martes, 1 de octubre de 2013

Un poquito de historia: Las estatuas del Retiro

Uno de los grandes privilegios que tengo desde que he comenzado a trabajar de nuevo es darme un paseo por el parque de El Retiro todas las mañana. Es, sin duda, mi lugar preferido de Madrid. Fue mi  parque de la infancia, mi respiro de juventud, mi sosiego de adolescencia y el sitio escogido para mi primera cita a ciegas con el Santo. Y hoy en día me sigue dando esa paz que tanto me gusta, pese a la vida que tiene ese parque vayas a la hora que vayas.
Y ayer, que tenía algo más de tiempo por la tarde, decidí volver caminando por un sitio que me encanta: el paseo de estatuas. Va desde la Puerta de España, una de las que da a la calle de Alfonso XII, hasta el estanque. Y se trata de un paseo, escoltado a derecha y a izquierda, de estatuas de diferentes reyes de la historia de España. Y me gusta por una leyenda que me contaron hace años, que creo que tiene más de leyenda que de verdad.
Esas estatuas estaban colocadas coronando el Palacio Real. Fue idea de Felipe V quien, para la decoración exterior de las cuatro fachadas del  Palacio Real,  encargó esculpir una estatua de cada uno de los monarcas españoles, desde el inicio de su historia hasta mediados del siglo XVIII, fecha en la que estaban. En total salieron 108 estatuas, de casi 3 toneladas cada una.
La leyenda cuenta que ya reinando su hijo, Carlos III, la esposa de éste María Amalia de Sajonia mandó retirarlas después de soñar que paseando por las inmediaciones del palacio, las estatuas se caían hacia ella. Sueño o pesadilla, lo cierto es que Carlos III mandó retirarlas probablemente por su peso y por lo recargado que quedaba el aspecto exterior del Palacio.
Y así fue como llegaron esos reyes al Retiro, así como a otro lugares de Madrid como la plaza de Oriente.
¡¡Qué bonito es Madrid y qué bonita es su historia!!

¡¡FELIZ MARTES!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...