lunes, 13 de enero de 2014

No crezcas más por favor

¡Qué duro es empezar la semana cuando el fin de semana  ha sido fantástico! No hemos hecho nada en especial. Estar en casa, que ya es bastante. Hemos estado viendo pelis, leyendo, escuchando música... cosas habituales que, aunque parezca mentira, se han convertido en extraordinarias y más después de la vorágine de Navidad. 
Entre esos planes mágicos, el sábado por la tarde/noche el Santo y yo estuvimos viendo fotos antiguas. Nada de blanco y negro o sepia. Fotos antiguas de hace 8 años, un repaso a todas nuestra corta e intensa vida en común. Volvimos a revivir el día de nuestra boda, el nacimiento de la Princesa, sus cumpleaños (desde el primero hasta el último), su primer día de cole, sus Navidades, las fiestas grandes... y un halo de melancolía inundó el salón. De repente me olió a bebé, a leche agria en la ropa, a crema de culete, a chupete... Y lejos de ser un bebé, en el sillón estaba una niña independiente, con su tablet en la mano y sus cascos rosas puestos en las orejas para no molestar a papá y a mamá. Fue una tarde deliciosa.
Y anoche, cuando nos íbamos a la cama, el Santo me comentaba la gozada de que la Princesa ya sea mayor y que sin rechistar se marche solita a dormir cuando ys es la hora... Sé que lo dice con la boca pequeña. Porque esa actitud es un síntoma de que la Princesa se hace mayor. Y eso no nos gusta. 
Me acuerdo que cuando yo era pequeña mi abuela me decía ¡qué pena que os hayáis hecho mayores! y yo me enfadaba y no entendía por qué me lo decía. Ahora lo entiendo perfectamente y comparto su opinión.
Pero bueno, habrá que reemplazar el olor a bebé por el de las hormonas de la adolescencia y disfrutar de cada instante de la vida de la Princesa que, como este fin de semana, a pesar de no ser nada especial, es extraordinario.

¡¡FELIZ LUNES!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...