viernes, 31 de mayo de 2013

Y de pronto tu vida se desmorona

A lo largo de tu vida hay personas a las que conoces y tratas con ellas poco tiempo, pero te dejan poso. A mi me pasó con Raquel Sánchez Silva. Fue hace casi 10 años y me juego una mano que ella ni siquiera se acordará de mi. Por aquel entonces yo trabajaba para una agencia de marketing y Raquel colaboró con nosotros para presentar un vídeo que estábamos haciendo. El guión corrió a cargo del departamento de comunicación. Es decir, mi compañera Ceci y yo. Era un buen forro hablando de recogida de basuras. Apasionante. 24 horas antes de la grabación se lo mandamos a la que iba a ser la presentadora, Raquel Sánchez Silva que por aquel entonces presentaba el Telenoticias en Telemadrid. Y 24 horas después, a primera hora de la mañana, se presentó con el guión bien aprendido. Mientras se maquillaba estuvimos charlando distendidamente de unas cosas y otras. Una persona realmente encantadora y muy profesional. Y desde entonces he seguido su carrera y me he alegrado de sus triunfos profesionales y personales. La vida le estaba sonriendo. Así lo transmitía en su cuenta de Twitter, tan natural y cercana como ella. Hace unos días aparecía radiante y elegante, como siempre, con un vestido de su amigo Ion Fiz. El mismo diseñador que, a partir de una colcha de la abuela de Raquel, le hiciera el vestido con el que el 22 de junio del año pasado, diera el si quiero al amor de su vida. Ayer por la mañana compartía su entusiasmo por el Mercado de Motores, una cita para la moda vintage que se celebra este fin de semana en Madrid y en la que ella participaba activamente. Y por la tarde... su vida se desmoronó. Su marido, el amor de su vida, su alma gemela, su otra mitad fallecía repentinamente.
Me enteré de la noticia en el coche cuando regresaba de cenar con unos amigos. Fue un jarro de agua fría. Era como si le hubiera ocurrido a una persona cercana. Y lo sentí y lo siento mucho por ella. Que injusta es la vida en algunos momentos. Cuando crees que lo tienes todo, de pronto tu vida no tiene sentido. 
Cosas como esta, me reafirma mi idea de que hay que ser feliz cada minuto de tu vida. Hay que disfrutar de los tuyos, de tu familia, de tu entorno, de tu trabajo, de tu rutina... porque nunca sabes lo que durará la felicidad. Ayer, cuando me metí en la cama, impresionada y a la vez triste, abracé muy fuerte al Santo y le dije que le quería.   
Mario cuidará siempre de Raquel, pero ella nunca será la misma. Mario Biondo, 36 años, cámara de TV. DEP


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...