viernes, 1 de junio de 2012

Acuerdos tácitos

En los casi 5 años que llevo casada con el Santo se han establecido una serie de acuerdos tácitos que hacen más fácil, aún si cabe, la convivencia entre nosotros. Uno de ellos es que yo preparo la cena y el Santo la recoge (en honor a la verdad he de confesar que a veces el Santo también la prepara).Pero el acuerdo que más me gusta es el de las tardes libres. La tarde de los jueves, cuando el Santo está en el turno de mañana, es mía y solo mía. El se ocupa de ir al cole a por ella, después van a ver a sus abuelos y llegan a casa a la hora del baño. ¡¡¡Cómo me gustan esas tardes!! A veces quedo con amigas, otras me voy de compras y otras, como las de ayer me dedico a estar en casa sin hacer nada, ¡¡qué maravilla!!! Sentarte en el sillón sin que nadie te moleste, ver la tele sin que te pidan dibus, escribir tranquilamente sin tener que repetir una y mil veces el nombre de la Princesa... Creo que esta tarde debería ser obligatoria en beneficio de una buena maternidad. Como que termino la semana con otros ánimos.
¡Ojo! Que el Santo tiene la suya, ¿eh? Los viernes voy yo a por la peque, vamos a natación, luego al parque y hasta la hora de la cena no aparecemos por casa.
Padres y madres del mundo, ¡¡¡reivindicar vuestra tarde!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...