viernes, 4 de enero de 2013

Secreto de estado


Para entender la entrada de hoy hay que saber leer entre líneas. Más que nada porque ya muchos saben leer y aunque habitualmente no tienen acceso a estas escrituras, puede ser que a Mi Otro Yo se le escape la vigilancia. Y ya se sabe, la curiosidad mató al gato.
Hay secretos de estado que jamás tendrían que revelarse. Y me refiero, sin duda, al más mágico de la infancia. Pero como dice Mi Otro Yo, ¿qué hacemos? La Princesa de las Princesas se hace mayor y como mayor que es va descubriendo su mundo, dejando en el camino un poco de infancia y de inocencia. Y bien sabe Dios que no ha sido cosa de Mi Otro Yo y del Doctor Anónimo. Las compañías y ella, que es muy lista y ya no se la dan con queso, han hecho que este año esté más que con la mosca detrás de la oreja. Ella no dice nada, pero se le nota a la legua que pasa de los orientales. Y me encantaría inventar un cuento y que se propague por todo el mundo cuya moraleja sea que si te enteras y lo cuentas te caen 5 años de maldición y no recibes ni el mineral negro tan temido por los malos.
Ay que penita que nuestros bebés crecen...

¡¡¡Feliz viernes!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...