jueves, 10 de enero de 2013

Mi cruzada contra Famosa

O mucho cambian las cosas o ya me han visto pidiendo a los Reyes otro juguete Famosa. Si el día 7 no maldije 152.254 veces a la marca no lo hice ni una. ¡¡¡Menudo día me dieron!! Primero fueron las Barriguitas y después la Nancy. ¡¡Qué paradoja, dos de mis muñecas preferidas de mi infancia!! Pero claro, cuando una es madre las cosas se ven de otra manera.
Comencé el día con el firme propósito de montar los nuevos juguetes, cubicarlos, quitar los adornos navideños y pasar una tarde de relax. La última tarde de relax antes de empezar el cole... ¡¡¡ja, nada más lejos!!
Todo iba sobre ruedas hasta que a las 11.30 comencé a montar el cole de las Barriguitas. Total, sólo había que montar... ¡¡¡¡ 90 PIEZAS DE NADA!! Si, 90. Ni una más ni una menos. Y no es que las contase, es que venía el dato en la caja. Bastante lío tenía yo como para contar piezas. Y pieza a pieza terminamos de montar el juguetito a las 14.45.


Aparentemente parecía sencillo. Pero no fue así. Muchas de las piezas no encajaban correctamente y tuve que "convencerlas" con una lima de uñas. Llegué a la conclusión de que Famosa es la copia más patética de Ikea, con la diferencia de que con lo que te cuesta un juguete de Famosa, que te las ves y te las deseas para montarlo y cubicarlo, en Ikea te compras un mueble majo, lo montas en un pispas y encima te sirve para colocar algún trasto como un juguete de Famosa. Porque esa es otra, ¿por qué se empeñan en deformar la realidad? Cuando pedimos el cole siempre pensamos que sería de tamaño razonable. Pero, ¡¡¡no cabe en ninguna balda convencional!!! Hemos tenido que redecorar la habitación de la Princesa para hacer un hueco para el dichoso colegio. Colegio que, por cierto, es una monada y tiene todo tipo de detalles. Hasta reglas, escuadras, calculadoras, lapicitos, etc. todo a escala de las Barriguitas. Así que es comodísimo jugar con ello, siempre que seas Eduardo Manospinzas. La pobre Princesa es como el gigante de Gulliver, destroza todo lo que toca.
Recuperados del shock del colegio, fue el turno de la Nancy. ¿Alguien sabe por qué los juguetes vienen sujetos con al menos 5 metros de alambres, asegurados con incómodos plásticos y reforzados con una resistente cinta adhesiva que no hay quien arranque a no ser que cojas unas tijeras de podar? Yo entiendo que muchos de ellos vienen de China y tendrán que estar sujetos de alguna manera para que lleguen medianamente presentables. Pero creo que se han pasado. ¡¡¡15 minutos para sacar una Nancy de su caja!! Y es que ¡¡¡hasta el pelo venía cosido a un trozo de plástico!!! Ver para creer.
Así que cuando quise sentarme para disfrutar de esa última tarde de relax, eran las 11 de la noche. Y eso no se lo perdono a nadie. Y menos a Famosa, por muchos muñecos que se se dirijan al Portal para hacer llegar al Niño su cariño y su amistad.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...