miércoles, 19 de septiembre de 2012

Esas preguntas...

Ayer, después de cuatro años de conversaciones infantiles, me enfrenté a la primera conversación con mi hija de esas de "no se que puñetas decirte". Os pongo en situación: Noche toledana. La Princesa "regomitó" 2 veces y a las tantas de la mañana no solo tuve que cambiar sábanas, colcha, limpiar colchón... sino que la tuve que volver a bañar y lavar y secar el pelo. Y encima la jornada laboral no acompañó. Así que a las 7 de la tarde estaba agotada. Volvíamos de casa de los abuelos, que no sé por qué no fue al cole porque estaba mejor que yo, y un poco antes de llegar comienza la conversación:

Princesa-  Mamá, ¿cuando cumpla cuatro, luego cumpliré cinco?
Mamá- Claro cariño, y luego seis y luego siete y así muchos más
Princesa- Y cuando cumpla muchos ¿me moriré?
¡¡¡Alerta, terreno pantanoso!!
Mamá.- Pero para eso falta muchísimo
Princesa- Cuanto, ¿2011?
Mamá.- No tantos, pero si muchísimos
Princesa- Pero cuando te haces viejito te mueres
Mamá- Si cariño, pero muy viejito. Mira la abuela pequeña (su bisabuela que ya pasa de los 90) ella es muy viejecita y aún está viva.
Princesa- Mamá, y no me quiero morir
Mamá- Y yo no quiero que te mueras (dicho con un nudo en la garganta)

Y oh bendito aparcamiento... ¡¡vamos Princesa, que ya hemos llegado!!

Creo que es esta ocasión el resultado ha sido Mamá 1-Princesa 0. Pero que queréis que os diga, aún no estoy yo preparada para estos combates.

1 comentario:

  1. Buf,
    María tuvo una época malísima con eso. Tenía 5 años y se pasó un mes llorando porque no quería morirse si yo no me moría, y si me moría yo se tenía que morir ella también. Y no me acuerdo ni de cómo empezó el tema. Su conclusión fue que el cielo podía esperarnos a las dos un montón de tiempo. Menos mal que me ayudó su profe!!!
    Besos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...