lunes, 9 de julio de 2012

El baúl de la Piquer


Dada la austera política de ahorro de costes que hemos impuesto en casa, apoyada por el cansancio de la Princesa en el último mes del curso, este año hemos optado por obviar el campamento de verano del cole y tirar de los abuelos. Pues bien, la Princesa lleva 12 días de vacaciones y la pobre ha dado más vueltas que el baúl de la Piquer. Primero estuvo unos días con los abuelos maternos, luego con los paternos pero solo pasaba el día e íbamos a llevarla y traerla todos los días, luego otra vez con los maternos (para que disfrutara de las fiestas de Las Navas) y ahora ha vuelto con los paternos. Pobre mía... Y sé que está fenomenal con ellos, que la consienten todo y más y que en estos días la Princesa se convierte en la Reina Panderetona. Pero ¡¡¡que mal lo estoy llevando!!. Si la primera semana la solté con una ganas inmensas, llegando incluso a sentirme ruin y mala madre, ayer la dejé con mucha pena. Y es que, la condenada, ya ha descansado. Y la niña insoportable de final de curso se ha convertido en una adorable Princesita que tan pronto te ayuda a poner la mesa como prepara la bolsa para irnos a la piscina. Y ayer, con una pena inmensa, mientras intentaba conciliar el sueño, pensaba en todos los daños colaterales que ha supuesto la incorporación de la mujer a la vida laboral. ¡¡¡Todo lo que he podido disfrutar de mi madre y la Princesa no lo hace conmigo!!! Pero luego pienso que la vida ha cambiado. Y que si no trabajase podría disfrutar más de mi pero no podría disfrutar de muchas otras cosas que también enriquecen su vida. En fin, que cualquier opción es buena o mala. Según se mire. Y seguro que el viernes, cuando vayamos a por ella, tendrá mil batallitas que contarnos, miles de historias y entonces me daré cuenta que ser baúl de la Piquer por unos días tampoco es una mala opción. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...