miércoles, 5 de junio de 2013

La incómoda sensación del responsable

Hasta hace dos días pertenecía a mi anterior empresa. Estaba disfrutando de parte de mis vacaciones. Ya desde el lunes no tengo empleo y desde mañana seré una parada más. Pues bien, aún no me he acostumbrado a esta nueva situación. Estoy aprovechando para hacer mil cosas que tenía pendientes y que no hacía por no disponer de tiempo de calidad. Estoy limpiando mi casa en condiciones, me ocupo de mi familia, me he involucrado más en la vida escolar de la Princesa, estoy solicitando el título de licenciada (18 años después de terminar la carrera ¡nunca es tarde!), estoy arreglando el coche para pasar la ITV y, desde lunes, retomando algunos contactos antiguos para informarles de mi situación laboral. Todo aderezado con momentos de ocio. Creo que no estoy haciendo mal del todo. Pero, sobre todo las mañanas, hago mis nuevas ocupaciones con sentimiento de culpabilidad, como si estuviera faltando a mi trabajo. 
Tanto en el cole como en el trabajo (en la Universidad menos) siempre he tratado de cumplir con mis obligaciones. No he faltado a mi puesto a no ser que fuera estrictamente necesario. Por eso cuando empecé a mentalizarme de que podría dejar el trabajo, me llamaba la idea de poder disfrutar la vida en el entorno de mi casa. Desde que nos vinimos a vivir aquí no lo he podido hacer, salvo en mi lluviosa baja maternal. Pero dadas las inclemencias del tiempo, poco pisé la calle. Y ahora que puedo, me siento mal. Me imagino que será el síndrome de la responsabilidad y espero que se pase pronto porque es una sensación bastante incómoda. 

¡¡FELIZ MIÉRCOLES!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...