miércoles, 22 de mayo de 2013

La peli de tu vida

Hay dos tipos de películas de serie w (lo de serie B se queda corto) que solo las puedes ver los sábados y los domingos a la hora de la siesta. Aunque la temática de ambas son muy diferentes, tienen la peculiaridad de que te puedes dormir un ratito y al despertarte puedes coger el hilo y ver como termina. También te permite zapear y ver como va el partido de Nadal o la farsa de las bodas de Sálvame. Ya os digo que el argumento de una y de otra es muy diferente. Unas son las de la chica/familia  guapa secuestrada, asesinada o estorsionada que siempre tiene un final feliz y las otras son las de familia/pareja guapa con problemas que siempre tiene un final feliz. Sea como fuere, ambas tienen un final feliz. Y en la mayoría de las veces, aunque los protagonistas tienen una profesión de lo más común, viven en unos casoplones que para mi los quisiera. Y eso hace mucho daño. Porque tú, adolescente, te haces una visión de la vida que para nada es real. Piensas, a nada que trabaje me compro un casa unifamiliar con jardín, tengo un perro, dos coches, un jardín para hacer barbacoas con los amigotes los sábados y entre semana trabajo y me voy a tomar café o el aperitivo con las amigas, porque nunca estoy a dieta. Además, tengo dos niños, a cual más guapo, que no dan guerra, son muy buenos estudiantes, son la estrella del festival y soy muy feliz. Lo demuestro con esa sonrisa de dientes perfectos y blancos. 
¡¡¡Pues no!!! Trabajas de sol a sol por un modesto salario que te permite pagar, a duras penas, un piso que no está mal y, en el mejor de los casos, un adosado a las afueras de tu ciudad. No tengo perro, si tengo dos coches que son una ruina para la economía familia, el jardín se convierte en maceta y entre semana, con mucho esfuerzo, me da tiempo a quedar con las amigas para tomarme un café descafeinado, con leche desnatada y sacarina porque siempre estoy a dieta. No tengo dos hijos, solo una que si es guapa, si da guerra, tengo que perseguirla para que haga bien la caligrafía y que es una más del festival del colegio. Aún así, a pesar de que la vida es dura, soy feliz. Y lo demuestro con mi sonrisa de dientes pequeños (la vida es dura y bruxo por las noches).
Por suerte, con el otro tipo de películas no me identifico porque no tengo un revolver en mi casa metido en el cajón de la ropa interior, con el que me pueda intimidar el loco de mi vecino que, por cierto, es de lo más normal.
Ya no soy adolescente y he aprendido que cada uno tiene que ser el guionista de su propia peli, que está muy mal lo de plagiar y que de ti depende de que tenga un final feliz. 


¡¡¡Feliz miércoles!!!
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...