lunes, 11 de junio de 2012

Orgullo de madre

Lo prometido es deuda. Aquí está mi gondolera. ¡¡Qué día más intenso!! Comenzamos la jornada a las 7.15 de la mañana absolutamente feliz porque era su festival.¡¡Ójala todos los días fueran festival!! Ni el peine daba tirones, ni nunca fue más fácil vestirse sola. Hasta fuimos andando al cole y llegamos las primeras. Todo marchaba hasta que a media mañana sonaba mi teléfono y en la pantalla ponía COLE. La Princesa estaba malita: descomposición. Me animaban a ir a buscarla sobre todo por un tema de higiene. Menos mal que la operativa se puso en marcha y en un minuto Mi Otro Yo ya iba camino del cole y mi santa (madre) ponía arroz a cocer. La Princesa pasó un rato en casa de los abuelos sin rastro caca y en vista de lo cual a las 3 de la tarde me pasaban a buscar por la ofi. A las 3.20 la Princesa hacía su entrada estelar en su clase para alegría de la Teacher y de su eterno pretendente Ismael. Y un rato después, triunfó. Y yo me emocioné. Y lo pienso y lloro. Porque nunca un grupo de gondoleros de 4 años, bailando cada uno a su aire, me pareció tan coordinado ni tan perfecto. La maternidad te da el super poder de engrandecer los logros de tus hijos. Disfruté tanto que ni una actuación de los mismísimos Hombres G me hubiera gustado más. Más tarde, con un grupo de mamis comentando la actuación estelar de los peques y los sacrificios que habíamos hecho por estar allí esa tarde, escuche un "total, para lo que había que ver"... No conozco mucho a esa mami, pero una tacita de All Bran por las mañanas no le vendría nada mal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...