miércoles, 26 de septiembre de 2012

Son como esponjas...

¡¡Qué cuidado hay que tener con lo que se dice y más si hay un niño a tu alrededor!! Son esponjas y en cualquier momento te la pueden liar. Y para muestra un botón: Esta semana hemos tenido la prueba de natación de la Princesa en un cole contiguo al nuestro. En vista de lo cual le dije al Santo que fuera a recoger a la peque andando (vivimos a unos 800 metros de distancia)yo acudía directamente del trabajo a la piscina y luego nos volvíamos los 3 en coche. Cuando salimos de la prueba, el Santo me reconoce que se le había hecho tarde y que había ido en coche. ¡¡"Qué huevos tienes!!", le dije. Ya sé que no es muy fino y no está bien decir eso delante de los niños. Pero me salió del alma, era una conversación de mayores y la Princesa estaba nuestro alrededor jugando, ajena a lo que decíamos. O eso pensábamos. Por la noche, aún excitada de todo el día, no quería irse a dormir. Así que su padre se fue con ella un rato. Pero no era a papá a quien necesitaba, era a mamá. Así que fui yo para allá y aprovechando la coyuntura el Santo se escapó. Mientras salía de la habitación, la Princesa sentenció... "Mamá, ¡¡qué huevos tiene papá!!".Lo dicho: como esponjas.

¡¡¡Feliz miércoles otoñal!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...