martes, 31 de diciembre de 2013

Adiós 2013

La entrada de hoy es sospechosamente parecida a la de1 31 de diciembre de 2012. Toca hacer repaso. ¿Ha sido un buen año el 2013? Pues si el año pasado aseguré que había sido buenísimo, sobre este diré que también ha sido bueno, pero menos. Como ya aclarara el años pasado, no estoy borracha. Estoy sobria y serena y siendo muy consciente de mis palabras. Para mi ha sido un año estupendo: Mi, marido, desde el pasado 1 de enero hasta hoy, me ha demostrado cada día lo que me quiere; mi Princesa ha estado sana y cada día me ha enseñado algo nuevo; he podido compartir con mi gran familia todas mis alegrías y mis penas (que os aseguro que han sido más de una) y mis amigos siempre han estado ahí cuando los he necesitado (en más de una ocasión) bien para reír o para llorar.
En este año han nacido Jorge, María, Diego, Gonzalo, Álvaro, Pablo, Jacobo, Valeria, Adriana..., varias amigas están esperando un bebé, en unos días nacerá mi sexto sobrino...Me he vuelto a reunir con amigos de toda la vida, sigo conociendo a gente muy interesante y he intimado con otra mucha otra, de la que merece la pena.
Tengo un nuevo trabajo en el que cada día aprendo algo nuevo y tengo unas compañeras de trabajo que son más que eso, son amigas (entre las que incluyo a mi jefa).
La Princesa ya sabe leer, escribir, sumar y restar y está empezando a estudiar la historia de la humanidad (vamos por la Edad Media).
Todos los días tengo un plato de comida caliente que llevarme a la boca, un techo en el que refugiarme y una cama en la que dormir.
Y lo que es más importante, tengo salud y ganas de vivir y seguir luchando para salvar todos los obstáculos que me voy encontrando en el camino, que no son pocos. 
 Después de todo esto, ¿quién puede decir que ha sido un año malo? Malo no, pero un poquito menos bueno que otros si. Pero el que inauguramos mañana seguro que será mejor.¡¡Siempre con gafas de ver bonito!!


¡¡¡FELIZ AÑO A TODOS LOS QUE ME HABÉIS HECHO LA VIDA MÁS FÁCIL!!!
(Y al resto... también)

lunes, 30 de diciembre de 2013

Nuevo año, nuevo reto

Cada día que pasa me gusta más Instagram. No sé si es fruto de mi vena curiosa o cotilla, según se mire o me aprecie el lector. Disfruto mucho con las fotos de @noelia_atance; los manjares de @bego_lasalita, @mercadocalabajio, @webosfritos; o las ocurrencias de @madresfera, @babybaballa o @elsuenodeteresa, entre muchos otros.
Y me encantan descubrir toda las aplicaciones y retos que surgen en torno a esta red social. Y si en noviembre me apunté a la iniciativa del blog Fat Mum Slim, "Novemeber Photo a Day" (del que creo que no cumplí más que 15 días) con el año estreno reto. Esta vez procede del blog de Mi Low Cost y la idea me la ha vuelto a dar Ana de ¿Qué hay de nuevo?.


La idea que ha creado Mi Low Cost es un Club Instagramero, donde compartir imágenes, cada mes bajo una temática, no demasiado concreta. Así las cosas, para participar habrá que consultar la temática del mes, que se publicará el primer lunes de cada mes en el blog Mi Low Cost. A partir de entonces, ni hay días concretos de publicación, ni límites. Solo habrá que subir la foto o fotos en Instagram con el hashtag #clubinstagramero y el hashtag que corresponda a ese mes. La temática del mes de enero estará disponible el día de Reyes, ¿os apuntáis? Yo, desde luego, lo haré. Otra cosa es cuantas fotos publique cada mes. Sean las que sean haré un resumen mensual para las personas que no tengan Instagram.
El caso es estar entretenida. Total, como no tengo nada que hacer...

¡¡FELIZ ÚLTIMO LUNES DEL AÑO!!




viernes, 27 de diciembre de 2013

La Receta: Tarta de Gin Tonic (Thermomix)

Que poquito le queda a este año. ¡¡Y no sabéis lo que me alegro!! Hace muchos años que no me arreglo "festivamente" en fin de año. Pero este año lo voy  a hacer porque quiero celebrar la marcha de este año por todo lo alto. ¡¡Anda que se se vaya y que no vuelva!! Y vamos a dejar a la Princesa con sus abuelos y vamos a salir (cosa que también hace muchos años que no hago en estas fechas). Y me voy a tomar un gin tonic, o dos o tres o los que sean. ¡Y uno será a vuestra salud! Y empezaré tomando el primero en el postre. No con el postre, sino en el postre en si: tarta de gin tonic. Ahí va la receta:

INGREDIENTES:


Para la base:
125 gr de galleta maría
100 gr de mantequilla
2 cucharadas soperas de azúcar

Para la mousse de limón
250gr de leche
120 gr de gelatina de limón Royal
150 gr de zumo de limón
370 gr de leche condensada
400gr de nata para montar (con un mínimo de 35% de materia grasa)

Para la cobertura de Gin Tonic:
8 hojas de gelatina
100gr de agua
150gr de azúcar
80 gr de zumo de limón
200gr de tónica
125gr de ginebra

PREPARACIÓN

Primero nos ponemos con la base. Derretimos la mantequilla, mezclamos todo perfectamente, los ponemos en la base del molde donde haremos la tarta y la horneamos a 160/180 grados durante 15/25 minutos, 
dependiendo del horno.
Mientras se hornea la base, seguimos con la nata. Ponemos en el vaso de la Thermomix la leche y la calentamos 3 minutos, a 100º y velocidad 2. Después añadimos la gelatina de limón y mezclamos todo 1 minuto velocidad 3. Es el momento de incorporar el zumo de limón y la leche condensada y batir 30 segundos en velocidad 3. Reservamos en un bol. 
Lavamos el vaso y lo secamos muy bien para montar la nata (que debe estar muy fría)  Ponemos la mariposa y ponemos velocidad 4 hasta que la nata se monte (es fácil saberlo porque el sonido cambia). Entonces, la reservamos en un bol.
Después vamos incorporando a la nata montada, la mezcla de limón (que debe estar fría) y la colocamos sobre la base de galleta que ya teníamos horneada,  y también fría, y lo dejamos en la nevera un par de horas para que cuaje.
Cuanto ya esté cuajada nos ponemos con la cobertura. Para ello hidratamos unos minutos las 8 hojas de gelatina en agua a temperatura ambiente. Después ponemos en el vaso el agua y calentamos 2 minutos, temperatura Varoma, velocidad 2. Añadimos el azúcar y mezclamos 1 minuto, 100º, velocidad 3. Incorporamos las hojas de gelatina escurridas y batimos 20 segundos en velocidad 3. Agregamos el zumo de limón, la tónica y la ginebra, mezclamos 15 segundos velocidad 3. Reservamos y dejamos templar. 
Cuando ya no esté muy caliente, lo vertimos sobre la base que teníamos reservada y volvemos a introducirla en la nevera unas horas y... ¡¡lista!!

¡¡¡FELIZ FIN DE SEMANA Y CUIDADO CON LAS INOCENTADAS!!!

martes, 24 de diciembre de 2013

Hoy me toca trabajar para conseguir una feliz Navidad

Hoy el cielo de Madrid se ha levantado plomizo. Debe hacer frío y tiene pinta de llover. No es el escenario que hubiera escogido para este día y menos cuando la nostalgia me invade. Hoy me encantaría retroceder 20-25 años. Estar ahora mismo retozando en la cama, porque ayer salí con mis primos, y con la única preocupación de tener el vestido preparado para esta noche. Ahora me levantaría, desayunaría y me iría con mi madre y mi hermana a pasear por Madrid. Picotearíamos algo a modo de comida, iríamos a dormir la siesta y, con un poco de suerte, pillaría a mi madre en un renuncio y conseguiría que me pintara las uñas (me ha puesto rulos, alisado el pelo, planchado lo impanchable, coserme lo que sea pero lo de las uñas de siempre le han superado y no por estética sino por pereza de hacerlo) Después iríamos a casa de la abuela y nos juntaríamos todos. Primos y tíos a los que veía una vez al año, por aquello de vivir cada uno en una punta, primos y tíos de Madrid, la abuela...Y comeríamos pavo, beberíamos sidra (que otra cosa sino en casa de asturianos) y comeríamos turrones y piñones recubiertos de azúcar. Cantaríamos acompañados de la guitarra de mi padre y la botella de anís de mi tía Pilina. Llegaría el Niño Jesús y abriríamos los regalos y la abuela, al abrir el suyo, lloraría lamentándose de que esa sería su última Navidad.  Y así, año tras año en los que fui muy feliz. 
Pero llegó el día que la abuela cumplió su promesa y fue su última Navidad. Y entonces dejé de ser nieta para ser hija. Y a los pocos meses pasé a ser madre y todo cambió. Ahora la Nochebuena es diferente, ni mejor ni peor. Simplemente diferente. Ya no hay paseo por Madrid porque siempre tenemos algo que hacer para la cena o la comida de mañana. Hoy tengo cuerpo de jota porque desde ayer el Santo y yo estamos vomitando y nos duelen hasta las pestañas. No habrá primos lejanos, ni guitarra, ni pavo de las tías. Pero hoy habrá otra noche mágica para nuestro hijos. Espero que La Princesa cuando llegue a mi edad recuerde con lágrimas en los ojos sus Navidades de niña. Yo, por supuesto, haré todo lo posible para que así sea. Ella tendrá otros recuerdos y espero que tan maravillosos como los míos. Desde luego, que por mi que no quede. Después de dar al "publicar", me quitaré el pijama de nostalgia y me pondré el traje de espíritu navideño para que esta noche la Princesa me diga lo que me ha dicho hace un rato: me encanta la Navidad.
Solo me queda desearos una feliz Navidad y, para los creyentes, una recomendación. Que nunca perdamos el verdadero sentido de estas fechas. 

¡¡FELIZ NAVIDAD!!

lunes, 23 de diciembre de 2013

Ya estamos de vuelta

Tras 11 días de silencio, vuelvo. No es que mi salón sea como el palacio de Buckingham y haya necesitado tantos días para arreglarlo. Desde el miércoles perfectamente podía haber escrito, pero hasta hoy me he hecho la remolona y he llegado incluso a pensar si esta obligación me compensa. Y en el momento de más flaqueza llegó el ránking de Madresfera y me dio el empujón que necesitaba. Entre más de 1300 blogs, yo estoy entre los 100 primeros. Y eso os lo debo a vosotros y no os puedo abandonar. Y además, como dice el cantautor Tontxu, uno de mis cantantes favoritos, "vuelvo porque te quise, vuelvo porque te quiero, vuelvo porque te estaba echando de menos..."
Como bien intuía, estos días han sido intensos. Más de lo que me podía imaginar. Intensos en todos los sentidos: de trabajo, de trabajo en casa, de suciedad, de desorden, emocionalmente hablando, de compromisos... No sé si al resto le pasa, pero yo tengo una extraña habilidad de juntar todo en el tiempo.  En estos 11 días me ha dado tiempo a desmontar el salón y el recibidor, distribuyendo los muebles por el resto de la casa;  a que me cambiaran el suelo; a pintar; a correr 5 kilómetros vestida de Papa Noel con Mi Otro Yo y una amiga (en el kilómetro 4 me iba preguntando que narices hacía yo allí totalmente oxidada y sufriendo...), a ir a la peluquería; a la manicura; a llevar a la Princesa a 2 cumpleaños; a celebrar una gala con más de 200 invitados; a disfrutar con el festival de la Princesa; a comer con amigos; a ir a la cena de empresa; a montar de nuevo la casa y a decorarla de Navidad. Además, en mitad de todo esto recibí la noticia del fallecimiento de una persona a la que admiraba por lo que el estado de ánimo no ha sido el mejor para soportar el cansancio. Pero si he superado estos días, creo que estoy preparada para superar lo que me queda de año.
Pensé que iba a volver cargada de ideas y anécdotas que contar. Pero han sido pocas. Y ya lo he dicho muchas veces, el cine ha hecho mucho daño. Me imaginaba al Santo y a una servidora rodillo en mano, perfectamente vestidos para la ocasión, pintando la casa entre risas al ritmo de la música de fondo. Vamos al más puro estilo Kate Hudson y Matthew McConaughey. Y nada más lejos... Nada de ropa conjuntada, más bien vieja y estropeada; el pelo recogido de cualquier manera y con la cara lavada y ojerosa. La música si sonaba de fondo pero salpicada de algún que otro taco cuando pintábamos algo que no debíamos. Ahora estoy contenta con el resultado, pero no sé si engañaré al Santo para otra de estas. 
Pero además de Gomaespuma por aquello de su libro "Quién me mandaría meterme en obras", en estos días he tenido muy presente a las familias que se ven obligadas a abandonar sus casas y a vivir en la habitación de un familiar. Lo nuestro han sido unos días, poco menos de una semana, y algo voluntario y para mejorar el resto de la casa. Pero me he sentido muy agobiada. El primer día me hizo mucha gracia saltar al Santo para salir de la cama pero el segundo no tanto. Y cada vez que lo hacía pensaba es todas esas familias. Suena a tópico, pero no sabemos lo que tenemos. Así que después de esta experiencia me he vuelto a enamorar a de mi pequeña casa. ¡No hay mal que por bien no venga!!

¡¡FELIZ LUNES!!  
(Mañana más y mejor)

miércoles, 11 de diciembre de 2013

Cerrado temporalmente por obras

Por unos días voy a dar al "Pause". No es nada definitivo ni largo. Solo unos días, o eso espero. Cierro temporalmente por obras. Y no en el blog, que ya me gustaría hacerle unos retoques, sino en casa. Aprovechando que me tienen que levantar la tarima de dos habitaciones ha salido el famoso "yaque" y ya que tenemos todo diáfano vamos a pintar, y ya que pintamos lavamos cortinas y limpiamos alfombra y ventana... Y ya que voy a estar enfrascada con todo esto no voy a estarlo también con el blog. Porque además de quedarme sin mi rincón del ordenador, es muy probable que me quede sin wifi durante unos días. Y escribir a la carrera desde el  IPad y encima con conexión 3G puede ser un horror. Y para colmo de males se me ha juntado con alguna que otra cenita de amigos, una carrera por las calles de Madrid (ya os contaré) y con un evento de trabajo de los que te tienes que dejar la piel porque te juegas mucho (y os aseguro que no es la cena de empresa).
Espero que me sepáis perdonar, que en mi ausencia no descubráis otro blog (os dejo descubrirlo pero no abandonarme) y nos vemos en unos días.

¡¡FELIZ MIÉRCOLES, JUEVES, VIERNES, SÁBADO, DOMINGO, LUNES Y TAL VEZ MARTES!!
(El miércoles que vienen si o si estoy por aquí)

martes, 10 de diciembre de 2013

Arbol discreto, bonito y barato

Desde el año pasado tenía claro como iba a poner el árbol esta Navidad. Pero hace un par de semanas, por culpa de un radiador, se nos inundó el salón y se estropeó la tarima. Como habrá sido la cosa que en esta semana nos cambian el suelo del salón y del recibidor lo que significa que, de momento, no hay árbol. Ayer la Princesa se quedó un poco chafada al saber que no pondríamos el árbol. Pero me acordé de una idea que he leído en un blog (siento de verdad no acordarme donde lo he leído pero prometo buscarlo y ponerlo). Así que busqué unas tarjetas que habíamos comprado en Primark (1.50 €) y nos pusimos manos a la obra. Las tarjetas en cuestión son pequeñas y llevan pegadas encima un pequeño detalle navideño. Quitamos el detalle y lo pegamos haciendo la forma del árbol en la puerta de la habitación de la Princesa. ¿Y qué hicimos con la otra parte de las tarjetas? Pues ponerlas en lo alto del árbol y la Princesa, en cada una de ellas, escribió un deseo para el próximo año: Paz, "amistaz", salud y "zelebremos el amor"... Ahí es nada. 
Pues encantadas que estamos con el árbol. Sobre todo lo que más me gusta es el tiempo que tardamos en ponerlo (no creo que llagara a los 15 mimutos) y el tiempo que tardarmos en quitarlo. Y lo mejor de todo, lo poco que abulta y mancha. Con un poco de suerte me convalido poner el de verdad. Bueno, el de plástico verde. Que yo no sé porque se empeñan en decir que es de hoja perenne si el mío, pese a ser de plástico plasticoso, cada vez está más pelado y esmirriado.
¡¡FELIZ MARTES!!

lunes, 9 de diciembre de 2013

Planes para las vacaciones que no te dejarán helado

Este largo fin de semana hemos hecho muchas cosas. Han sido de esos días que disfrutas de todo lo que haces. Entre los planes, el viernes fuimos al cine con la Princesa y mis sobrinos. Como no podía ser de otra manera fuimos a ver Frozen, la última película de Disney. La Princesa no es que sea muy cinéfila, como lo es el Santo. En eso se parece a mi. Cuando le dices que vamos a ir al cine, salta literalemente de alegría pero cuando no han pasado ni 5 minutos de película comienza a removerse en el asiento y a sacar su repertorio de excusas para no parar: me duele el cuello de estar ahí, no veo, tengo sed, quiero hacer pis, ya no quiero palomita, ahora si las quiero... Pero en esta ocasión, la cosa ha sido distinta. Sus retahílas comenzaron a la hora más o menos y duraron 5 minutos. Y es que la película, una adaptación de la obra de Hans Christian Andersen 'The Snow Queen' , está muy bien. Vuelve un Disney muy creativo, con unos dibujos maravillosos, música pegadiza como no podría ser menos y un pibón como coprotagonista, la Reina Elsa. 


Quizá sea la más feminista de la saga Disney. Así que la niña protagonista del vídeo que está dando la vuelta al mundo criticando sin piedad a las princesas Disney estará contenta.

 
No suelo recomendar pelis porque ni entiendo ni soy una apasionada, pero esta de verdad que merece la pena. La prueba de la Princesa aguantando en el cine no engaña. ¡¡Ah y por supuesto que ya quiere las Princesas de Frozen!! Fabuloso marketing el de Disney...

¡¡¡FELIZ LUNES Y BUENA SEMANA A TODOS!!

viernes, 6 de diciembre de 2013

La Receta: Quiche de la cocina de Elenita



Siempre he dicho que lo que más me gusta de cambiar de trabajo es conocer a gente nueva. Muchos de mis amigos, de esos incondicionales, los he ido haciendo en los trabajos por los que he pasado. Y la receta de hoy procede de una de esos amigos. Creo que nos caímos bien desde el primer día que nos vimos. Y poco a poco de compañeras de trabajo pasamos a ser amigas y en los últimos tiempos muy amigas. Sabemos todo la una de la otra, con solo verla sé si está preocupada, triste o muy contenta, nos soportamos nuestras manías, nos hablamos con la mirada y cuando no estamos cerca, por whatsapp al menos dos o tres veces por semana. Yo la quiero mucho y creo que ella a mi también. Es mi amiga Elena o Elenita como la llamamos en casa. Y en una etapa nueva de su vida le ha dado por relajarse en la cocina y cederme sus recetas. Y hoy se estrena. Me manda una receta de Quiche. Esas cosas tontas de hacer que una nunca piensas en ellas pero que te soluciona un rato y más ahora que tenemos tantas celebraciones. Y esta es la receta: 
INGREDIENTES
  • Masa quebrada o pasta brise. Se puede comprar o hacer. Si se opta por lo segundo necesitamos
    • 250gr. harina
    • 2 huevos
    • Una pizca de sal
    • 125 gr. de mantequilla.
  • 150 grs de bacon ahumado picadito, de los que vienen en daditos
  • 200 grs de queso rallado emmental
  • 200 grs de nata líquida
  • 4 huevos
  • Sal y pimienta
PREPARACIÓN
Antes de empezar, para controlar el tiempo, has de saber que si haces la masa quebrada, debe reposar envuelta en papel film como mínimo 30 minutos en el frigorífico. Pero ya sabes que la puedes compra y entonces todo va más rápido. Elena la hizo, es muy fácil.
Se extiende la masa en un molde de horno y se corta el sobrante de los bordes.
Se mete en el horno precalentado a unos 175 grados y se cocina en vacío unos 15 minutos. Se forra con papel de aluminio y se pone peso encima.
Para el relleno. En una sartén se fríe el bacon con muy poco de aceite y se deja sobre papel de cocina para que absorba la grasa. Después se baten los huevos con una pizca de sal, la pimienta, la nata y un poco de queso rallado y se reserva. Y entonces es el momento de montarla de la siguiente manera: sobre la masa quebrada se extiende el bacon, el queso rallado y los líquidos reservados. Una vez listo, se hornea unos 35 minutos a unos 175 grados. Como cada horno es un mundo, se puede comprobar con el archiconocido truco de meter un cuchillo y si sale limpio es que está cocinado. 
Según Elenita está explicado un poco "a la remanguillé" (frase muy suya) pero creo que está muy clarito, sencillo y el resultado espectacular. 
Solo me queda darle las gracias por esta colaboración y espero que sea la primera de muchas. 

¡¡FELIZ FIN DE SEMANA!!

jueves, 5 de diciembre de 2013

Castores, guitarras y otros artilugios navideños

Según se va acercando el mes de diciembre a las madres nos va entrando un pánico difícil de entender y fácil de explicar. El temor se acrecienta sobremanera cuando en el cole cuelgan el cartel anunciando la reunión del disfraz del festival de Navidad. Entonces te empiezan a entrar sudores fríos, ahogos, malestar general. No sabes si estarte quietecita o empezar a hacer acopio de espumillón, goma eva, fieltro, etc para calmar tu ansiedad. Porque todo el mundo sabe que una madre hace lo imposible para que su hijo esté a la altura el día del festival. No me puede gustar más el vídeo que circula en la red respecto a este tema: 


Desde que la Princesa está en el cole he tenido que coser una estrella, un árbol de Navidad, el año pasado tiramos por la calle de en medio y compramos el disfraz y este repetimos (debe de ser por aquello de la crisis). Eso además de alguna que otra figura para el Nacimiento como un ángel o un árbol.
Este año me las prometía yo muy felices: el mismo traje del año pasado y, además, un grupo de niños llevarían una trompeta, otros un bombín y otros una guitarra. Todas las madres pensamos enseguida lo mismo: una visita al mundo oriental y en una tarde y por menos de 3 € la cosa apañada ¡por fin algo fácil! Pues no. Con las trompetas y los bombines no ha habido problema pero con la guitarra... no encontramos ocho (que son las que necesitamos) a un precio razonable (vamos, que no pasen de los 3 €) ¡¡¡Que no van a tocar el Concierto de Aranjuez!!! ¿Y que es la Princesa? Pues como no podía ser menos, guitarrera. Ayer me peiné toda la zona este del barrio mientras que otras mamis peinaban el oeste (al norte y al sur no tenemos nada). Y es que hemos creado toda una red de profesionales buscadores de guitarras formado principalemente por la madres afectadas por la escasez de numerosas guitarras a precio razonable, las madres no afectadas que se han visto identificadas (les podría haber tocado a ellas) e involucrando a abuelos, tíos, amigos, vecinos, compañeros...  Tan complicada está la cosa que hasta nos hemos planteado hacernos importadores para dar con el dichoso instrumento. Solo queremos una guitarra, a un precio razonable, de tamaña razonable (que no parezca un ukelele) y del que haya 8 unidades ¿¿¿¿tan difícil es???
Así que si ya de por si estas fechas son difíciles con el cierre del año; cenas con amigos, vecinos, conocidos, clientes, compañeros...;  fiestas familiares, cartas a los Reyes Magos; preparación de cenas, comidas y meriendas... ¡¡¡se une la búsqueda del tesoro!!
En fin, vuelvo a reiterarme una vez más: nadie nos dijo que eso de la maternidad fuera una cosa fácil...

¡¡¡FELIZ JUERNES!!!
(Mañana, como el martes hice pellas, si habrá receta. En esta ocasión de una nueva colaboradora)

miércoles, 4 de diciembre de 2013

¡Hagamos un puzzle!

Hace unos meses nos regalaron un juego muy divertido para hacer tu propio puzzle. El juego procede de Baby Deli, un espacio único e innovador, concebido para que niños y mayores compartan ecología a través de prácticas saludables. Allí puedes encontrar una tienda cuya oferta comercial está compuesta por una extensa gama de productos ecológicos, naturales, artesanales, biodegradables, y de comercio justo; por otra parte talleres de actividades lúdicas y didácticas para niños y sus padres con un extenso programa de actividades dirigidas por expertos en pedagogía que aplican las últimas y más avanzadas metodologías y finalmente una cafetería con una carta cuidada al detalle.
Era pleno verano y decidimos abrirlo en invierno, cuando no pudiéramos salir a jugar a la calle. Y el lunes pasado fue el día.
El kit (Create-it jigsaw kit de The little experiencie) está compuesto por dos puzzles en blanco, un juego de témperas, un pincel, un mantel o protector contra salpicaduras, (bonito y práctico detalle) y una paleta para la pintura. Está tan bien organizado que a penas manchas a pesar de ser pintura.
La gracia del juego es dibujar tu propio diseño y hacer tu puzzle único, dejando volar tu imaginación.
Tanto esperamos para estrenar el juego que se secaron las témperas. Pero no pasó nada, disfrutamos igual. 
 

La Princesa decidió hacer un pez, usando el rojo y el azul que eran los dos colores que aún estaban bien, y el resultado para mi es impecable. Nunca he visto un puzzle tan bonito y tan creativo:


Cuando terminemos con el otro puzzle, que para entonces tendremos más témperas y quedará más colorido, podemos deshacer la caja y en el interior vienen dibujados dos puzzles para que los recortes y puedas seguir jugando.Y eso me dio la idea de hacer nuestro puzzle casero. Y la idea le fascinó a la Princesa. Para ello me hice con un trozo de cartón (para la próxima usaré cartón pluma), una regla, un cuter y rotuladores de colores.


Corté el cartón a la medida que me apetecía y dibujé mi idea. (Ya, ya sé que lo mío no es el dibujo, pero a la Princesa le encantó y eso es lo que cuenta)


A continuación, di la vuelta al cartón y dibujé las formas de las fichas:


Seguidamente, con la ayuda de un cuter, recorté cada una de la fichas y... ¡¡¡conseguimos nuestro puzzle!!!

No sé si la Princesa disfrutó más creándolo o construyéndolo. El caso es que estuvimos toda la tarde haciendo algo diferente y, lo que es más importante, muy entretenidas. 
¡¡¡FELIZ MIÉRCOLES!!


lunes, 2 de diciembre de 2013

Ya son dos años...

Estamos de cumpleaños. El sábado CORRIENDO SIN ZAPATILLAS cumplió 2 años. Parece que fue ayer cuando di por primera vez al publicar pero han pasado dos años o, lo que es lo mismo 483 entradas. Ahí es nada. Dos años compartiendo mis malos y buenos momentos, mis recetas (y las de mis "colaboradoras"), mis fotos, mis vivencias... en definitiva dos años en los que he ido desnudando poco a poco mi alma y mi vida. Dos años en los que este blog me ha servido de válvula de escape. En los que he conocido a personas de las que merecen la pena, en los que he descubierto otros blogs de los que aprender, en los que he participado en iniciativas divertidas para mi y para la Princesa... También han sido dos años de madrugones en los que muchas veces me he preguntado, ¿merece la pena? Y parece ser que si, porque sigo madrugando para publicar.  
Termino estos dos años agradeciendo las más de 52.000 entradas, mostrando mi cariño a mis 37 seguidores públicos y a los otros tantos incondicionales que sé que me siguen en la sombra. A todos los que han dedicado un momento de su vida a comentar una entrada o me han pasado fotos y recetas y, sobre todo, agradeciendo al Santo y a la Princesa permitirme robarles tiempo e intimidad para el blog.
Y comienzo el tercero con ganas de mejorar, de dedicar más tiempo a este hobby que me tiene tan enganchada, de que cada entrada sea o más divertida o curiosa o rica o enriquecedora que la anterior. 
Gracias de nuevo a todos y a partir de ahora, más y mejor.

¡¡FELIZ LUNES A TODOS!!
(Seguro que lo es porque es un martes disfrazado de lunes)

viernes, 29 de noviembre de 2013

La Receta: Pollo a la importancia

La receta de hoy viene sin historia. El nombre viene de las patatas a la importancia y se lo puso la creadora de la receta, Ana del blog Los Fogones de Ana Sevilla. Pero no sé de donde procede el nombre de las patatas. Vamos, ¡¡que hoy es una entrada de lo más indocumentada!! Pero no lo voy a dejar ahí.  Para mi es pollo a la importancia de tener una familia sana, de tener un techo, un marido que me adora y al que adoro, un trabajo, mis necesidades cubiertas y, en definitiva la importancia de ser feliz.
Ya sabéis que siempre me gusta citar la fuente. En esta ocasión la descubrí a través del blog Miel y Limón  y lo que es realmente importante en esta receta es tener pan para mojar en la salsa. Vamos al lío:

INGREDIENTES
  • 3-4 Patatas grandes
  • 4 contramuslos de pollo
  • 1 una cabeza de ajo 
  • Perejil 
  • Aceite de oliva
  • 150 gr Cebolla 
  • 5 gr Harina
  •  200 gr Vino Blanco
  •  200 gr Agua 
  • 2 Hojas de Laurel 
  • 1 Pastilla de Caldo de Pollo 
  • Azafrán 
  • Sal
PREPARACIÓN- versión Thermomix

Primeramente engrasamos una bandeja apta para el horno y hacemos una capa de patatas, cortadas en rodajas de cierto grosor y salamos ligeramente. Reservamos. Seguimos haciendo el abodo para el pollo. Para ello metemos en el vaso de la Thermomix 4 dientes de ajo y un manojo de perejil y lo picamos 4 segundos, velocidad 5. Bajamos los restos que hayan quedado pegados en las paredes del vaso, incorporamos 2 cucharadas de aceite y la sal y lo mezclamos 5 segundos, velocidad 2. Con lo que resulta, adobamos bien el pollo y colocamos los contramuslos sobre las patatas. Vamos ahora a por la salsa. Para ello picamos la cebolla con 2 dientes de ajo 4 segundos, velocidad 4. De nuevo bajamos los restos hacia las cuchillas y agregamos 40 gr. de aceite y sofreímos 10 minutos temperatura Varoma, velocidad cuchara y sin cubilete. Después añadimos la harina y volvemos a programar 1 minuto, 100 grados, velocidad 2. Terminamos con los líquidos. Agregamos el vino blanco, el agua, el laurel, la pastilla de caldo, el azafrán machacado y el perejil picado y programamos  5 minutos, 100 grados, giro a la izquierda, velocidad 1 y sin cubilete para que evapore el alcohol. Cuando ya esté, vertimos la salsa sobre el pollo y lo metemos en el horno  a 200º alrededor de dos horas, dándole la vueltas al pollo por lo menos una o dos veces. 

PREPARACIÓN- versión clásica

Primeramente engrasamos una bandeja apta para el horno y hacemos una capa de patatas, cortadas en rodajas de cierto grosor y salamos ligeramente. Reservamos.  En el mortero picamos 4 dientes de ajo, el perejil y la sal, añadimos un chorrito de aceite y mezclamos. Con lo que resulta, adobamos bien el pollo y colocamos los contramuslos sobre las patatas. Vamos ahora a por la salsa. Para ello picamos la cebolla y 2 dientes de ajo y los sofreímos en una sartén hasta que la cebolla esté transparente. Entonces añadimos una cucharada de harina y  seguimos sofriendo durante unos minutos. Después agregamos el vino blanco, el agua, el laurel, la pastilla de caldo, el azafrán machacado y el perejil picado y le damos un hervor para que el alcohol se reduzca. Cuando ya esté, vertimos la salsa sobre el pollo y lo metemos en el horno  a 200º alrededor de dos horas, dándole la vueltas al pollo por lo menos una o dos veces.

¡¡¡BUEN PROVECHO Y FELIZ FIN DE SEMANA!!!

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Nancy está de moda

Yo siempre he sido más de Nancy que de Barbie. La veo como más latina, como más normal. Nancy es como la niña guapa con tipo y Barbie como el prototipo de belleza americana, esa inalcanzable sin pasar por el quirófano, sin pasar más hambre y sin machacarse en el gimnasio. Además, Nancy me parece como más discreta. Nunca nos hemos enterado de su vida privada. Lucas desapareció, no sabemos nada de él y ella tampoco ha hecho declaraciones al respecto. Por su parte, Barbie se dedicó a airear su divorcio con Ken y desde entonces se ha dedicado a la vida loca: que si va en caravana, que si se ha dedicado al cine... 
En estos días me he enterado por el blog Los planes de María que Nancy  está de cumpleaños. 45 castañas le caen a la rubia. Está fenomenal para su edad. Ya me gustaría estar así. Pero me huele a mi que ha pasado por el cirujano de los famosos. Está tan cambiada que no parece ni ella. Me imagino que habrá pensado como todas: renovarse o morir. Y viendo que se imponía el tipo de belleza de Barbie, que una Bratz, al más puro estilo Sara Carbonero le pisaba los talones o que la cara angelical ya no se llevaba, veánse las Monster High, empezó con un retoque aquí otro allá y... ¡¡tachán!! ya tenemos Nancy del siglo XXI. Está guapa, muy actual, pero a mi me sigue gustando más la de antes. 
Y las amantes de la Nancy de antes, estamos de enhorabuena. El Museo del Traje de Madrid ha programado una exposición aniversario en la que 25 prestigiosos creadores españoles de la Asociación Creadores de Moda de España (ACME) han diseñado y confeccionado un modelo para esta muñeca. La exposición estará abierta hasta el 19 de enero y al ser temporal es de acceso gratuito.
Para los que no estéis en Madrid, en la página web del Museo del Traje podéis descargaros el catálogo de la exposición.

Os dejo la dirección:
Avenida de Juan de Herrera, 2. Madrid
Tel. (+34) 91 550 47 00
Transportes: Metro: Moncloa (líneas 3 y 6) Línea 6 (Ciudad Universitaria), servicio de autobuses alternativo Bus: Líneas 46, 82, 83, 132, 133, G
Horario:  Martes a sábado: 9:30-19:00 h y domingos y festivos: 10:00-15:00h, ¡¡Cierran el 24, 25 y 31 de diciembre y el 1 y el 6 de enero!!

¡¡¡FELIZ MIÉRCOLES!!!

martes, 26 de noviembre de 2013

El mundo al revés

Quizá esta entrada la tenía que haber escrito ayer. Pero no quiero que de por vida el cumpleaños de mi madre lo asocie a un tema que me saca de mis casillas, como a cualquier mortal con dos dedos de frente, como es la violencia de género. Y si ya de por si para la sociedad es un día amargo, para mi ayer lo fue aún más cuando desayuné escuchando la lista de violadores que, en los próximos días, saldrán a la calle gracias a la doctrina de Estrasburgo. Me imagino que ávidos de nuevas presas después de estar 20 años encerrados. Y no es que me de miedo, me da pavor. Y no por mi, ni por mi hermana o amigas. Ya somos adultas y mal o bien nos podremos defender, o eso espero. Pero veo a mi hija, a mis sobrinas, a sus amigas, a mis niñas más cercanas y me hierve la sangre al pensar que un mal nacido de estos les pueda poner la mano encima. Y ojo, que tal y como está el panorama los niños tampoco es que estén libres de tener cuidado. 
La ley admite que estos delincuentes salgan a la calle porque han pasado 20 años de condena. Pero no sé para quien es la condena más grande, si para ellos o para sus víctimas.  
No sé que está pasando en el mundo. Parece como si se hubiera hecho realidad aquella canción infantil del mundo al revés:
Erase una vez 
un lobito bueno, 
al que maltrataban
 todos los corderos. 

Y había también 
un príncipe malo 
una bruja hermosa 
y un pirata honrado. 

Todas estas cosas 
había una vez 
cuando yo soñaba 
un mundo al revés.

Si esto sigue avanzando en esta dirección, por favor que paren el mundo que yo me bajo.

¡¡FELIZ MARTES, A PESAR DE TODO!!

lunes, 25 de noviembre de 2013

Olivia&Cloe

Hoy es el cumple de mi Santa Madre. Así que voy a aprovechar para mandarle un beso gigante. Además es Santa Catalina. Es un nombre que me gusta mucho porque Mi Otro Yo y yo misma tenemos una anécdota con él. Mi Santa Madre nos hizo un jersey con una P para Mi Otro Yo (Paloma) y con una R para una servidora (Rocío). Íbamos tan monas las dos con nuestros jerséis cuando nos encontramos con una señora, de las muchas que nos paraban por la gracia de ser gemelas. Antes no era tan normal como ahora. El caso es que se quiso hacer la simpática con nosotras y nos preguntó sin nos llamábamos Rosa, Raquel, Rosario, Rocío, Paula, Pilar, Paloma... Por lo visto, una de la dos categóricamente le contestó que nos llamábamos Ana y "Cacalina". Mi Santa Madre aún no sabe el porqué de esa contestación y de donde sacamos los nombres. Hasta aquí la anécdota y ahora vamos al lío. 
Este fin de semana me he enterado de que Santa Catalina es la patrona de los sombrereros, así que no me imagino otro día mejor para presentaros unos de mis últimos descubrimientos: Olivia & Cloe, un nuevo concepto en el diseño de sombreros y tocados.  Olivia aporta técnica, estructura y minimalismo. Cloe es la locura personificada, juntas son la simbiosis perfecta que hacen de cada tocado una pieza exclusiva, artesanal, tratada con mucho mimo y diseñada en exclusiva para cada una de sus clientas.
Y para muestra, por ejemplo, este sombrerete azul marino de buntal con velo negro plumeti azul marino que sé que a mi Santa Madre le va a encantar. Y siguiendo con los tocados, este otro rosa, un poco más atrevido, con tul inspirado en los años 50.
Si lo que buscas es algo más sofisticado, también lo vas a encontrar en las creaciones de Olivia & Cloe.  ¿Qué me decís de estos otros modelos?



 Pero no solo puedes encontrar virguerías para la cabeza. Los Reyes Magos tienen un nuevo sitio para hacer acopio de regalos. Tienen unos cuellos la mar de monos y a un precio muy interesante. Son cuellos reversibles y su precio es 35€. se pueden combinar  las telas como quieras y así tendrás un cuello personalizado.


















Por no hablar de los cinturones. Los de la derecha se pueden hacer de seda o tafetán con el cierre en dorado y rondan los 25-30 €, dependiendo de la tela escogida. Los de las derecha, me encantan, son de goma y cuestan 30€.
Y si fuera poco todo esto, además realizan talleres para aprender desde cómo colocarse un pañuelo con gracias hasta hacer tu propio tocado.
Si estás interesada en alguna de sus creaciones, puedes ponerte en contacto con Olivia&Cloe y concertar una cita previa aquí. 

¡¡¡FELIZ LUNES Y RECUERDA: CONQUISTADO EL LUNES, GANADA LA SEMANA!!!

viernes, 22 de noviembre de 2013

La Receta: crema de lechuga (Thermomix)

En casa hemos declarado el estado de guerra en lo que a la cocina se refiere. ¿Y qué significa esto? Que no se tira nada. Si sumásemos todo lo que tiramos a lo largo del año porque se nos pasa la fecha de caducidad nos daría un pasmo. Y ahora que tengo mi nevera más limpia que los chorros del oro y colocadita como si fueran a pasar revista veo sin mucho esfuerzo lo que está a punto de coger un vuelo exprés camino de la basura. Y así encontré a una lechuga de hoja de roble. Con el pasaporte en una hoja y la maleta en el otro. Y ¿qué hice? Crema de lechuga. Os voy a dar mi opinión sincera. La primera cucharada me costó digerirla porque de aspecto es igual que la espinacas a la crema, que por cierto me encantan. Así que esperaba el sabor de la espinaca y me chocó. Pero una vez acostumbrada al cambio todo sobre ruedas. Es más, la Princesa se comió todo con la gracia de decirle que era puré de rana, como dice mi vecina/amiga Sonsoles. Si le digo que es de lechuga se lo come Rita. Y ahí va la receta: 

INGREDIENTES
  • 60 g de cebolla.
  • 150 g de puerros.
  • 250 g de lechuga.
  • 100 g de patata.
  • 6 hojas de hierbabuena.
  • 250 ml de agua.
  • 250 ml de leche
  • 1 cucharadita de sal.
  • 20 gr. de aceite
  • 20 gr. de mantequilla 
PREPARACIÓN
Para empezar, echamos en el vaso el puerro, la cebolla, la patata, la mantequilla y el aceite y programamos 5 segundos, velocidad 5. Bajamos con la espátula todo lo que se haya quedado en las paredes y volvemos a programar 5 minutos, temperatura varoma, velocidad 1. Cuando termine añadimos el agua, la sal y la hierbabuena y lo ponemos a cocer sin cubilete durante 15 minutos, temperatura 100º, velocidad 2. Entonces es el momento de añadir la lechuga en trozos y la leche. La trituramos 5 segundos, velocidad 5. Después ponemos la Thermomix sin cubilete durante 12 minutos, temperatura varoma, velocidad 1.Cuando termine esperamos que se enfríe y trituramos durante 30 segundos a velocidad progresiva de 5 a 10.
Lo podemos presentar con un chorro de aceite de oliva y unas hojas de hierbabuena. Yo no tenía hierbabuena y eché de menos el frescor que supongo le da. 

¡¡¡FELIZ VIERNES Y TOCA ABRIGARSE!!

jueves, 21 de noviembre de 2013

No es más rico el que más tiene

Para terminar mi semana de valores (mañana toca receta) vamos con aquello de que "no es más rico el que más tiene sino el que menos necesita". Ya me he puesto en modo hija, hermana, cuñada, sobrina, nuera, esposa, madre intransigente. Y como en Mercadona ya están los villancicos a toda pastilla, yo ya he cambiado mi banda sonora y no dejo de repetir una y otra vez "Solo un juguete para la Princesa". En mi casa cometemos, o victoriosamente podría decir cometíamos, el error de asignar un presupuesto por niño y adulto y gastarnos hasta el último céntimo. Entonces surgían los complementos a los regalos, como si se tratase de una Barbie. Y era insultante entrar en el salón de mi casa, de la de mis padres, suegros, hermana, cuñados, tíos y ver una montaña gigante de regalos, sobre todo para los niños. Y es muy probable que no se hubieran gastado todo el presupuesto. Pero los niños no entienden de eso. Entienden de número de regalos, aunque lo de dentro sea una tontería. Y estamos en una edad muy peligrosa para eso. Porque ahora mi sobrina y mi hija solo quieren regalos, muchos regalos. Independientemente de que sean caros o baratos. Quieren regalos. La solución está fácil. Decir a los Reyes Magos que vayan a los chinos de turno, que carguen con cientos de porquerías aparentes, envolverlas y ya está. Pero ahí no está la felicidad. Estará la ilusión momentánea pero efímera. Y los niños crecerán y se refinarán y ya pedirán ellos. Y entonces los Reyes no podrán darles los innumerables regalos que antes les traían. Y verán que donde antes había 15 ahora hay 10 y luego 5. Y entonces, o tienen la cabeza muy bien amueblada, o se sentirán muy infelices porque ya solo tienen 5 regalos y es posible que su amigo tenga 6 ó 7.  Según me hago mayor, o vieja según se mire, me repugna esta sociedad en la que vivimos y en la se va adoctrinando a los niños a comprar y a consumir desde bien pequeños. Y me consta que como yo, hay muchos. Sé que es que la sociedad en la que nos ha tocado vivir y o te subes al tren o tendrás un hijo raruno. Así que nos toca a los padres ir cambiando poquito a poco esto que tanto nos incomoda y conseguir que sea el raro el que pide y pide y pide. Y seguro que no tendrán tanto, pero serán infinitamente más felices. Y termino como empecé: no es más rico o feliz el que más tiene, sino el que menos necesita. 

¡¡¡FELIZ JUEVES!!! 

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Los fines de la vida

Hace algunas semanas, mi compañera y amiga Marta me mandó un whatsapp con un vídeo. Ella no es de mandar este tipo de cosas, que para mi son spam, por eso pensé que sería algo interesante. Pero he de confesar que lo aparqué y me olvidé de ello. Marta me lo recordó varias veces, llegando incluso al reproche con razón y sin saber de que se trataba el vídeo me aventuré no solo a verlo con detenimiento sino además escribir una entrada en el blog. Y gracias a Dios , lejos de ser un adelanto navideño en forma de gatos y perros cantando villancicos, se trata de una reflexión de José Luis Sampedro sobre la sabiduría. Me consta que es de él porque es su voz. Y aunque no lo fuera, lo importante es el mensaje que, sin duda, si tienes dos dedos de frente, te deja poso. Yo te voy a lanzar una serie de preguntas. Por favor, piensa en ellas y luego lee o escuche el texto y reflexiona... 

¿Sabemos vivir? ¿Tenemos libertad? ¿Por qué pensamos lo que pensamos o hacemos lo que hacemos? ¿Cuáles son los fines de la vida? 

 Ahí os dejo la reflexión... 



La mayoría de la gente que ahora uno ve por la calle sabe hacer muchas cosas, se mueve todo el día, está agitada todo el día, y no sabe vivir. Hoy, en gran parte, el hombre de una ciudad civilizada y urbanizada es un servidor del sistema y de las máquinas, porque cuando tiene que ocuparse del coche, de la lavadora, de lo otro y de lo de más allá, se pasa el día alimentando cosas y sosteniendo cosas, cuando sencillamente podría vivir mejor. Porque lo que no está claro son los fines. ¿Cuáles son los fines de la vida?, ¿para qué vivimos?, ¿para qué estamos vivos? Estamos vivos para vivir, para hacernos, para realizarnos, para dar de cada uno de nosotros todo lo que puede dar, porque así tendrá todo lo que pueda recibir. Pero para que esto empiece hace falta libertad. Y para tener libertad, no libertad de expresión, lo que hay que tener es libertad de pensamiento, porque si usted no tiene libertad de pensamiento, da igual que hable o diga lo que quiera. El poder se asegura de que no tengamos libertad de pensamiento, para eso nos educa, para que pensemos lo que él quiere que pensemos. Y entonces, cuando consigue que nosotros pensemos lo que él quiere que pensemos, y eso lo consigue en la infancia, cuando enseña la doctrina, cuando enseña los principios; lo consigue en la sociedad con el ambiente general, con los principios, la publicidad, el mercado, etc. Cuando consigue que la gente piense lo que el poder quiere que piense, resulta que, si no tenemos libertad de pensamiento, no tenemos libertad de expresión, y no nos educan para tener libertad de pensamiento. Y cuando tengamos eso, podremos pensar en los fines de la vida, porque los fines de la vida no son aumentar en dinero y en gasto y en diversión, no es eso. Es ganar en satisfacción personal, ser más lo que uno es. El tiempo no es oro, el tiempo es vida. José Luis Sampedro

¡¡¡FELIZ MIÉRCOLES!!! 

martes, 19 de noviembre de 2013

El dinero no todo lo podría comprar

Ayer estuve toda la tarde haciendo galletas con la Princesa. Me lo lleva pidiendo desde que leyó una receta en una revista de pegatinas de Hello Kitty. De ahí el resultado de las galletas: muy buenas de sabor y no aptas para dentaduras sensibles. En cualquier caso, pasamos una tarde diferente, divertida y juntas. Así que  tuve poco tiempo, o nada, para escribir y hoy se me han pegado las sábanas,así que tampoco dispongo de mi rato mañanero. Pero no quiero dejar que se me pase una reflexión que tengo en la cabeza desde hace unos días. Cada vez tengo más claro que el dinero no todo lo podría comprar. Y me refiero al tema de las adopciones. Con qué facilidad adoptan los famosos o famosetes y a los pobres mundanos lo que nos cuesta. Y ya no hablo de dinero, sino de burocracia. Y seguramente los de a pie son hogares mucho más idóneos para acoger o adoptar un niño, tenga la edad que tenga o venga de donde venga. 
Evidentemente llego a esta conclusión después de la detención del hijo de Ortega Cano. Ese pobre chaval es un rico desgraciado. Ya sufrió un primer abandono de sus padres biológicos, un penoso, imprevisible e inevitable abandono de su madre adoptiva y un tercer abandono por un padre, supuestamente destrozado por la muerte de su madre. Y ese padre abatido en lugar de volcarse con sus hijos, vete tú a saber en que buscó refugio. 
Los gobiernos y asociaciones de los países a lo que normalmente van este tipo de gente no deberían cegarse por un puñado de dólares o por el resplandor de una estrella, a veces efímera. La felicidad de un niño debe estar por encima de todo esto. 

¡¡FELIZ MARTES!!!  

lunes, 18 de noviembre de 2013

Humildad

En el cole de la Princesa, como me imagino que en el resto de los coles, además de enseñar tratan de educar, aunque el peso de esa parte creo que deben de llevarla los padres.  Cada mes, en casa y en el colegio, trabajamos un valor. Este mes es el de la obediencia. Y ahí estamos. Pero además, este trimestre el Santo y yo nos hemos propuesto un valor extraescolar: la humildad. Lo mismo nos estamos adelantando, pero eso que lleva por delante la Princesa. Y no es que estemos sobrados de obediencia, que no es el caso, simplemente la que va de sobrada en todo es la Princesa. Ha descubierto la autonomía que sus 5 añazos le proporcionan, ya se ha dado cuenta de que no necesita a mamá o a papá para hacer cantidad de cosas y entonces va de guay.  Ella tiene que ser la primera en todo, la que más sabe, la que más corre, la que mejor hace todo... Y nada más lejos. Nos dicen que son actitudes propias de la edad fruto de esa independencia adquirida. Y es posible. Pero yo no quiero una hija soberbia ni prepotente. Me niego a admitir que con solo 5 años ha perdido esa inocencia adorable de los niños. Yo no quiero que mi hija sea la mejor en todo. Quiero que el día de mañana sea una mujer íntegra, sensata, humilde, sincera... Que no se avergüence cuando tenga que pedir ayuda porque no sepa hacer algo, que no trate de imponer su criterio sin conocer en de al lado que puede ser mucho mejor que el suyo.. Así que aquí estamos.  Tratando de inculcarle que la humildad y la sencillez son las llaves maestras para abrir todas las puertas del mundo.
Un nuevo reto y obstáculo en esa difícil carrera de fondo que es la educación de los hijos. 

¡¡FELIZ LUNES!!

viernes, 15 de noviembre de 2013

La Receta: tarta 3 chocolates

 Con eso de tener colaboradoras reposteras, las últimas tartas que he traído eran de nivel alto, casi nivel "reposteril". Así que, aunque en la recámara tengo otro postre de categoría, he  decidido bajar a la arena y enseñaros una tarta de esas de quedar estupendamente con poca dificultad. La tarta no la he hecho yo. Es de Mi Otro Yo. Perfectamente podría ser mía, pero por aquello de que ya estamos en operación "Voy a parecerme lo menos posible a Papa Noel", pues la ha hecho ella que está estupenda. Y como hoy voy con tiempo, os dejo la versión Thermomix y la versión tradional.


INGREDIENTES

- 250gr de chocolate negro
- 250gr de chococolate con leche
- 250gr de chocolate blanco
- 600 ml de nata (35% de materia grasa)
- 600 ml de leche
- 3 sobres de cuajada
- Un paquete de galletas tipo María
- Mantequilla

PREPARACIÓN- Versión Thermomix

Primero vamos con la base. Para ello trituramos las galletas y luego las unimos con la mantequilla que debe estar a temperatura ambiente para que se ligue bien. Cuando este bien mezclado, lo vertimos sobre un molde desmontable, extendiendo bien la masa por toda la base y lo metemos en el horno unos 10 minutos a 180º para que la base se endurezca un poco. Cuando tengamos la base preparada es el momento de los chocolates. El orden de los factores no altera el producto, así que puedes empezar por el que quieras. Yo lo explicaré como lo ha hecho Mi Otro Yo, empezando por el negro. Entonces, echamos en el vaso el chocolate negro, 200 ml de leche, 200 ml de nata y un sobre de cuajada, y se programa 7 minutos, a 90º, velocidad 5. Cuando se termine el tiempo se vierte la mezcla sobre la galleta. Luego es el turno del chocolate con leche. Para ello ponemos el chocolate con leche, 200 ml de leche, 200 ml de nata y un sobre de cuajada y volvemos a programar 7 minutos, a 90º, velocidad 5. Cuando termine, rallamos con un tenedor la superficie del chocolate negro(para que agarre bien) y echamos con cuidado la nueva mezcla sobre la base del chocolate negro. Para evitar que se rompa la base, podemos ayudarnos con una cuchara, dejando caer la mezcla sobre ella antes de que tome contacto con la base. La última capa es la de chocolate blanco, por lo que es conveniente lavar el vaso para que no se mezclen los colores. Repetimos la operación de echar el chocolate blanco, 200 ml. de leche, 200 ml. de nata y un sobre de cuajada y programamos 7 minutos, a 90º, velocidad 5. Rallamos de nuevo la base y repetimos la operación. Ya tenemos la tarta. Solo hace falta que se cuaje (como mínimo 4 horas) y decorarla con virutas de chocolate o como más te guste. Lo más práctico es hacerla de un día para otro y dejar que cuaje en el frigorífico. 


PREPARACIÓN- Versión clásica 
Primero vamos con la base. Para ello trituramos las galletas y luego las unimos con la mantequilla que debe estar a temperatura ambiente para que se ligue bien. Cuando este bien mezclado, lo vertimos sobre un molde desmontable, extendiendo bien la masa por toda la base y lo metemos en el horno unos 10 minutos a 180º para que la base se endurezca un poco. Cuando tengamos la base preparada es el momento de los chocolates. El orden de los factores no altera el producto, así que puedes empezar por el que quieras. Yo lo explicaré como lo ha hecho Mi Otro Yo, empezando por el negro. Para ello ponemos al fuego un cazo con 200 ml. de leche y 200 ml. de de nata y removemos. A continuación, añadimos el chocolate blanco y un sobre de cuajada y dejamos que hierva al menos de dos a tres minutos, sin dejar de remover. Cuando veamos que ya tiene consistencia, se vierte la mezcla sobre la galleta.  Luego es el turno del chocolate con leche. Para ello ponemos en el cazo el chocolate con leche, 200 ml de leche, 200 ml de nata y un sobre de cuajada y volvemos a calentarlo hasta que hierva al menos 2 minutos. Pasado el tiempo, rallamos con un tenedor la superficie del chocolate negro (para que agarre bien) y echamos con cuidado la nueva mezcla sobre la base del chocolate negro. Para evitar que se rompa la base, podemos ayudarnos con una cuchara, dejando caer la mezcla sobre una ella, antes de que tome contacto con la base. Repetimos la operación de echar el chocolate blanco, 200 ml. de leche, 200 ml. de nata y un sobre de cuajada y dejamos hervier la mezcla, siempre removiendo, de dos a tres minutos. Rallamos de nuevo la base y repetimos la operación. Ya tenemos la tarta. Solo hace falta que se cuaje (como mínimo 4 horas) y decorarla con virutas de chocolate o como más te guste. Lo más práctico es hacerla de un día para otro y dejar que cuaje en el frigorífico. 

¡¡¡FELIZ VIERNES Y BUEN FIN DE SEMANA!!!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...