martes, 10 de diciembre de 2013

Arbol discreto, bonito y barato

Desde el año pasado tenía claro como iba a poner el árbol esta Navidad. Pero hace un par de semanas, por culpa de un radiador, se nos inundó el salón y se estropeó la tarima. Como habrá sido la cosa que en esta semana nos cambian el suelo del salón y del recibidor lo que significa que, de momento, no hay árbol. Ayer la Princesa se quedó un poco chafada al saber que no pondríamos el árbol. Pero me acordé de una idea que he leído en un blog (siento de verdad no acordarme donde lo he leído pero prometo buscarlo y ponerlo). Así que busqué unas tarjetas que habíamos comprado en Primark (1.50 €) y nos pusimos manos a la obra. Las tarjetas en cuestión son pequeñas y llevan pegadas encima un pequeño detalle navideño. Quitamos el detalle y lo pegamos haciendo la forma del árbol en la puerta de la habitación de la Princesa. ¿Y qué hicimos con la otra parte de las tarjetas? Pues ponerlas en lo alto del árbol y la Princesa, en cada una de ellas, escribió un deseo para el próximo año: Paz, "amistaz", salud y "zelebremos el amor"... Ahí es nada. 
Pues encantadas que estamos con el árbol. Sobre todo lo que más me gusta es el tiempo que tardamos en ponerlo (no creo que llagara a los 15 mimutos) y el tiempo que tardarmos en quitarlo. Y lo mejor de todo, lo poco que abulta y mancha. Con un poco de suerte me convalido poner el de verdad. Bueno, el de plástico verde. Que yo no sé porque se empeñan en decir que es de hoja perenne si el mío, pese a ser de plástico plasticoso, cada vez está más pelado y esmirriado.
¡¡FELIZ MARTES!!

2 comentarios:

  1. Me encanta, que buena salida !!!!

    ResponderEliminar
  2. chulísimo, seguro que la Princesa pasó un rato divertido haciéndolo!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...