miércoles, 5 de septiembre de 2012

Un amor de los de verdad

Os voy a contar un cuento. Tal día como hoy de 1944, en la cripta de la Catedral de la Almudena de Madrid contraían matrimonio una pareja de jóvenes. Lo hacían después de una larguísima relación. Él, muy guapo, parecía un galán de cine. Ella si que parecía una estrella con un elegante y elaborado vestido de novia, envidia de todas la jovencitas de la época. Desde ese momento su amor fue incondicional. Siempre juntos. Regañaban como todos los matrimonios, pero su enfado duraba poco. Se conocían como nadie y con una sola mirada se decían muchas cosas. Y tuvieron hijos. Dos niñas. Y se siguieron queriendo, amando y respetando. Y luego llegaron los nietos y después los bisnietos. Y su amor fue infinito e incondional. Sin peros, con algún que otro reproche, pero amor verdadero. Solo, 64 años después, la muerte les separó. Y ella desde el cielo y él desde la tierra, se siguieron queriendo. Y hace casi 3 años él se marchó a acompañar a su mujer. Y estoy segura de que se continuarán amando.
Esa pareja de guapos eran mis abuelos, mi ejemplo de amor y de respeto. Ojala mi Santo, al que adoro,  y yo nos lleguemos a querer tanto como se quisieron ellos. Tatá y Totó, ¡¡feliz aniversario!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...