viernes, 30 de agosto de 2013

La Receta: Arepas Venezolanas


Desde hace un poco más de 5 años somos uno más en la familia desde que entró Mayra en casa de Mi Otro Yo. Llegó con 22 años recién cumplidos y desde ese momento se convirtió en los pies y en las manos de Mi Otro Yo. Por su carácter en seguida se hizo querer por los niños y los mayores y poco a poco se hizo su sitio en la familia.
Mayra ha estado con nosotros en Galicia y, además de ayudarme mucho con la Princesa, ha cumplido con uno de mis antojos culinarios: comer arepas de su querida patria Venezuela.
Desde que las probé, cuando estuve en Venezuela hace más de diez años, me encantaron. Y aunque aquí ya es posible encontrar todos los ingredientes, como que te saben mejor si las hace una persona que ha hecho cientos a lo largo de su vida. Mayra me contaba que ellos comen Arepas tanto en el desayuno, como en la comida como en la cena. No deja de ser un bollo de harina de maíz, tostado en la sartén o frito, que se puede rellenar de lo que quieras. En particular, voy a dejar tres rellenos: perico, diablito y atún.

INGREDIENTES

Para las arepas

2 tazas de harina pan*
1 taza de agua tibia
Sal
Aceite

* Nosotros en casa utilizamos esta marca. Aunque es un producto venezolano, se puede encontrar en la mayoría de los supermercados. Yo lo compro en Mercadona. 


Para el relleno de perico

1 cebolla
2 tomates
3 huevos
Sal
Aceite


Para el relleno de diablitos

1 lata de diablitos*
Mayonesa
* El diablitos, o jamón endiablado, es un producto muy consumido en Venezuela. Se trata de una pasta para untar hecha con jamón y lomo de cerdo. A falta de diablitos lo podemos sustituir o bien por magro de cerdo enlatado muy picado o paté de jamón york.

Para el relleno de atún

1 cebolla
2 tomates
4 latas de atún
Mayonesa
Sal


ELABORACIÓN 

Arepas
 En un bol se echa la sal, un poquito de aceite, la harina pan y después el agua. Entonces se empieza a amasar. Una  vez que todos los ingredientes estén bien integrados, se deja reposar la masa tapada, mientras se prepara el relleno. Una vez reposada la masa se hacen bolas del tamaño de una pelota de tenis pequeña  y a continuación se aplasta para hacer un disco y con el dedo se hace un agujerito en el medio. Si la masa no se te pega en las manos entonces está perfecta. Una vez hecha la forma, bien se pueden cocinar a la plancha o freír en abundante aceite.

Perico
Primero se pica la cebolla en trozos muy pequeños y se saltea con un poco de aceite. Cuando ya empiece a estar blanda de añade el tomate, previamente picado y lo sofreimos. Lo dejamos al fuego durante dos o tres minutos y se incorporan los huevos sin batir, se sala y se mueve rápidamente y a fuego muy lento para que se cuajen los huevos como un revuelto.

Diablitos
Se junta la pasta con la mayonesa hasta quede una mezcla jugosa. Y listo para rellenar las arepas. 

Atún 
Picamos la cebolla y el tomate en cuadraditos. Cuando esté listo se incorpora el atún y después 3 cucharadas de mayonesa y se mezcla bien todo.

Una vez que tengamos los tres rellenos preparados, es el momento de tostar o freir las arepas. Que se colocarán en una fuente  y a parte los rellenos, para que cada uno se lo haga de lo que quiera. Solo tendrá que abrirla como si fuera un bocadillo, introducir el relleno y ¡¡¡ a comer!!!


¡¡DISFRUTAD DEL ÚLTIMO FIN DE SEMANA DE AGOSTO!! 


Ya me puedes seguir en Facebook, en Twitter  y en Instagram

jueves, 29 de agosto de 2013

Los remedios de la abuela: el falso mito de las lentejas


Una de las muchas cosas divertidas de veranear con Mi Otro Yo y el Dr. Anónimo son las comidas eruditas del doctor. Mi cuñado, además de ser un loco de la zapatilla, y un gamberro en su círculo más cercano, es una persona muy culta. Así que escucharle contar historias de nuestra historia, por ejemplo, es un placer. Y en una de estas charlas surgió el tema de las propiedades de los alimentos y me dejó ojiplática cuando me aseguró que las lentejas no aportaban tanto hierro como decían. ¡A tomar por saco la teoría de abuelas y madres!  ¡Cuántos platos se habrán comido pensando en ser la panacea de la anemia!  Pues efectivamente, es un mito. 
Por lo visto, las lentejas poseen sustancias que hacen difícil la absorción intestinal del hierro que poseen. Además el hierro que nosotros necesitamos debe de ser de origen animal. Así qué sí nos hemos sentido más fuertes después de unas lentejas con chorizo y morcilla, ha sido por los embutidos y no precisamente por la legumbre. 
Otro mito, este encima orquestado por Popeye, ha sido el de las espinacas. Más de lo mismo. El origen de este bulo hay que buscarlo en Estados Unidos, después de la I Guerra Mundial.  Para paliar una epidemia de anemia ferropénica se trató de buscar un alimento rico en hierro y se dio por verdadero un estudio de las espinacas que en realidad era falso. Y así hasta nuestros días.  
Sólo me queda esperar unos años para que se descubra lo que yo tanto llevo pensando o deseando... ¡Qué el chocolate no engorda!


¡¡¡FELIZ JUEVES!!

Ya me puedes seguir en Facebook, en Twitter  y en Instagram

martes, 27 de agosto de 2013

Síndrome post-vacacional


                               

Hoy escribo tardísimo y por pura insistencia de Mi Otro Yo porque la vuelta de Galicia me he dejado enmudecida. Debe de ser un síntoma de la depresión post-vocacional, y eso que aún estamos de vacaciones. Pero es que la semana que hemos estado en la playa ha sido tan placentera, que la vuelta a la normalidad ha sido una auténtica tragedia.
Hace un año por estas fechas reivindicaba el turismo nacional y hoy me reitero. ¡Hay tanto que ver! Por segundo año consecutivo hemos escogido Galicia para ir a la playa. Y sigo diciendo que Galicia es mágica. Es el paraíso. No tengo más que buenas palabras para su gente, sus paisajes, su gastronomía y su climatología. Eso de que en Galicia siempre llueve es mentira. Galicia es la Galifornia española, pero estoy convencida de que los gallegos han empezado a difundir lo del mal tiempo para que no se masifiquen sus playas*.
Y luego está el tema de la compañía. Hemos sido nueve en casa (íbamos de okupas a la casa del Dr. Anónimo y Mi Otro Yo) y el día a día ha transcurrido con toda la normalidad. El secreto ha sido que, dentro de un orden, cada uno ha hecho lo que ha querido. No ha habido hora de levantarse, ni de acostarse, ni de comer..  Asilvestramientro total dentro de un orden. Y así estoy, tan descansada que ni siquiera me apetece escribir. Pero por el respeto a las personas que me siguen aquí estoy. Con la neurona casi despierta y con ganas de no defraudar, espero este curso conseguir que Corriendo sin zapatillas os siga gustando, como así me lo habéis transmitido. Y como esto parece el discurso inaugural del curso escolar, quiero aprovechar para agradeceros cada segundo que dedicáis a leerme y a comentar las entradas. Gracias de todo corazón.

*Espero que los gallegos me sepan perdonar la broma y no se acuerden mucho de mi cuando no pare de llover, y llover, y llover, y llover...

¡¡¡FELIZ MARTES!!

Ya me puedes seguir en Facebook, en Twitter  y en Instagram

jueves, 22 de agosto de 2013

Venga... Vamos...

En menos de 24 horas, y por dos sitios diferentes, se me ha dado la oportunidad de leer esta interesante entrada de un blog, alojado en Huffingtonpost, de una profesora llamada Rachel Macy StaffordEl día en que dejé de decir "date prisa".
Su lectura no me ha dejado indiferente y me ha dejado con el mismo sentimiento de culpa que tuvo su autora. Me he dado cuenta de que en el día a día, no estando de vacaciones, repito más el "venga vamos" que el "te quiero". Y es posible que mi Princesa se disperse desde el minuto uno del día. Pero, ¿y yo? ¿Estoy al 100% centrada en lo que debo de estar desde que me levanto? Rotundamente no. 
Cuando no tienes hijos sabes hasta donde puedes llegar. Sabes que puedes tardar más en desayunar mientras repasas Twitter, subes el blog y repasas el periódico porque luego esprintarás y recuperarás el tiempo perdido. Sin embargo, con un niño la cosa cambia porque son imprevisibles. Una magdalena que no pasa, una camiseta que se resiste o simplemente un abrazo a mamá puede romper el ritmo del sprint y entonces aparece el "venga, vamos que llegamos tarde". Sin querer recae sobre tu hijo la culpa de tu mala gestión del tiempo. Si, es posible que él esté distraído pero él es niño. 
Así qué me he visto tan reflejada en ese post, que recomiendo su lectura, que a partir de la vuelta a la rutina (en este paraíso donde me encuentro no hay horarios ni prisas) prometo tratar de gestionar mejor mi tiempo y ser yo, a mi misma, la que me exija no distraerme. Ay, ¿por qué el día no tendrá más horas para llegar a todo lo quiero/tengo que hacer? Porqué definitivamente querríamos más.

¡¡¡FELIZ JUEVES!!

Ya me puedes seguir en Facebook, en Twitter  y en Instagram

martes, 20 de agosto de 2013

Gasparín

Este verano somos uno más. En el mes de julio llegó Gasparín. Un invento de Tiger (Tienda Ideal y Genial para Empequeñecer Remordimientos). Es la tienda típica de pijerias inútiles pero todas monísimas que no cuestan más que un par de euros. Así que este verano ha sido mi proveedor principal de regalitos para la Princesa, cuando la hemos dejado con sus abuelos (ya, ya sé que quedarse con los abuelos ya es de por sí un regalo. Pero una no puede evitar lo de sentir remordimientos por abandonar a una hija para descansar de ella).
Gasparín, que comercialmente no se cómo se llama, es un muñeco de loza con una enorme calvorota. La gracia consiste en regar la cabeza para que crezca hierba y haga las veces de pelo. 

Ya en mis tiempos mozos había muñecos de esos, pero a mi nunca me creció la hierba. Debe de ser porque a mi me van los de poco pelo.


Pero cual ha sido nuestra sorpresa que a los muñequitos del siglo XXI si les crece el pelo. Y a los pocos días el muñequito no sólo tenía nombre (Gasparín) sino que ya empezaba a tener algún que otro cabello.


Y la Princesa se empezó a emocionar con el individuo hasta tal punto que se convirtió en la encargada de regarlo todos los días y yo de fotografiarle.

 
Y tal fue la cabellera que le creció a Gasparín que tuvimos que recortarle las puntas.


Y llegó el día de irnos a la playa y Gasparín se vino en la maleta.


Cuando compré a Gasparín ni se me pasó por la cabeza el juego que iba a dar y, sobre todo, que despertara en la Princesa esa responsabilidad. Así que si queréis que vuestros hijos sean responsables probad con una Gasparín.

¡¡¡FELIZ MARTES!!

Ya me puedes seguir en Facebook, en Twitter  y en Instagram

lunes, 19 de agosto de 2013

La cuenta atrás

Por fin todos estamos de vacaciones. Parecía qué nunca iban a llegar, pero aquí estamos. En un lugar paradisiaco de Galicia desde donde puedo contemplar el mar desde la ventana de mi habitación. ¡Qué falta nos hacían! Sobre todo al Santo que el pobre se ha quedado sólo en casa los primeros 15 días de agosto. Y para que no se le hiciese tan duro, a la Princesa y a mi se nos ocurrió enviarle una fotografía todas las mañanas recordándole que le quedaba un día menos. Y este fue el resultado:

 Empezamos con el 10


Después fue el 9


El 8 fue divertido


El 7 nos encantó y eso que no llovía


El 6 nos costó. Teníamos mucho sueño


El 5 lo hicimos aprovechando una excursión a Ávila


El 4 estrenando la tierra nueva del arenero


El final ya estaba cerca, así que para el 3 hinchamos globos


Para el 2 volvimos al arenero a jugar con la tierra


Y para el 1 valdría simplemente con su cara de felicidad porque venía papá, pero al final jugamos a las 3 en raya


Y ahora estamos disfrutando de unos días estupendos en Galicia con la familia. La espera, desde luego mereció la pena.  ¿Tenéis alguna cuenta atrás pendiente? Pues la espera ilustrada, es menos espera.


¡¡¡FELIZ LUNES Y BUENA SEMANA!!




Ya me puedes seguir en Facebook, en Twitter  y en Instagram

viernes, 16 de agosto de 2013

La Receta: Ensalada de tomates secos

Me estoy dando cuenta de que no solo tengo la neurona de vacaciones. También está fuera de servicio mi faceta culinaria. Si este mes llego a tener menos creatividad y entusiasmo a la hora de hacer la comida, nos pasamos todo agosto comiendo latas de fabada Litoral. Así que los viernes de receta se me han complicado un poquito. Menos mal que tengo al quite a Mi Otro Yo que me pasa recetas como esta.
Uno de sus queridos pacientes se presentó en la consulta con un buen puñado de tomates secos para ella y cuando llegó a casa no tenía ni idea que hacer con aquello. Así qué se puso a buscar y encontró esta receta de El Comidista. Espero que os guste:


INGREDIENTES
Para 4 personas
  • 8 espárragos verdes gruesos frescos
  • 100 g de espinacas frescas
  • 100 g de rúcula
  • 40 g de tomates secos
  • 1 cucharada rasa de queso parmesano (o queso curado)
  • 3 cucharadas de nueces 
  • 3 cucharadas de piñones
  • 4 hojas de albahaca
  • 4 hojas de menta
  • 2 ramas de perejil
  • 1 limón
  • 2 cucharadas de vinagre de Módena
  • 1 cucharadita de azúcar
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta negra 
PREPARACIÓN

Lo primero que hay que hacer es hidratar los tomates. Para ello hay que ponerlos en una cacerola, añadir el vinagre de Módena y el azúcar, cubrirlos de agua y ponerlos al fuego hasta que hiervan. Pasados dos minutos aproximadamente, se retiran y se reservan tapados.
Luego es el momento de los piñones, que deberemos tostar ligeramente en una sartén. Y también se reservan.
Después es el turno de los esparragos. Descartamos la parte más dura del tallo y con el resto hacemos láminas con un pelador si tienes (para mi es un imprescindible) o con un cuchillo. Reservamos.
Picamos muy fino la albahaca, el perejil y la menta y hacemos una vinagreta mezclando todo con 8 cucharadas de aceite, 2 de zumo limón, sal y pimienta negra.
Finalmente toca emplatar, repartiendo en cada plato un  manojo de espinacas, otro de rúcula, los espárragos y los tomates cortados en tiras. Aliñamos con la vinagreta que habíamos hecho y culminamos la ensalada con las nueces picadas, los piñones tostados y unas lascas de queso. ¡Y a comer! 

¡¡FELIZ VIERNES Y FIN DE SEMANA!! 


Ya me puedes seguir en Facebook, en Twitter  y en Instagram

jueves, 15 de agosto de 2013

Gente que merece la pena: El Doctor Anónimo

Hoy es un día grande en mi casa. Mi Santa Madre, Mi Otro Yo y Mi Princesa Grande se llaman Paloma. Pero también es un día grande porque es el cumpleaños del Doctor Anónimo. 40 años le caen. Y que mejor día que hoy para rendirle mi pequeño homenaje. 
El Doctor Anónimo es el marido de Mi Otro Yo o, lo que es lo mismo, mi cuñado. Pero es algo más que eso. Para mi es la persona que hace feliz a mi hermana, el padrazo de mis sobrinos y mi amigo. Siempre ha estado a mi lado, en las buenas y en las malas. Y es una persona especial. 
El nombre se lo puse por su rechazo a los redes sociales, blogs o cualquier otro medio que le haga perder su anonimato. Así qué no se sí esta me la podrá perdonar.
Es brillante como profesional: serio, responsable, amante de su trabajo y eso lo transmite a los pacientes y a sus compañeros. Y no es que me lo esté inventando, sino que ellos mismo me lo han dicho. Es un sabio despistado, pero adorable. Detallista cuando se acuerda, tremendamente generoso y muy divertido aunque su primera impresión diga lo contrario. Si aceptas sus excentricidades (como por ejemplo levantarse a las 5.30 de la mañana en vacaciones para ir a nadar y a correr) es fácil convivir con él. Y más me vale, porque en unos días nos marchamos juntos de vacaciones.
En definitiva, una persona que admite estar casada con persona y media (Mi Otro Yo y mi continua presencia en sus vidas) simplemente es grande. Y así es él, pese a su talla 38 de pantalones. Grande como marido, padre, hijo, yerno, cuñado, hermano, amigo y profesional.
Muchas felicidades Doctor Anónimo. Y gracias por dejarme formar parte de tu vida. 

¡¡¡FELIZ JUEVES Y FELICIDADES A TODAS LAS PALOMAS Y ASUNCIONES!!!!!!


martes, 13 de agosto de 2013

Premio de Best Blog



Hace más de un mes que tenía preparada esta entrada. Pero lo voy dejando, dejando, dejando hasta hoy que he dicho basta. Más que nada porque en mi casa se lleva muy a gala eso de que es de bien nacido ser agradecidos y como no quiero manchar el nombre de la familia, pues vamos a ello.
El pasado mes de julio recibí un premio como bloguera. Nada más ponerme en serio con ello y ya recibo los primeros frutos. Jajajaj, no. No es eso. Es un premio con trampa, pero se agradece igualmente. 

Y la trampa del premio consiste en que debo cumplir una serie de normas:

1. Nombrar y agradecer el premio a la persona que te lo concedió y si aún no sigues su blog, hacerte seguidor. 
2. Responder a 11 preguntas que te formulará quien te lo ha concedido. 
3. Debes conceder el premio a 11 blogs que te gusten (deben tener menos de 200 seguidores y haber empezado hace poco) 
4. Hacer 11 preguntas a las que deben contestar tus premiados.
5. Informar del premio a los premiados.
6. Visitar los blogs de los que han sido premiados junto contigo.
7. Evita mandar el premio al blog que te lo concedió a ti, para que la cadena no se rompa.


Y una vez enunciadas voy a cumplirlas: 

El premio me lo ha dado otra mamá bloguera, Mamá a bordo a la que conocí gracias a un foro de Internet, en el que compartimos muchísimas experiencias buenas, malas, regulares, intimas, divertidas todas en torno a la búsqueda de un ansiado bebé. Y todo eso nos unió. Es más, ella no sé si lo sabe pero hace algún tiempo que ya la cité aquí en una receta rica, rica: La receta de brownie de Rallye. Así qué tengo que agradecerle mucho desde hace mucho tiempo. 

Y ahora las preguntas:

1. ¿Cómo te definirías a ti misma en pocas palabras? 
Esposa, madre, hermana, hija, curiosa que no cotilla, cariñosa, cabezota...  
2. ¿A qué momento de tu vida regresarías si pudieras? ¿o te quedarías en el que estás? 
Cada día tiene algo bueno. Así qué me quedaría en el momento en el que estoy. Pero si pudiera revivir dos días de mi vida serían el de mi boda y el nacimiento de mi Princesa.  
3. ¿Qué te llevó a escribir un blog? 
Era una lectora incansable de blogs y un día pensé, y ¿por qué no el mío? 
4. En un mundo ideal, ¿cuántos hijos tendrías? (si no tuvieras problemas de tiempo, dinero ni nada de nada) 
Cuatro o cinco.  
5. ¿Cuál es tu plan perfecto de fin de semana con niños? 
Cualquiera  
6. ¿Alguna manía que te defina? 
Cabezota 
7. Cierra los ojos ¿cómo te ves dentro de 20 años? 
Casi jubilada, disfrutando de mi marido y de mi Princesa 
8. Volvemos al mundo ideal, te han tocado los euromillones y no necesitas volver a trabajar nunca ¿a qué te dedicarías? 
A hacer cursos de cocina, de diseño de páginas web y a disfrutar de mi familia. 
9. ¿Qué es lo que más te gusta de ser madre? 
Todo
10. ¿A dónde te escaparías en un momento de crisis? 
A dónde estoy ahora mismo: A la finca de mi familia en Las Navas del Marqués. 
11. ¿Por qué has escogido a tus blogs premiados? 
Creo que en el verano es un buen momento para potenciar a los blogs que estamos empezando. Así qué cualquiera qué tenga pocos seguidores es bueno. Y los elegidos son:

1. ¿Cómo definirías tu blog?
2. ¿Cuánto tiempo le dedicas al blog a la semana?
3. ¿Cuál es la entrada que más te gustó escribir?
4. ¿Y la que más te costó?
5. ¿Y la que te gustaría escribir y aún no lo has hecho?
6. ¿Quién te gustaría que te siguiese, si es que  no te sigue ya?
7. Cada vez que escribes una entrada, ¿piensas que desnudas un poco tu alma?
8. Dime tu blog de referencia
9. ¿Te gustaría vivir solo del blog?
10. ¿Qué es lo que más te gusta de tu blog?
11. ¿Y en lo que debes mejorar?

Y como dice Mamá a bordo, es un premio trampa porque anda que no te lleva tiempo escribir la entrada. Pero todo será por dar a conocer otros blogs interesantes, ¿no?



¡¡¡FELIZ MARTES!!

Ya me puedes seguir en Facebook, en Twitter  y en Instagram

lunes, 12 de agosto de 2013

Los remedios de la abuela: entre fogones

Después del éxito de los remedios de la abuela de la semana pasada, he decidido convertirla en sección habitual, por lo menos durante el tiempo que la neurona esté de vacaciones. Pero para que no se aletargue demasiado, voy a ordenar los remedios por categorías. Y hoy toca los remedios culinarios:

El guiso se quema: Muchas veces estamos haciendo unas legumbres o una carne en la olla y de pronto empezamos a oler a chamusquina. Más que nada porque el guiso se está empezando a pegar. Para que la comida no se estropee del todo hay que actuar con rapidez. Y lo que hay que hacer es impregnar una bayeta con agua y vinagre y colocar la olla encima hasta que se enfríe y se pueda abrir. Así evitaremos que el guiso se estropee y con toda seguridad no sepa a agarrado, que se dice en mi casa. 

El guiso se ha quemado y el pegado se ha quedado en la cacerola: Hay veces que se nos va el santo al cielo y se quema el guiso. Y no solo se estropea la comida, sino que también la cacerola está para tirar. ¡Pues no! Solo hay tirar la comida a la basura (qué lástima), echar un buen chorro de vinagre y ponerlo de nuevo al fuego. Y en cuanto de un hervor, fregarlo con un estropajo y el lavavajillas habitual y...¡adiós al quemado!

El guiso está salado o demasiado picante: Y ¿quién no ha echado dos veces sal a la comida o ha confundido el pimentón dulce con el picante y ha destrozado el guiso? Pues en el caso del exceso de sal hay que pelar una patata, introducirla en el guiso y que todo junto de un hervor. Así la patata se llevará toda la sal. Y en el caso del picante, hay que hacer lo mismo, añadiendo un poquito de leche para que suavice un poco.



¡¡¡FELIZ LUNES Y ÁNIMO PARA LOS QUE NO ESTÁN DE VACACIONES!!

Ya me puedes seguir en Facebook, en Twitter  y en Instagram

viernes, 9 de agosto de 2013

La Receta: Croquetas de setas

Se acerca la semana de verano por excelencia. En Madrid, por lo menos, la semana del 15 de agosto todo se paraliza. Y como en la capital, son muchas las localidades en las que se celebran fiestas. Si te toca organizar algún festejo en estos días, te doy una receta fácil para quedar como un chef de primera: croquetas de setas. ¡Toma nota!

            

INGREDIENTES

1 paquete de salteado de setas cultivadas de Mercadona
50 g de aceite de oliva
1 cucharada de matequilla
30 g de cebolla
170 g de harina
800 g de leche entera
nuez moscada
sal
pan rallado
huevo 

PREPARACIÓN

Lo primero que hay que hacer es poner un poquito de aceite en una sartén y saltear las setas con una pizca de sal durante 8 minutos. Reservamos y pasamos a hacer la masa.

Si tienes Thermomix:

Vertimos en el vaso 50 gr. de aceite, la mantequilla y la cebolla y programamos 3 minutos a velocidad 3, temperatura varoma. Seguidamente incorporamos la harina y volvemos a programar 1 minuto, velocidad 3 a 100 grados. Después, es el turno de la leche, la nuez moscada (una pizca), la pimienta y la sal y lo juntamos todo 10 segundos a velocidad 6. Una vez que todo este unido, programamos 7 minutos, velocidad 4 y temperatura varoma y cuando queden 30 segundos incorporamos las setas.
Colocamos la masa en una bandeja y cuando esté fría, le damos forma, las pasamos por huevo y pan rallado y las freímos en abundante aceite de oliva. ¡ Y a comer!

Si prefieres la receta tradicional:

En una sartén grande y honda derretimos la mantequilla y el aceite y rehogamos la cebolla. Seguidamente incorporamos las setas (que habremos triturado en trozos muy pequeños) una pizca de nuez moscada, sal y pimienta. Después añadimos la  harina y la dejamos que se tueste durante unos 5 minutos sin dejar de remover.  Poco a poco vamos incorporando la leche sin dejar de mezclar todos los ingredientes, hasta que espese la masa y se convierta en una masa ligera que debe despegarse de la sarten al mezclar.
Colocamos la masa en una bandeja y cuando esté fría, le damos forma, las pasamos por huevo y pan rallado y las freímos en abundante aceite de oliva. ¡ Y a comer!

¡¡FELIZ VIERNES Y FIN DE SEMANA!! 


Ya me puedes seguir en Facebook, en Twitter  y en Instagram

jueves, 8 de agosto de 2013

La vida es dura

Soy de la opinión de que a los niños nunca hay que mentirles por muy cruda que sea la realidad. Y no hay que mentirles porque, por muy pequeño que sea el embuste, nunca más te creerán. Y no hay nada peor que no contar con la confianza de tu hijo y, lo que es más grave, que tu hijo no tenga un referente en el que confiar.
Por otra parte, está el tema de la falsa burbuja en la que nos empeñamos en meter a nuestros niños para que no sufran. Y cuando la burbuja se rompe, entonces es casi peor porque el chaparrón se les cae encima y la cruda realidad de la vida se les presenta de una vez. Y entonces volvemos al primer punto de no confiar en los padres porque le dibujaron una realidad que no era real.
Por eso, la fatídica noche del 24 de julio la Princesa nos preguntó que qué pasaba. Y el Santo le explicó que había habido un accidente en un tren y que habían muerto muchas personas. Aprovechamos la ocasión para recalcarle lo importante de ser prudente. Y se quedó conforme. Ni que decir tiene que ni hablamos del maquinista, ni del número de muertos y ni por supuesto vio imágenes. Pero por lo menos estuvo al tanto de que algo triste ocurría. Ni está traumatizada y no ha vuelto a preguntar por ello. Es la maravilla de los niños. Pero yo estoy contenta de habérselo contado. Así nunca me podrá reprochar que le construí un mundo en el que todo era mentira y no había ni dolor, ni sufrimiento. 
Mi amiga Marta siempre dice que la vida es dura y yo apostillo que hay que enseñárselo a los niños desde que están en el vientre materno.

¡¡¡FELIZ JUEVES!!

Ya me puedes seguir en Facebook, en Twitter  y en Instagram

miércoles, 7 de agosto de 2013

Miércoles mudo: juegos de verano

Aunque las vacaciones me parecían una fuente inagotable de ideas para el blog, el estado vegetativo de mi neurona me hace que me quede en blanco a la hora de escribir la entrada del día siguiente. Así qué como quiero seguir cumpliendo con mi cita diaria (de lunes a viernes) me he apuntado a una nueva iniciativa del mundo bloguero, que tanto me gusta. Se trata del "Miércoles Mudo"




Mi primera foto de este miércoles mudo se llama JUEGOS DE VERANO.  Espero que os guste la iniciativa y que sepáis disculpar este pequeño parón. Aunque la de hoy no es una gran foto, prometo fotos chulas y/o divertidas.


                                            ¡¡¡FELIZ MIÉRCOLES DE NUEVO!!!
 
Ya me puedes seguir en Facebook, en Twitter  y en Instagram

martes, 6 de agosto de 2013

Mis manualidades: un ambientador nido

Ayer fue un día de manualidades. Desde hace tiempo tenía en mente hacer un ambientador decorativo. No se sí lo había visto antes o es fruto de mi imaginación. Pero tenía ganas de hacerlo y ayer lo hice.
Los materiales son bien sencillos y, sobre todo económicos: un globo, un cordel o cuerda rústica fina, popurrí de flores olorosas o maderas aromatizadas y cola blanca.



Lo primero que hay que hacer es introducir el popurrí dentro del globo. En mi caso era muy oloroso y decidí meter entre 5 y 6 piezas. A continuación se debe hinchar el globo hasta el tamaño que quieras que sea el ambientador.


Entonces es el momento de cubrir el globo con el cordel, como si de un nido se tratase.


 Y una vez cubierto, es el momento de endurecerlo con una mezcla de agua y cola.


Ya emplastecido, hay que colgar el nido hasta que seque la cola y sea un armazón duro. Conseguido hay que pinchar el globo y sacarlo por alguna las aberturas del nido, preferentemente por donde estaba el nudo.


Si lo dejas al sol es posible que el globo se vaya deshinchando, cubriendo las piezas del popurrí. Entonces deberás ayudarte de unas tijeras para deshacerte del globo.
Ya sólo queda unir con un lazo la abertura donde estaba el nudo del globo y ya tienes tu ambientador nido. 


Sugerencia: si pintas el cordel de dorado y colocas un lazo rojo, puede convertirse es un bonito adorno de Navidad.

¡¡¡FELIZ MARTES!!

Ya me puedes seguir en Facebook, en Twitter  y en Instagram

lunes, 5 de agosto de 2013

Los remedios de la abuela

Hay trucos en mi casa que van pasando de generación en generación y que te da la sensación de que todo el mundo los conoce. Pero no es así. De vez en cuando leo en Twitter o en Facebook a gente desesperada pidiendo un SOS por "problemas" que para mi no son tales porque recurro a los truquillos o que bien he visto poner en práctica a mi abuela o a mi Santa Madre o que me han ido contando. Y hoy los comparto con vosotros:

Ropa desteñida: No hay nada mejor que poner agua a hervir con unas 6/8 hojas de laurel y la prenda desteñida. Se deja cocer unos minutos, hasta que veas que el desteñido va saliendo, y después se escurre y se lava la prenda como habitualmente. Me atrevería a decir que nunca me ha fallado el truco. Eso si, siempre lo he hecho inmediatamente después de sacar el desastre desteñido de la lavadora.

Plancha que ensucia: Que rabia da estar planchando y al dar al vapor que la plancha saque un asqueroso líquido naranja, como de óxido. A mi me ha pasado esta primavera y aprendí este truco. Para limpiar el depósito, hay que echar una mezcla, a partes iguales, de agua y vinagre. Una vez calentada la plancha hay que vaciar el depósito con ayuda del expulsador de vapor. Una vez que se agote la mezcla, y dejando enfriar la plancha, recomiendo llenar el depósito de agua y aclararlo un par de veces para quitar el olor del vinagre.
Si es la superficie la que mancha, la solución es colocar una capa generosa de sal gorda sobre unos periódicos y cuando la plancha empiece a estar caliente "planchar" la sal. Veréis como las manchas desaparecen en un pis pas.
                                             
                                                         
     

Pulgón en los rosales: ¡Qué fácil es que una plaga de pulgón acabe con tus rosales! Tan fácil como acabar con ella. Para eso, sólo hay que plantar a la vera del rosal un diente de ajo, o varios dependiendo del tamaño del rosal. Así nunca tendrás pulgón en tus rosales.

Y este mes voy a pasarlo con mi Santa Madre y ella tiene muchísimos remedios para problemas cotidianos, os los iré desvelando poco a poco.
                                    
¡¡¡FELIZ LUNES Y BUENA SEMANA!!

Ya me puedes seguir en Facebook, en Twitter  y en Instagram

viernes, 2 de agosto de 2013

La Receta: Peter Pie


Lo mejor de haber trabajado en varios sitios es que he conocido a muchísima gente. Con unos simplemente he congeniado, con otros ignorado y con un buen puñado he hecho una verdadera amistad. Eso es lo que me pasó con Miren, una compañera de hace muchos años que con el tiempo se ha convertido en una amiga estupenda. Desde que nos conocimos compartimos todo: confidencias, angustias, risas, agobios y hasta comida. La hora de comer se convertía en una degustación de tuppers. Cada vez que alguno del grupo traía un plato nuevo, todos lo catábamos. Y así llegó a mi vida la receta que traigo hoy que no deja de ser un pastel de puerro y calabacín. Pero como lo había cocinado su novio Pedro, hoy ya marido, lo bautizamos en ese momento como Peter Pie y me agrada saber que, después de tanto tiempo, Miren y Pedro lo siguen llamando Peter Pie. 

INGREDIENTES

1 cebolla pequeña
1 puerro
2 calabacines medianos
1 brick de nata de 200ml
1 paquete de masa quebrada
Queso para fundir o queso manchego
Aceite
Pimienta
Sal

PREPARACIÓN 


Lo primero de todo es hacer la base. Para ello hay que calentar el horno a 200ºC. Mientras va cogiendo temperatura, extendemos la masa quebrada y forramos el molde donde vamos a servir el Peter Pie. A continuación, pinchamos la masa para que no suba y se puede poner un poco de papel de aluminio con legumbres encima para que seguro se quede plano. Cuando el horno ya esté listo, se hornea la masa 15 minutos, o lo que el fabricante aconseje.
Con la base en el horno es la hora del relleno. Para ello, cortamos el calabacín, el puerro y la cebolla y salteamos todo en una sartén a fuego lento para que se vaya ablandado. Durante el proceso, lo salpimentamos. Cuando esté pochado, añadimos la sal, la pimienta y la nata. Lo unimos todo y lo vertemos en la base, que ya se habrá precocido y a la que habremos quitado el papel y las legumbres. A continuación espolvoreamos el  queso para fundir y lo metemos en el horno unos 20 minutos. Como Pedro es de la Mancha, en su último Peter Pie que probé cambió el queso para fundir por unas finas lonchas de queso manchego y estaba de escándalo. 
Y yo, como soy así de chula, me atrevo a añadir una variante más, si Pedro me lo permite. Si quieres que te quede más compacto, se pueden añadir 3 huevos a la nata. Pero os prometo que sin nata queda perfecto. 

¡¡¡FELIZ VIERNES!!!

Ya me puedes seguir en Facebook, en Twitter  y en Instagram

jueves, 1 de agosto de 2013

Mr. Frank está en Madrid

Menuda semana llevo. Estoy tratando de hacer un poco de caso a mis amigas. Que sí un día como con una, que si otro día hablo con otra, que si nos tomamos algo rápido... Semana intensamente divertida. Lo único que me pesa es que al Santo, como aún trabaja,  no le estoy cuidando como era mi intención... Pero como es Santo entiende mi semana, o eso espero.
El martes tocó con dos de las grandes, no por tamaño sino por corazón. Y son de esos días que quedas a las 10 de la mañana y llegas a casa a las 7 de la tarde, habiendo pasado un día estupendo. Y con ellas tocó descubrir un sitio que me ha encantado.  Se llama Mr. Frank y está en pleno centro de Madrid. 
El restaurante tiene dos zonas. La parte de arriba, que fue donde comimos, está más destinada para comer o cenar. La decoración me encantó y los enormes ventanales le dan una luz natural que invita a estar horas charlando, hasta que anochezca. La decoración es muy original, muy fresca que diría yo, y han rescatado objetos de muy diversos sitios para darle un toque rústico y divertido que me gustó mucho. 


La parte de abajo no tiene nada que ver. Más que nada porque es una cueva típica madrileña pero con la salvedad que tiene ventanas a la calle y eso le permite, una vez más, tener luz natural. Esa zona está más destinada para cenar en plan de tapas y, no menos importante, tomar copas. 

Pero lo que me encantó de esa parte es un privado que tiene al fondo, como para unas diez personas. Y como curiosidad, deciros que la mesa está hecha con maderas de la antigua maternidad de O'Donnell. ¡Mucha historia tienen que tener esas maderas de la mesa!

En cuanto al estilo de comida se centra en la cocina tradicional, con platos de toda la vida, incorporando un toque original que hacen que los platos sean suyos. Yo, por ejemplo, comí un salmorejo de cerezas que le dieron un toque único y riquísimo. De la carta no puedo hablar mucho porque nosotras nos tiramos por su económico menú: 12 € e incluye un primero, un segundo, la bebida y el pan. El café o los postres van a parte.
Desde luego que volveré porque me encantó. Lo único malo, que cierran casi 20 días en agosto. Así que si os ha gustado, a partir del 19 de agosto están disponibles. 
Dirección:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...