martes, 4 de septiembre de 2012

Valiente sinvergüeza...




El príncipe está triste... ¿Qué tendrá el príncipe? 
Los suspiros se escapan de su boca de fresa, 
que ha perdido la risa, que ha perdido el color.
El príncipe está pálido en su silla de oro, 
está mudo el teclado de su clave sonoro, 
y en un vaso, olvidada, se desmaya una flor... 


¡Oh que pena! No se siente valorado en el Real Madrid ni querido en el vestuario... Se quiere marchar porque el club no le apoya en su pelea por el Balón de Oro y, encima, no le han revisado su contrato, por el que ahora cobra 10 millones de euros netos anuales, hasta 2015. Valiente sinvergüenza... No me cabe otro adjetivo. El niñato este hace estas declaraciones en un país donde hay más de cinco millones de parados y el suyo tampoco anda corto. En un país donde se recogen tapones para pagar tratamientos para niños con problemas. Donde hay familias que subsisten con 400 euros mensuales. Donde hay muchísimos profesionales muy preparados trabajando de sol a sol por 1.000 euros y sin que nadie alabe su trabajo. Donde hay padres con niños enfermos terminales... Y este indeseable cobra tanto o más que el presupuesto anual de muchas localidades españolas, tiene un niño sano, una mujer de bandera y hay gente que se gasta lo poco que tiene por verle jugar. Pero el niñato está triste. Pues hale, si se quiere ir que se vaya.  Y a mi, como si se inunda el mundo entero con sus lágrimas de tanto llorar de pena.

1 comentario:

  1. El problema no es que él se sienta triste...es que el club le dará lo que pide porque se quede y luego, cuando necesiten dinero, se lo daremos todos los españoles, como ya lo hicimos en el pasado...nos toman el pelo!
    Mercedes Becerra

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...