lunes, 17 de diciembre de 2012

Se armó el Belén

Este año estaba muy perezosa con la decoración navideña de la casa. Como aún no tengo claro si el 7 de enero se trabaja o no, me imaginaba el 6 por la noche recogiendo y cubicando todos los regalos de la Princesa y empaquetando todo lo de Navidad y me daba el séptimo mal. Porque yo soy de las que el 7 de enero no hay ni rastro de las fiestas excepto los kilos de más, porque la dieta milagrosísima aún no está inventada, y el bolsillo pelado.
Así que empecé tímidamente colocando un jabón navideño, novedad para la Princesa a pesar de tenerlo hace muchos años, para ver si colaba. Procede de cuando Pórtico solo existía en Galicia y a mi me encantaba y me sigue encantado. Me lo regaló Mi Otro Yo. 
Coló, pero como preludio a lo que íbamos a montar. Así que en el puente de la "Inmaculada Constitución" sacamos todo, y cuando digo todo es todo, lo que tenemos de decoración navideña y comenzamos...
El árbol tocaba en tonos marrones y dorados, como el resto de la decoración del salón.

Y la verdad, es que queda muy resultón. Se que para el Santo es muy sobrio, pero este año me tocaba a mi la elección. Además, se le ocurrió alzarlo con una caja forrada en dorado y  ya no parece ser un árbol de hoja caduca. El pobre, pese a ser de los de pega. cada vez está más esmirriado.



Después fue el turno del Belén. Despejamos el aparador grande de la zona del comedor y pudimos hacer algo muy digno.Primero lo forramos con papel de estraza para preservar su integridad y también para ayudar a conseguir un tono más tierra. Después, lo cubrimos con serrín/tierra de los chinos (benditos chinos, no sé lo que haríamos sin ellos) e hicimos un caminito con pan rallado. La zona del portal la cubrimos de paja y algunas zonas de verde, todo chinesco. Para el agua huimos del clásico papel albal y lo cambiamos por fieltro y añadimos algunos detalles naturales como corteza de árbol, piedras de río y ramas de un arbusto del parque. Y aquí el resultado:













Y no contentos con todo esto, también decoramos otras partes como las puertas de los dormitorios con nuestro Rey preferido (Baltasar en el caso de la Princesa):

 Una escoba en la puerta, pero por dentro, para que se lleve todo lo malo:
Para que veáis mi tolerancia, tengo hasta mi rincón dedicado al gordo cirrótico:

Y por decorar, hemos decorado hasta la puerta el vecino que era el único del rellano que no tenía adorno. Como el día 7 sea laborable.....

¡¡Feliz semana!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...