viernes, 31 de mayo de 2013

Y de pronto tu vida se desmorona

A lo largo de tu vida hay personas a las que conoces y tratas con ellas poco tiempo, pero te dejan poso. A mi me pasó con Raquel Sánchez Silva. Fue hace casi 10 años y me juego una mano que ella ni siquiera se acordará de mi. Por aquel entonces yo trabajaba para una agencia de marketing y Raquel colaboró con nosotros para presentar un vídeo que estábamos haciendo. El guión corrió a cargo del departamento de comunicación. Es decir, mi compañera Ceci y yo. Era un buen forro hablando de recogida de basuras. Apasionante. 24 horas antes de la grabación se lo mandamos a la que iba a ser la presentadora, Raquel Sánchez Silva que por aquel entonces presentaba el Telenoticias en Telemadrid. Y 24 horas después, a primera hora de la mañana, se presentó con el guión bien aprendido. Mientras se maquillaba estuvimos charlando distendidamente de unas cosas y otras. Una persona realmente encantadora y muy profesional. Y desde entonces he seguido su carrera y me he alegrado de sus triunfos profesionales y personales. La vida le estaba sonriendo. Así lo transmitía en su cuenta de Twitter, tan natural y cercana como ella. Hace unos días aparecía radiante y elegante, como siempre, con un vestido de su amigo Ion Fiz. El mismo diseñador que, a partir de una colcha de la abuela de Raquel, le hiciera el vestido con el que el 22 de junio del año pasado, diera el si quiero al amor de su vida. Ayer por la mañana compartía su entusiasmo por el Mercado de Motores, una cita para la moda vintage que se celebra este fin de semana en Madrid y en la que ella participaba activamente. Y por la tarde... su vida se desmoronó. Su marido, el amor de su vida, su alma gemela, su otra mitad fallecía repentinamente.
Me enteré de la noticia en el coche cuando regresaba de cenar con unos amigos. Fue un jarro de agua fría. Era como si le hubiera ocurrido a una persona cercana. Y lo sentí y lo siento mucho por ella. Que injusta es la vida en algunos momentos. Cuando crees que lo tienes todo, de pronto tu vida no tiene sentido. 
Cosas como esta, me reafirma mi idea de que hay que ser feliz cada minuto de tu vida. Hay que disfrutar de los tuyos, de tu familia, de tu entorno, de tu trabajo, de tu rutina... porque nunca sabes lo que durará la felicidad. Ayer, cuando me metí en la cama, impresionada y a la vez triste, abracé muy fuerte al Santo y le dije que le quería.   
Mario cuidará siempre de Raquel, pero ella nunca será la misma. Mario Biondo, 36 años, cámara de TV. DEP


jueves, 30 de mayo de 2013

Perlas de la Princesa

En mi afán por ampliar el vocabulario de la Princesa, el otro día traté de explicarle que no todos los bollos con papel se llaman "maladenas". Hay valencianas, magdalenas y sobaos, por ejemplo. Últimamente lo que está de moda en su escaso desayuno (es de las que se va al cole sin desayunar, como hacía yo) son los sobaos. Los de Mercadona tienen el tamaño perfecto para ella porque son muy pequeños. Así que comiéndose uno, ya cumple. Pues bien, al día siguiente de mi clase magistral de bollería, la Princesa categoricamente me informó de que lo que quería desayunar eran ¡¡¡sobacos!!!!

¡¡¡FELIZ JUEVES!!!

martes, 28 de mayo de 2013

Pediculosis

Hace unos días recibí una circular del cole de la Princesa advirtiendo que habían detectado casos de pediculosis entre los alumnos. Así de pronto más de uno se pudo preocupar, ¡¡¡pediculosis!! ¿Será grave? ¿Habrá que poner al cole en cuarentena? Ya leyendo detenidamente el escrito te dabas cuenta de que a lo que se estaban refiriendo era al piojo común, un clásico de todos los colegios. Y digo yo, ¿por qué somos tan cursis? ¿No sería más fácil y directo hablar de piojos sin más? 
No es ninguna deshonra ni descrédito tener piojos. Es más, según dicen van al pelo limpio. Por eso no entiendo a los padres que aún sabiendo que su hijo está plagadito de liendres y bichos los siguen mandando al cole. Luego pasa lo que pasa. Que todos con piojos.
En clase de la Princesa, que sepamos, ha habido una niña con un piojo. Su madre advirtió, la niña se quedó un día en casa llena de potingues y ya está. ¡¡Bien por esa niña y por su madre!! Eso si, desde entonces me pica todo y más cuando reviso a la Princesa antes de acostarse. Por cierto, me he enterado de que los pipis evitan la luz, peor eso se suelen encontrar en la nuca y detrás de las orejas y ahí es donde me recreo.
Yo tenía una compañera de trabajo que estaba convencida de que las plagas de piojos las generaban los propios laboratorios que comercializaban los remedios. La verdad que, cuanto menos, me parece un planteamiento retorcido. Más que nada porque casi hay tantos remedios como piojos: agua y vinagre, lociones que puedes comprar en farmacia o en el supermercado y ahora, de un tiempo a esta parte, se ha puesto de moda el champú de aceite de árbol de té. Es un buen repelente y evita el riesgo de contagio. Su venta, en herbolarios.
Y ya rizando el rizo, en Madrid se han abierto 3 centros de una cadena que se llama Piojitos fuera!.  Son especialistas en eliminar piojos y liendres. Por cierto, se trata de una franquicia. Desde luego el que no corre vuela.

¡¡¡Feliz martes y que no os pique nada después de leer la entrada de hoy!!!

lunes, 27 de mayo de 2013

Miedito me da

Cada día que pasa me da más miedo la adolescencia de la Princesa. Y encima las noticias no ayudan. Hoy me he levantado conociendo que la policía  ha detenido a seis menores por distribuir un vídeo y fotografías de contenido sexual protagonizado por dos niñas. Por lo visto, fue algo parecido a lo que hizo Olvido Hormigos. Las menores montaron el numerito, lo grabó otro menor, el vídeo fue rápidamente reenviado por el joven entre sus contactos y visitado por miles de internautas en la red. Alucinante sin más. Desde luego no me gustaría ponerme en la piel de la madre de ninguno de ellos. Ni de las protagonistas, ni del que lo grabó, ni del que lo difundió. 
Lamentamblemente, los padres hemos tenido que añadir a nuestro vocabulario palabros como cyberbullying, griefing, ciberacoso, child grooming, phishing, sexting... Espero y deseo que para mi sean palabras que he aprendido por cultura general y no por tener que sufrir en las carnes de la Princesa cualquiera de estos delitos en la red. Cada vez estoy más segura que no seré yo la que espíe a mi hija en Internet. Ni me haré un perfil falso en la red social de turno, ni me haré amiga de sus amigos. Pero si tengo claro que las restricciones en la red serán importantes. No concibo la idea de que con 11 o 12 años tenga su smartphone o tablet con acceso ilimitado a todas las aplicaciones, ni que no haya un control parental en el ordenador de casa. En eso seré implacable. Y hablaré con ella, y trataré de explicarle el por qué de mi decisión. Y lo mismo me equivoco. Pero eso es la magia y la dificultad de la maternidad. En fin, que miedito me da...

¡¡FELIZ LUNES!!
 

viernes, 24 de mayo de 2013

La Receta: Pollo a la mandarina

Si hay algo que me está gustando de esta nueva etapa, es que tengo tiempo para mi. Puedo navegar y adentrarme en aquellas webs y blogs que siempre veía a vista de pájaro y que tanto me llamaban la atención.  Y entre ellas se encuentra Webos Fritos, un blog/web de una superwoman de las que tan pronto te hace una declaración de la renta como te hace pan. Y las fotos son impresionantes. Por cierto, fotos tan  apetitosas como sus recetas, hasta tal punto que son habitualmente robadas.
Y también en esta etapa estoy cocinando, que no haciendo la comida. Me estoy tratando de recrear en lo que hago para alimentar a mi familia. Y como estamos en momento ahorro y tenía unas mandarinas a punto de decir adiós, pues transformé la receta pollo a la naranja de Webos Fritos, en pollo a la mandarina. Y el resultado fue buenisimo. Aquí va la receta

INGREDIENTES
 
- 1 pollo en trozos
- Harina 
- 3 mandarinas de zumo
- 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
- Sal
- Pimienta
- 1 cebolla tierna
- 1 diente de ajo
- 1 pizca de tomillo
- 1 pizca de perejil 
- 1 cucharada pequeña rasa de azúcar 
- 40 g de brandy

PREPARACIÓN

Primero, tras lavar una de la mandarinas, hay que pelarla, pero solo la parte naranja para que no amargue y se guardan las mondas. Después, con esa mandarina y con las otras dos se hace un zumo que se debe colar y macerar el pollo con el durante unas horas en la nevera. 
Una vez macerado el pollo, es el momento de cocinarlo. Para ello, una vez más se debe colocar el zumo y guardarlo, salpimentar y enharinar los trozos del pollo y freirlos en las dos cucharadas de aceite de oliva. Una vez frito, se debe reservar y en el mismo aceite sofreír la cebolla y el ajo. A continuación se incorporan las mondas de la mandarina y una cucharada rasa de harina. Tras dejarlo unos momentos, se debe poner el pollo y añadir el zumo, el brandy y la cucharada rasa de azúcar. Despues echar por encima un poco de perejil y una pizca de tomillo. Hay que dejar cocer y yo a los 10 minutos de cocción añadí un vasito de agua para que tuviera más salsa (el Santo es muy salsero).  Lo dejas unos 40 minutos en total para que se haga bien el pollo y ¡¡¡a comer!!!

¡¡FELIZ VIERNES!!

jueves, 23 de mayo de 2013

El deporte de competición no es un hobby

He leído con tristeza y estupor la noticia de Jesús Carballo. El seleccionador nacional femenino de gimnasia artística durante más de 30 años, ha sido acusado de abusos sexuales por una de sus ex pupilas en los años 70 y 80. Por lo visto, los presuntos abusos se produjeron en esa época. Carballo, además de por su reconocida trayectoria profesional, en mi casa es conocido porque fue compañero de mi padre en la mili y compañero en la residencia Joaquín Blume, en los años en los que mi padre estudiaba INEF. Y siempre a mi padre le he oído hablar bien de Jesús. Es más, ayer cuando leyó la noticia categóricamente aseguró que era mentira. Casualidades del destino, una de mis primeras entrevistas como periodista se la hice a su hijo, Jesús también, tras proclamarse campeón del mundo en la modalidad de barra fija. Cosa, que por cierto, a mi padre le gustó.
Y después de todas estas historias de abuela cebolleta, ¿a dónde quiero llegar? A afirmar que creo en la inocencia de esta persona, y eso que no tengo trato con él. ¿De qué sirve ahora denunciar un supuesto delito ocurrido hace 30 años? Si hubo abusos, ¿los padres de esa niña no notaron nada? Otra cosa es que las relaciones fueran consentidas por ambas partes, cosa que ni sé ni me importa, y ahora sea una venganza de mujer despechada. Sé que esto dice muy poco de mi como mujer, pero es lo que pienso.
Esta acusación y la anterior realizada contra la seleccionadora de natación sincronizada, Anna Tarrés, me dan mucha pena. Para ser olímpica, para llegar a lo más alto, para conseguir la gloria hay que sufrir. Y, por lo general, los seleccionadores son personas duras, estrictas, exigentes a los que puedes llegar a odiar en un momento dado pero que te lo han dado todo. Y seguramente, Jesús Carballo y Anna Tarrés destrozaron la vida a esas niñas porque les privaron de su niñez. Pero fue consentido por sus padres que quisieron que sus hijas fueran las mejores. Nadie obligó a esas niñas a estar en la selección nacional, pero estuvieron. Y a nadie les importó sus métodos cuando llegaron a lo más alto. Ahora, cuando todo ha pasado, cuando ya no son nadie es el momento de los reproches y de las acusaciones... El deporte de competición no es un hobby. Si no quieres sufrir, chica apúntate a una actividad extraescolar, disfruta con lo que haces y vive la niñez.  Yo desde luego, no quiero que la Princesa sea olímpica, ni niña prodigio en nada. Quiero que sea niña. Y los padres que no piensen como yo, que luego no lloren cuando sus hijos les recriminen que no tuvieron infancia.
Sé que es muy fácil hablar desde la ignorancia. Pero mi padre fue deportista profesional y por un pelo se pierde el nacimiento de sus hijas por estar en la otra parte del mundo compitiendo, entre muchas otras cosas. Y como hija, sé de lo que hablo.

¡¡¡FELIZ JUEVES!!!

miércoles, 22 de mayo de 2013

La peli de tu vida

Hay dos tipos de películas de serie w (lo de serie B se queda corto) que solo las puedes ver los sábados y los domingos a la hora de la siesta. Aunque la temática de ambas son muy diferentes, tienen la peculiaridad de que te puedes dormir un ratito y al despertarte puedes coger el hilo y ver como termina. También te permite zapear y ver como va el partido de Nadal o la farsa de las bodas de Sálvame. Ya os digo que el argumento de una y de otra es muy diferente. Unas son las de la chica/familia  guapa secuestrada, asesinada o estorsionada que siempre tiene un final feliz y las otras son las de familia/pareja guapa con problemas que siempre tiene un final feliz. Sea como fuere, ambas tienen un final feliz. Y en la mayoría de las veces, aunque los protagonistas tienen una profesión de lo más común, viven en unos casoplones que para mi los quisiera. Y eso hace mucho daño. Porque tú, adolescente, te haces una visión de la vida que para nada es real. Piensas, a nada que trabaje me compro un casa unifamiliar con jardín, tengo un perro, dos coches, un jardín para hacer barbacoas con los amigotes los sábados y entre semana trabajo y me voy a tomar café o el aperitivo con las amigas, porque nunca estoy a dieta. Además, tengo dos niños, a cual más guapo, que no dan guerra, son muy buenos estudiantes, son la estrella del festival y soy muy feliz. Lo demuestro con esa sonrisa de dientes perfectos y blancos. 
¡¡¡Pues no!!! Trabajas de sol a sol por un modesto salario que te permite pagar, a duras penas, un piso que no está mal y, en el mejor de los casos, un adosado a las afueras de tu ciudad. No tengo perro, si tengo dos coches que son una ruina para la economía familia, el jardín se convierte en maceta y entre semana, con mucho esfuerzo, me da tiempo a quedar con las amigas para tomarme un café descafeinado, con leche desnatada y sacarina porque siempre estoy a dieta. No tengo dos hijos, solo una que si es guapa, si da guerra, tengo que perseguirla para que haga bien la caligrafía y que es una más del festival del colegio. Aún así, a pesar de que la vida es dura, soy feliz. Y lo demuestro con mi sonrisa de dientes pequeños (la vida es dura y bruxo por las noches).
Por suerte, con el otro tipo de películas no me identifico porque no tengo un revolver en mi casa metido en el cajón de la ropa interior, con el que me pueda intimidar el loco de mi vecino que, por cierto, es de lo más normal.
Ya no soy adolescente y he aprendido que cada uno tiene que ser el guionista de su propia peli, que está muy mal lo de plagiar y que de ti depende de que tenga un final feliz. 


¡¡¡Feliz miércoles!!!
 

martes, 21 de mayo de 2013

Vida nueva

Dicen por ahí que llega un momento en la vida donde necesitas detenerte, ver dónde estás, mirar hacia dónde quieres ir y dejar atrás aquello que te atrasa. Y ese momento me ha llegado en estos días de silencio bloguero. Un buen día me levanté, me fui a trabajar y descubrí que mi día a día no me llenaba. Eso, unido a los problemas económicos que tiene la que era mi empresa, me animó a subirme al carro del ERE, ese que había pasado dos veces por mi lado y nunca me pilló. Y aquí estoy, con toda la vida por delante, con muchas ilusiones, esperanzas, vértigo y miedo. Pero convencida de lo que he hecho. Porque más vale hacer y arrepentirse, que no hacer y arrepentirse.
Así que ahora no tendré perdón si no escribo a diario y me trabajo las entradas como Dios manda. ¡Hay que compensar esos días de silencio!

¡¡Feliz martes!!

(El mío muy feliz porque es el primero del resto de mi vida)

miércoles, 8 de mayo de 2013

Pero al final, todos iguales

Source: google.es via Mirjana on Pinterest

¿Somos todos iguales ante la ley? ¿la justicia es igual para todos? Mira que me cuesta creerlo. Me imagino la imagen que representa a la justicia: esa diosa con la balanza en la mano y con los ojos tapados. Parece que no ve, pero el pañuelo que teóricamente le impide la visión es muy transparente y algo ve. Pero el final es igual para todos. Para los no creyentes, todos terminaremos en el mismo sitio. Bajo tierra o convertidos en cenizas. Para los creyentes, en el purgatorio. Y allí no valdrá eso de ser hijo de, artista, torero o tener padrino. Allí se nos juzgará a todos por igual. Así que los que no tenemos padrino solo nos queda esperar y. al final, todos seremos iguales. 

¡¡FELIZ MIÉRCOLES!!

martes, 7 de mayo de 2013

No por estética sino por forma física

Soy de la opinión de que, por lo general, cualquier persona, independientemente de su físico, puede desempeñar cualquier puesto de trabajo, siempre que esté preparada para ello. Un presentador de televisión gordito es totalmente lícito como una recepcionista fea. Cualquier puesto de trabajo, excepto algunas excepciones. Entiendo que una modelo que use la talla 36 no puede ser modelo de tallas grandes, como tampoco apruebo que una persona de una talla 48 sea modelo de una talla M. Ojo, que la delgadez extrema tampoco es el modelo. Pero entre los oficios en los que no concibo la gordura está el de policía o vigilante. Y no por estética sino por forma física. Desde hace algunos meses, cuando cojo el metro,  me encuentro con un vigilante que ni yo de ocho meses tenía tanta tripa. Y curiosamente el 80% de las veces le veo en las escaleras exteriores fumándose su cigarrito. Debe ser que le pillo en la hora de descanso. Y siempre pienso lo mismo. Como este buen señor tenga que protegerme de algo, más me vale salir a correr más a menudo y estar preparada.
Así que cuando hace unos días escuché que los mandos de la policía de Nepal van a pasar revistar a sus agentes para ver si sufren sobrepeso y que van a someterles a un duro entrenamiento, no pude evitar acordarme del vigilante. Un vez más me viene ni que al pelo aquello de que la mujer del César no sólo ha de ser honrada sino parecerlo.

¡¡¡FELIZ MARTES!!


lunes, 6 de mayo de 2013

Por todos pero, especialmente, por ella

Ayer lo volví a hacer. Por tercer año, corrí la carrera de la mujer. 7 kilómetros por un Madrid irreconocible, sin coches y teñido de rosa. Absolutamente placentero, pese al esfuerzo necesario para enfrentarse a esos 7.000 metros de subidas y bajadas. Todo bajo la atenta mirada de un sol resplandeciente que, cuando se deja ver, convierte a Madrid en una ciudad aún más bella, sin cabe. Lo cuento como si de un maratón se tratase. Pero tened por seguro que para mi, como para el 80% de la mujeres que estábamos allí, es igual.
Y comenzó la cuenta atrás... tres, dos, uno.. ¡a correr! Y piano, piano con mi musiquita y con la compañía de mi amiga Mayra, sin duda un gran apoyo, fui quemando etapas. Desde el minuto uno tuve en mente al Santo. Él me ayuda a ser mejor en todo, sabe sacar de mi lo que ni yo sé que llevo dentro y por él iba poniendo un pie delante del otro sin caer en la dificultad de la primera cuesta a la que me enfrentaba. Y después pensaba en la Princesa y en lo orgullosa que se iba a sentir de su mami. Y la música siguió sonando. Y pese a  no ser así, el modo aleatorio del reproductor parecía que estaba programado para que saliesen las canciones que me recuerdan a la gente que quiero. Me acordé de Nana y Cris, de mis dos adoradas Elenas, de mis padres, de Richard y Mónica Grande, de mis niñas incondicionales... Pero si a alguien tuve muy presente desde que pisé la línea de salida y me lanzó su última mirada de complicidad diciéndome con sus ojos tan expresivos ¡vamos que tú puedes!, fue de Mi Otro Yo. Cada esfuerzo, cada resuello, cada satisfacción de ir pasando kilómetros iban dedicados a ella. Porque para mi es mi ejemplo de superación, de sacrificio, de constancia y sé que si ella pudo con todo, yo lo puedo hacer. Y cuando pensaba que iba delante de mi, corriendo como una jabata, feliz rodeada de amigas que la quieren y sana como una pera como ella dice, no había nada que me pudiera hacer flaquear. Ni siquiera la empinada calle de Alcalá o la de Ferraz. Y así, paso a paso, nota a nota, recuerdo a recuerdo, llegué. Y de premio tuve su abrazo y su reconocimiento. Y entonces, como en las últimas tres ocasiones, volví a sentirme orgullosa y feliz. Hermana, gracias por seguir corriendo a mi lado, con y sin zapatillas.     

viernes, 3 de mayo de 2013

Hasta la kartoffel de los alemanes

Sin motivo, y muy mal hecho por mi parte, Alemania siempre ha sido un país que no me ha entrado. Me parecen secos, rudos y fríos. Pero no por ello generalizo y me atrevo a decir que todos los alemanes son así. Pero, jolines, en los últimos años se han convertido en la piedra de nuestro zapato que nos hace más difícil el camino, si cabe. Merkel se ha convertido en el hombre del saco. Si no cumplimos, en seguida nos citan a Merkel y con eso nos cuadramos. Hace ya un tiempo en casa nos inventamos a una señora y cuando la Princesa se porta mal o no quiere ir al cole amenazamos con llamar a Petra para que arregle el conflicto. Y cuando la Princesa me pregunta cómo es Petra, no tengo más que describir a Angela Merkel.
Y si con el tema económico no tuviéramos bastante, han tenido que ser dos equipos alemanes los que a madridistas y culés nos hayan quitado el sueño europeo. Pues hala, con su pan se lo coman.
Y si fuera poco,  una importante mayoría de alemanes considera a España un país corrupto, poco fiable, pobre, tradicional y de ciudadanos ociosos. ¡¡¡Manda kartoffels!!! Desde luego no estamos en el mejor momento de transparencia y riqueza, pero no para afirmarlo tan tajantemente. Y en cuanto a ciudadanos ociosos, no son precisamente los españoles los que se apoltronan en las barras de los bares de las piscinas de los hoteles de la costa española a ponerse de cerveza hasta las orejas y a tostarse hasta parecerse a las gambas del aperitivo.  Pues eso, que si antes no me caían, ahora...

¡¡¡FELIZ VIERNES!!!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...