierto, es igual a la que hace mi Santa Madre y que pronto pondré la receta. La elección fue complicada porque la carta no es muy extensa, pero la calidad de la materia prima hace de cada uno de los platos una exquisitez difícil de rechazar como el pulpo a la plancha con puré de matanza, entre muchos otros platos. Sin duda, repetiremos. 
Dirección: C/ Velázquez 54
www.restaurantelamaruca.com
Telf: 91 781 49 69

¡¡¡FELIZ MARTES!!!

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...