jueves, 7 de noviembre de 2013

La maldición de los catálogos de juguetes

Cada año los Reyes Magos lo tienen más difícil. A parte de la crisis, que la hay para todos seamos reales o plebeyos, está el tema de los "tacágalos" o dicho en cristiano, catálogos. Desde finales de octubre que está el de El Corte Inglés en casa y en esta semana se han incorporado el de Carrefour y el de Imaginarium.
Así que la Princesa aprovecha mientras merienda para mirar y remirar los "tacágalos" y cada día quiere una cosa. Ya se ha convencido de que no porque ponga su edad se lo tiene que pedir. También está concienciada de que si se pide todo lo que quiere algún niño se quedará sin regalo porque los Reyes no llegarán a todo, ni a fin de mes si descuidan. Entonces lo que ayer era un imprescindible en su vida, hoy ya ni siquiera es apetecible. ¿Y con eso que consigue?  Pues que los Reyes se conviertan en procrastinadores como mamá. Me imagino a los Reyes seleccionando los regalos para la Princesa y al día siguiente cambiándolo y así desde hoy hasta el 5 por la noche. Y no quiero que los Reyes pasen por eso. 
Y luego está la engañifa de las fotos. Ya el tema Barriguitas, lo hemos superado. Creo que me vio tan desesperada el año pasado montando el dichoso cole que ella misma es la que no quiere verlas ni en pintura. Así que en este sentido estamos salvados. Pero, ¿y ese coche que aparentemente parece inocente y luego ocupa la mitad de la habitación y ni siquiera hay espacio en casa para que pueda girar? ¿Y esa cuna, con dosel, que es tan real que cabría un bebé rollizo? ¿Y esos cofres de disfraces que parecen ser la réplica del vestuario de la serie Isabel y luego no son más que cuatro trapos mal cosidos? ¿Y esa plastilina y esos rotuladores que aparecen tan apetecibles que hasta tú quieres pedirte y luego se convierte en material altamente contaminante, sobre todo para muebles y suelo?
Un estrés, eso es lo suponen los catálogos para mi. ¡¡¡Y todavía quedan dos meses!!! El poder del márketing infantil es casi invencible, pero no saben que el de las madres lo es todavía más. Así que habrá que ir centrando el tiro y convencer a la Princesa de lo que realmente quiere, gusta y necesita. 

¡¡¡FELIZ JUEVES!!!

6 comentarios:

  1. jajaja, lo peor es lo que escuche el otro día: como los Reyes son "magos" no voy a escribirles la carta, si tan listos son que lo adivinen, que yo estoy todo el día enviándoles mis pensamientos mentalmente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Pero los Reyes son magos de verdad y todo lo saben!! Y sino, ya estamos los padres para chivarnos ;)
      Abracitos,

      Rocío

      Eliminar
  2. Ufff, creía que éramos los únicos que desayunábamos y cenábamos con los múltiples catágolos ( ya me he rendido y yo también los llamo así...).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En estas fechas es el libro de cabecera de muchos hogares.

      Gracias por tus comentarios. Abracitos,

      Rocío

      Eliminar
  3. Y no os olvideis de los anuncios, por si quedaba algo en el catálogo que no su hubiesen pedido, ya se lo piden cuando ven el anuncio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿¿Los anuncios?? Otra maldición. La Princesa hasta quiere que le compre Cillit Bang para que su baño brille tanto como el de la tele.

      Gracias por tus comentarios. Abracitos,

      Rocío

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...