martes, 28 de enero de 2014

Gracias Marea Blanca

Que cosas tiene la vida. Hacía meses que no pasaba por la Puerta de Sol y ayer, a la hora que dimitía el Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández Lasquetty, paseaba yo por la puerta de la sede de la Comunidad, situada en Sol. Cosas del destino. 
Los que siguen desde hace tiempo este blog sabrán mi oposición al plan de privatización de 6 hospitales que el gobierno popular quería llevar a cabo en Madrid. Y ayer, después de muchos meses de lucha, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid decidió mantener la suspensión cautelar del proceso.¡¡¡Qué tendrá el agua cuando la bendicen!!! La medida ha empujado a dejar sin efecto la externalización sanitaria y detrás la dimisión del Consejero, ¡¡¡vaya por Dios!! ¡¡Menudo disgusto tengo!!! (Ironía on)
Desde que en noviembre del 2012 se anunciara el plan, han sido muchos los sanitarios que han luchado a brazo partido por mantener una sanidad gratuita y de calidad para toda la población. Y así nació la marea blanca. Además de las manifestaciones, recogidas de firmas, sábanas blancas en las ventanas en señal de duelo, comenzaron una encarnizada huelga que duró varias semanas. Fueron muchas las operaciones canceladas, las consultas a rebosar pero siempre cumpliendo escrupulosamente con los servicios mínimos establecidos porque, nadie mejor que ellos, sabían con lo que podían negociar y con lo que no. Entonces se les tachó de peseteros, aprovechados, vagos, perroflautas de bata blanca... Pero no importó. Ellos continuaron en su lucha viendo como su nómina (para nada de cantidades desorbitadas como algún que otro político se atrevió a denunciar) iba adelgazando a medida que su indiganción e impotencia iba aumentando. Pero no fue en vano. Y hoy por fin podemos gritar que la sanidad no se vende. Vamos que no está en venta.
Y me siento en deuda con todos los sanitarios y organizaciones como la Asociación de Facultativos Especialistas de Madrid (AFEM) o la Asociación de Médicos y Titulados Superiores (AMYTS) que en estos meses no han bajado ni un minuto la guardia y que han luchado por mis intereses como paciente y no por los suyos como trabajadores, por mucho que hayan dicho los del traje oscuro y coche oficial en la puerta. Y creo que estos señores que tan gratuitamente acusaron de que la marea blanca no salía a  protestar por la defensa de la sanidad pública, sino por la defensa de sus intereses corporativos deben pedir discupas. ¿O es que la justicia también está a favor de los intereses coportativos de los sanitarios?
Gracias a Fátima Braña, a Asun Rosado, al Doctor Anónimo, a Mi Otro Yo, a mis amigas Olga y Diana, y a todos y cada uno de los médicos, auxiliares, enfermeros, celadores, administrativos... que han logrado que el sentido común se haya impuesto. Gracias y... ¡¡claro que se puede!!

¡¡FELIZ MARTES!!
(Hoy mucho más feliz)

4 comentarios:

  1. También me hace feliz leer esto. Esperemos que la privatización no se haga tampoco después, cuando nadie esté mirando (como hacen con las leyes referentes a educación, por ejemplo, aunque la gente esté en contra). Yo creo que ha funcionado porque nadie se creyó que es@s profesionales de la salud se quejaran por su propio beneficio. Está muy bien que por una vez, el politiqueo y demás sinvergüenzas no hayan podido manipular la opinión pública.
    Bsitoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sabes lo bueno? Que nos acercamos peligrosamente a un periodo electoral. Este año las europeas y el año que viene, si no me equivoco, las municipales y las autonómicas. Así que no creo que hagan más cosas impopulares. La política es así.
      Gracias por tu comentario.

      Abracitos,

      Rocío

      Eliminar
  2. Gracias marea blanca, hay que defender la sanidad!!

    ResponderEliminar
  3. Eso es!! La sanidad no puede convertirse en negocio. La vida de un ser humano debe de estar por encima de cualquier interés económico.

    Gracias por tus comentarios. Abracitos,

    Rocío

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...